Pandemia
La geopol铆tica de la vacunaci贸n
Por Raymundo Riva Palacio
La reuni贸n de Ebrard y Jacobson revel贸 la preocupaci贸n en Washington por la llegada cada vez m谩s frecuente de las vacunas de China y Rusia. La respuesta de AMLO.

Una delegaci贸n de alto nivel de la Casa Blanca estuvo en la Ciudad de M茅xico esta semana para hablar de temas de la migraci贸n centroamericana de Estados Unidos. La visita fue breve pero concreta, aunque en el camino, Juan Gonz谩lez, director para Am茅rica Latina del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, mostr贸 la preocupaci贸n de su gobierno por la creciente presencia de China y Rusia en la regi贸n. No es un tema relacionado con la inmigraci贸n, sino con las vacunas contra la Covid-19, donde las tres superpotencias est谩n nuevamente luchando por conquistar el mayor n煤mero de mentes posible, e influir en decisiones pol铆ticas.

Gonz谩lez le dio una entrevista a la Milenio Televisi贸n, y dijo que el gobierno mexicano deb铆a de ser cauto con las vacunas que est谩 recibiendo de Rusia y China, porque a veces, observ贸, entregan "con condiciones" y a cambio de "intereses pol铆ticos", como parte de un c谩lculo geopol铆tico con intereses espec铆ficos detr谩s. No es la primera vez que levantan las cejas en Washington y presionan a M茅xico para que cierre sus puertas a chinos y rusos.

Ocho de cada diez latinos en EEUU est谩n preocupados por la econom铆a 

Tres megaproyectos del gobierno del presidente Enrique Pe帽a Nieto. Un tren bala que conectar铆a a la Ciudad de M茅xico con la regi贸n del pa铆s donde se ubican empresas de punta en tecnolog铆a, fue cancelado por sus presiones. Antes, un desarrollo comercial en Canc煤n, para toda la Rivera Maya, cerr贸 antes de abrir. Y otro al norte de Los Cabos en Baja California Sur, que era cient铆fico, econ贸mico y cultural, no prosper贸 por las mismas razones.

El presidente Pe帽a Nieto opt贸 por no enemistarse con Estados Unidos, de cuya econom铆a depende el aparato productivo mexicano, y cancelar sus planes con los chinos. Ahora, sin embargo, la situaci贸n es distinta, porque las condiciones son diferentes. M茅xico se ha abierto a las vacunas anti-Covid rusas y chinas, como varios pa铆ses de Am茅rica Latina lo han hecho, sin detenerse por consideraciones estrat茅gicas.

No son proyectos econ贸micos o de desarrollo, sino de la vida de la gente. La respuesta del presidente Andr茅s Manuel L贸pez Obrador a Gonz谩lez no se hizo esperar. Cuando se trata de conseguir vacunas contra la covid, dijo, es necesario relacionarse con todos los pa铆ses. Traducci贸n: Estados Unidos puede decir lo que quiera, porque M茅xico seguir谩 acudiendo a rusos y chinos por vacunas.

AMLO dijo que cuando se trata de conseguir vacunas contra Covid es necesario relacionarse con todos. Traducci贸n: EU puede decir lo que quiera, porque M茅xico seguir谩 acudiendo a los rusos y chinos.

La posici贸n de M茅xico es la de un n煤mero creciente de pa铆ses latinoamericanos, que han volteado a ellos en lugar de buscar vacunas en los grandes laboratorios occidentales, por las facilidades que les han dado y la rapidez con las que les han suministrado las dosis. En una regi贸n donde el n煤mero de contagios y muertes por el coronavirus ha tenido un costo tan alto, los gobiernos han acudido no a donde puedan, sino donde les ayuden a solucionar m谩s r谩pido el problema de salud que enfrentan.

La pandemia del coronavirus le ha dado la gran oportunidad a Rusia y China de expandirse en toda la regi贸n de una manera r谩pida y sin obst谩culos, en condiciones que nunca tuvieron desde que iniciaron su estrategia de expansi贸n e influencia a finales de los 90's, provocando que la lucha geopol铆tica con esas dos naciones, haya sido un tema de inter茅s estrat茅gico en Estados Unidos desde hace varios a帽os.

