Comisi贸n de reconstrucci贸n
Una discriminaci贸n intolerable que conculca un derecho fundamental
Por Marta Mart铆n Llaguno
La exclusi贸n de un tercio de ni帽os a las ayudas choca con la idea de no dejar a nadie fuera ni atr谩s. Los socialistas deber铆an tener claro: la inclusi贸n y la equidad son requisitos indispensables para el desarrollo de la sociedad.

El pasado jueves, en la Comisi贸n para la Reconstrucci贸n para paliar los efectos de la Covid-19, el Gobierno nos sorprend铆a, tristemente, con su propuesta para la educaci贸n. Tanto Podemos como PSOE plantearon, expl铆citamente, excluir del incremento de la inversi贸n a los ni帽os y ni帽as no matriculados en centros de gesti贸n p煤blica directa. Asimismo, su texto omite, intencionalmente, el refuerzo econ贸mico para centros de educaci贸n especial, cuyos alumnos han sido fuertemente golpeados por el confinamiento. Para nosotros, la exclusi贸n de algunos menores de las ayudas para superar los efectos de la pandemia, en virtud del tipo de cole en el que estudian, constituye un caso flagrante de discriminaci贸n. Una discriminaci贸n intolerable que conculca un derecho fundamental.

Todos los ni帽os tienen derecho a la educaci贸n. Este derecho les corresponde como seres humanos: es inalienable e irrenunciable. Ninguna persona o autoridad, por raz贸n de ninguna circunstancia o condici贸n personal o social, puede atropellarlo. As铆 se reconoce de manera expresa por el Derecho Internacional y por el ordenamiento jur铆dico espa帽ol.

La pandemia no ha entendido ni de la modalidad de gesti贸n de colegios ni de lugares: ha generado secuelas diversas en el aprendizaje del diverso alumnado. Es urgente conocerlas y corregirlas en virtud de las circunstancias de cada individuo

Es cierto que, con el fin de garantizar este derecho, la legislaci贸n contempla garant铆as que permitan superar, compensar y, en su caso, corregir, diferencias que las circunstancias concurrentes en el entorno del ni帽o le dificulten ejercerlo. Pero 隆ojo!, el destinatario es, exclusivamente, el ni帽o con sus necesidades educativas espec铆ficas: ni el territorio en el que reside, ni la unidad familiar de la que forma parte, ni tampoco el centro en el que est谩 escolarizado.

La crisis sanitaria de la Covid-19 ha tenido el mismo impacto en todos los centros educativos, con independencia de su titularidad o de su r茅gimen de gesti贸n. Todos los alumnos matriculados en ellos se han visto afectados por id茅nticas restricciones, decretadas por las autoridades para salvaguardar la salud p煤blica. La pandemia no ha entendido ni de la modalidad de gesti贸n de colegios ni de lugares: ha generado secuelas diversas en el aprendizaje del diverso alumnado. Es urgente conocerlas y corregirlas en virtud de las circunstancias de cada individuo. Todav铆a estamos esperando que el Gobierno nos presente un estudio detallado, como hemos pedido desde hace meses.

Privar a algunos menores (especialmente a los que estudian en centros sostenidos con fondos p煤blicos), aprior铆sticamente, de las ayudas para responder a las consecuencias de la emergencia sanitaria -煤nicamente por raz贸n del r茅gimen de gesti贸n de su colegio- es una injusticia. Una discriminaci贸n que da un trato desfavorable a alumnos de manera deliberada. Este trato no se encuentra justificado por ninguna raz贸n objetiva ni proporcional y es inadmisible cuando hablamos de un derecho fundamental.

 [El plan de reconstrucci贸n no puede ser un plan de marginaci贸n ni de autoexclusi贸n]

Personalmente, me desconcierta sobremanera que un partido que se dice socialdem贸crata defienda esa propuesta. La exclusi贸n de un tercio de ni帽os a las ayudas choca con la idea de no dejar a nadie fuera ni atr谩s. Los socialistas deber铆an tener claro: la inclusi贸n y la equidad son requisitos indispensables para el desarrollo de la sociedad. Estos requisitos deben promover derechos, oportunidades, opciones y dignidad en cada ni帽o.

Resulta profundamente sectario y excluyente hacer juicios de valor, asumiendo que hay alumnos que no necesitan m谩s, s贸lo porque sus familias hayan decidido libremente matricularlos en un proyecto amparado constitucionalmente por nuestro sistema educativo. 驴Acaso no hay ni帽os con dificultades personales y socioecon贸micas en centros concertados que, en estos meses, se han agravado? 驴Acaso no hay alumnos, concretos, en escuelas p煤blicas que, afortunadamente, por las circunstancias han mantenido su progreso educativo?

Dif铆cilmente la libertad puede realizarse sin el criterio que la educaci贸n aporta, ni la igualdad puede alcanzarse sin los frutos que la educaci贸n reporta. De ah铆 la necesidad de que llegue a todas las personas por igual, sin excepciones ni exclusiones de ning煤n tipo

Para Ciudadanos la educaci贸n es siempre una prioridad. La educaci贸n es futuro: una garant铆a de que el trabajo, experiencia y conocimiento de generaciones precedentes se aproveche por las venideras para la construcci贸n de una sociedad mejor. Y la educaci贸n tambi茅n es igualdad: permite trascender barreras socioecon贸micas y de diversidad funcional, es fuente generadora de oportunidades y un requisito ineludible para que, en la sociedad democr谩tica, los ciudadanos activos ejerzamos nuestros derechos. Dif铆cilmente la libertad puede realizarse sin el criterio que la educaci贸n aporta, ni la igualdad puede alcanzarse sin los frutos que la educaci贸n reporta. De ah铆 la necesidad de que llegue a todas las personas por igual, sin excepciones ni exclusiones de ning煤n tipo.

Afortunadamente, con sus supuestos inadmisibles, la semana pasada, PSOE y Podemos se quedaron solos en la primera votaci贸n. En unos d铆as el dictamen final de la comisi贸n de reconstrucci贸n deber谩 someterse de nuevo a escrutinio. Queda tiempo para rectificar y esperamos, de coraz贸n, que lo hagan.

Desde Ciudadanos hemos negociado con mucha generosidad en esta comisi贸n: pese a las diferencias, con m谩s de 40.000 muertos y un panorama econ贸mico muy preocupante, urge llevar a Europa un programa de reformas de pa铆s consensuado que no deje atr谩s a nadie.

 [La LOMLOE: una ley que nace muerta]

Sin embargo, hemos presentado un voto particular, el 煤nico, para que se corrija esta exclusi贸n en materia educativa. Esperamos sinceramente que sea apoyado por toda la C谩mara: porque es una cuesti贸n de equidad y justicia. Lo contrario pone en riesgo la defensa de los derechos fundamentales en nuestra democracia.

No hay ning煤n argumento racional que permita a cualquier persona comprometida con la igualdad de trato y de oportunidades justificar un rechazo a las correcciones que formulamos. Porque, a diferencia de la discriminaci贸n, la igualdad nunca necesita de justificaci贸n especial: se sostiene, de manera evidente, por s铆 misma.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones ser谩 eliminado e inhabilitado para volver a comentar.