Opinión
Por la senda correcta
Por Pablo Cambronero
La dicotomía entre lo fácil y lo correcto no es exclusiva de la política. Lo sabe cualquiera que a lo largo de su vida haya tenido que tomar decisiones difíciles, con un coste personal u otro, a sabiendas de que está cumpliendo que su deber.

Pero la dimensión pública que tiene ser un representante de los españoles en el Congreso hace que hoy pueda hablar en primera persona del compromiso de Ciudadanos con el servicio a los españoles. Somos un grupo de diez diputados: personas cabales, responsables, con un fuerte sentido de Estado y, por supuesto, valientes. Reconozco que no recorremos una senda inamovible, porque nuestro camino no lo marca una ideología cerrada, nosotros tenemos una brújula moral que es la marca el interés general de los españoles.

La comodidad de un asfalto firme, un camino cerrado, encorsetado por premisas ideológicas, puede ser eso, más cómoda, pero no deja de ser un lujo al alcance de quienes saben que habrá alguien que se arremangue por ellos, saliendo de la trinchera y poniendo sensatez donde reina el sectarismo. Creo que Inés Arrimadas representó como nadie esa razón de ser el pasado miércoles en el pleno del Congreso: ente lo fácil y lo correcto, elegir siempre lo correcto. 

Creo que Inés Arrimadas representó como nadie esa razón de ser el pasado miércoles en el pleno del Congreso: ente lo fácil y lo correcto, elegir siempre lo correcto

¿Por qué fácil? Ese día recibí centenares de mensajes en redes sociales: no los leí todos, pero sí gran parte. Todos empezaban igual: con la palabra no, y terminaban muy parecido: abundaba la palabra traición. Supongo que olvidan que soy diputado de Ciudadanos: un partido al que llevan acusando de traidor desde que nació en 2006 por denunciar una amenaza nacionalista que se consumó con un golpe de Estado, que nació precisamente para que a nadie en este país se le pueda llamar traidor por sus ideas.

Ayer fui consciente, una vez más, de lo difícil que es pertenecer a un partido como Ciudadanos. Es complicado, en efecto, sopesar a la hora de pulsar el botón de la votación los tremendos errores del Gobierno, el aprovechamiento cruel y triste de esta situación para intentar colar ideología en medio de una pandemia con más de 26.000 personas fallecidas. Pero creo que, tanto a mí como a millones de españoles, las palabras de Arrimadas nos recordaron que, por muy tentador que pueda ser quedarse en el cómodo rincón de la pataleta, el camino correcto, aunque lleno de obstáculos, hace mucho más gratificante el viaje, sobre todo si se hace acompañado de otros nueve diputados valientes.

Ayer me acordé de mi gente, mis padres, mi abuela, mis hijas, mi hermana, mis hermanos de azul, fue por todos ellos y por el mandato que recibí para representar a los ciudadanos. Habrá quien piense que el Gobierno no se lo merecía, y en efecto, seguro que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias no se merecen esa oportunidad, pero sí el conjunto de los españoles. Ese es bien mayor que me empuja a votar una prórroga del estado de alarma, porque realmente no hay un instrumento jurídico capaz de mantenernos el orden público y el confinamiento fuera del que nos rige ahora mismo. Porque eso fue lo que se votó, no una valoración sobre un Gobierno del que todos los españoles saben lo que pensamos. Parafraseando a Inés Arrimadas, no se votó la investidura de un Gobierno nefasto, se votó para que el sábado no hubiera una explosión de movimientos que a buen seguro multiplicaría por infinito la capacidad destructiva de un virus que nos está haciendo un daño terrible.

Seguro que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias no se merecen esa oportunidad, pero sí el conjunto de los españoles

Camino desde hace muchos años en la senda incómoda, la de los baches, la estrecha, la arriesgada, la que me conduce a donde quiero ir. Cuando llegue, volveré por el mismo camino. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.