En 2015, por ejemplo, el general John Kelly, en ese entonces comandante del Comando del Sur, responsable de las operaciones militares para Centro y Sudam茅rica, dijo que desde 2008 Rusia ha buscado incrementar su presencia en la regi贸n mediante la propaganda, armas, ventas de equipo y comercio, como parte de una estrategia para minar el liderazgo de Estados Unidos y desafiar su influencia en Am茅rica Latina. Con sus vacunas, Rusia ha consolidado su relaci贸n con Cuba, Venezuela y Nicaragua, y reforzado sus v铆nculos con M茅xico, Brasil, Argentina y Colombia.

China, que se meti贸 de lleno en la regi贸n tras la crisis financiera global de 2008-2009 para ayudar financieramente a varios pa铆ses latinoamericanos, lanz贸 su iniciativa la Franja y la Ruta (Belt and Road Initiative), que es un programa a largo plazo de inversi贸n y pol铆ticas, que busca crear infraestructura y promover de forma expedita una integraci贸n econ贸mica. Panam谩 fue el primer pa铆s latinoamericano en sumarse a la iniciativa en 2017, y desde entonces, otras 17 naciones se han adherido. Pol铆ticamente le ha dado resultados. En los 煤ltimos cuatro a帽os, Panam谩, El Salvador y la Rep煤blica Dominicana, desconocieron a Taiw谩n y reconocieron a China, que desarroll贸 una campa帽a pol铆tica y diplom谩tica en la regi贸n para cambiar la percepci贸n negativa de que ah铆 naci贸 el coronavirus, y colocar su vacuna como un salvavidas.

"Estados Unidos deber铆a escuchar m谩s al Mercosur", advierten en la reuni贸n de cancilleres

De forma acelerada, los dos pa铆ses han ampliado sus relaciones en Am茅rica Latina, lo que no pas贸 desapercibido en Washington. En septiembre del a帽o pasado, el teniente general de la Fuerza A茅rea, Michael Plehn, ex subcomandante del Comando Sur, dijo en la conferencia anual de Defensa, que los acuerdos pol铆ticos opacos de Rusia y China en Am茅rica Latina amenazaban con desestabilizar la regi贸n si no estaban alerta los pa铆ses, al ser potencias que no comparten los mismos valores de las democracias occidentales ni apuestan por los mismos principios.

A la Casa Blanca no le gusta lo que est谩 sucediendo en Am茅rica Latina, pero sus m谩rgenes de presi贸n son estrechos. Mientras Rusia y China sigan cumpliendo con sus suministros, su presencia crecer谩 en la regi贸n.

El viejo pleito de la Guerra Fr铆a, se ha reinventado, aunque los incentivos de los latinoamericanos son muy superiores hoy a los que fueron antes. La salud y la vida de millones est谩n en la balanza pol铆tica, la vacunaci贸n en la prioridad estrat茅gica de los gobiernos para consolidarse y preservarse. La rapidez con la que actuaron rusos y chinos para suministrar dosis de sus vacunas, rompieron la barrera de que s贸lo hab铆a alcanzo objetivos importantes en reg铆menes autoritarios. Las necesidades de la pandemia llevaron a otros gobiernos con mayor vocaci贸n democr谩tica, a pedir su ayuda.

Al menos 10 pa铆ses latinoamericanos han recibido las vacunas rusas Sputnik V, y otro tanto las chinas Sinovac y Sinopharm. Naciones como M茅xico, cuyo portafolio de vacunas original s贸lo contemplaba dos occidentales y una china, voltearon r谩pidamente a Rusia y ampliaron sus compras a China, cuando Pfizer y AstraZeneca, sus principales apuestas, tuvieron problemas de abasto y dejaron de suministrar las dosis prometidas en los tiempos pactados. Junto con M茅xico, las otras grandes econom铆as latinoamericanas, Brasil, Argentina y Chile, vieron en las vacunas rusas y chinas la gran alternativa en sus planes de inmunizaci贸n, cuyo ritmo, objetivamente hablando, no podr铆a haberse logrado de haber circunscrito a las vacunas de los grandes laboratorios occidentales como la principal opci贸n.

Al gobierno de Estados Unidos no le gusta lo que est谩 sucediendo en Am茅rica Latina, pero sus m谩rgenes de presi贸n son estrechos. Mientras Rusia y China sigan cumpliendo sus suministros, su presencia crecer谩 ante la frustraci贸n y alarma en Washington, que en la geopol铆tica de las vacunas anti-Covid, va perdiendo terreno. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones ser谩 eliminado e inhabilitado para volver a comentar.