Economía
La diferencia entre la economía real y la ‘falsa', en máximos

Desde la primavera de 2020, las bolsas de Estados Unidos han marcado un ritmo imparable al alza. Primero, consiguieron cerrar todo el descenso ocasionado por el golpe del Covid-19 y, posteriormente, a partir de octubre, empujaron de nuevo las cotizaciones a terrenos de máximos históricos.

Las perspectivas de las casas de valores de Wall Street apuntan a una continuación de la tendencia alcista, expectativas apoyadas por la creencia en una recuperación solida de las economías occidentales. Todo ello soportado por unos bancos centrales que siguen apuntando a una continuación en sus programas de compra de deuda pública y soberana y unos gobiernos que anuncian una aceleración de sus políticas fiscales expansivas para compensar los efectos de la pandemia mundial sobre la economía real.

El enfoque de las instituciones multilaterales internacionales es distinto. Tanto el FMI, la OCDE, el BIS y el Banco Mundial presentan unas expectativas para el crecimiento económico mundial mucho más moderado y con mucha cautela y precaución. Los efectos del Covid-19 sobre la economía real son más intensos que lo esperado, especialmente cuando la pandemia parece complicarse en el tiempo, con nuevas oleadas de contagio y cuando la vacunación total de la población parece retardarse al año 2022.

La deshumanización en las decisiones de compra y venta de valores parece estar en estas enormes diferencias

¿Cómo es posible que exista una divergencia tan alta entre el mundo financiero y los departamentos macroeconómicos de los organismos internacionales? Muchos analistas apuntan a una deshumanización de las operaciones de compra y venta de valores. El crecimiento de la gestión pasiva y el desarrollo de programas cuantitativos para la intermediación diaria de los mercados ha hecho que el aspecto humano en la toma de decisiones haya descendido significativamente y la presencia de la inteligencia artificial haya ganado un espacio relevante. Como apunta el gestor de fondo Lemanik Global Strategy Fund, Maurizio Novelli, los ordenadores parten de unas hipótesis de partida que condicionan toda la toma de decisiones, pero no son capaces de interpretar matices de valoración en los datos macro que se publican a lo largo del tiempo. Podríamos tomar un ejemplo para entender la profundidad de los efectos del cambio del trader humano al trader artificial: La irrupción del Covid-19 generó un desempleo en Estados Unidos de 22 millones de personas. Sin embargo, 16 millones quedaron incluidos dentro de programas temporales de apoyo económico, por lo que solo 6 millones quedaron registrados en el concepto tradicional de población desempleada. En España, esta situación ha quedado reflejado en los famosos ERTEs, en el que no se despide, sino que se suspende su trabajo durante un plazo temporal reducido. En realidad, la extensión de los efectos económicos sobre las empresas del impacto Covid-19 a lo largo de los meses, ha hecho que la probabilidad de recuperar el empleo en suspensión temporal vaya en un camino, desgraciadamente, descendente, con probabilidad elevada de cierre de empresas. La tasa de desempleo tendrá que aumentar simplemente por el efecto de un cambio entre los catalogados como temporales a los catalogados como definitivos. Los programas cuantitativos de trading no son capaces de evaluar esta situación, mientras que los macroeconomistas sí. De esta forma, si un programa de trading recoge que el desempleo está solo en los 6 millones de trabajadores, en lugar de los 22 millones y, a su vez, recoge programas de estímulo monetario fiscal en niveles nunca vistos, la respuesta de la inteligencia artificial es recomendar compra masiva ante un mercado muy alcista.

La realidad no es la que los ordenadores parecen apuntar. Los departamentos macroeconómicos señalan otro camino para la economía, por lo que es probable que las expectativas de las casas de valores para la evolución de las bolsas en 2021 no puedan cumplirse. Si esto fuera cierto, la punta del iceberg en los mercados de valores quedará al descubierto. Un ajuste técnico en las variables que configuran la base del programa cuantitativo podrá acelerar un cambio abrupto en la tendencia actual del mercado. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.