Opinión
Dos amigos y un impostor
Por Raymundo Riva Palacio
Biden hizo su jugada en la cumbre de Washington. EEUU ingresa en clima electoral. El silencio de AMLO.

 La primera cumbre de l√≠deres de Am√©rica del Norte se llev√≥ a cabo esta semana en Washington por primera vez desde que el presidente Donald Trump la meti√≥ en la congeladora hace cinco a√Īos. El tono de la reuni√≥n fue cordial, incluso c√°lida, en gran medida porque la agenda de discusi√≥n elimin√≥ todos aquellos temas contenciosos y donde habr√≠an aflorado diferencias inocultables.

En realidad fue una cumbre de hipocres√≠as, especialmente del presidente Joe Biden, quien el mismo d√≠a que recib√≠a con los brazos abiertos al presidente de M√©xico, Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador, y al primer ministro de Canad√°, Justin Trudeau, en la Casa Blanca les daba una pu√Īalada en la espalda. ¬ŅAlguien se dice sorprendido?

La agenda de la cumbre fue construida por la Casa Blanca, casi a semejanza de las prioridades y objetivos que Biden plante√≥ desde que asumi√≥ el poder en enero, y cuyos detalles fueron reiterados en su convocatoria el 10 de noviembre, en el briefing de altos funcionarios estadounidenses en la v√≠spera del encuentro, y en la declaraci√≥n conjunta firmada por los tres l√≠deres. No hubo intenci√≥n alguna de esconder qui√©n manda, pero se lleg√≥ a la impudicia pol√≠tica de llamar la declaraci√≥n conjunta "Reconstruyendo Mejor Juntos: una Am√©rica del Norte segura y pr√≥spera", que retom√≥ el lema de campa√Īa de Biden y de su agenda legislativa, "Reconstruyendo Mejor".

Para L√≥pez Obrador y Trudeau no hab√≠a alternativa. O bailaban al comp√°s de la m√ļsica que tocar√≠a Biden, o se quedaban fuera de la fiesta. Cada uno de los l√≠deres ten√≠a sus razones particulares para actuar como lo hicieron el jueves pasado. Biden, que tiene una aprobaci√≥n de 41%, de acuerdo con la √ļltima encuesta publicada por The Washington Post y la cadena de televisi√≥n ABC el lunes, necesitaba poner un alto al descontento econ√≥mico a escaso un a√Īo de que todo el Congreso vaya a elecciones, y a tres de que se dispute la Presidencia, que hoy, si se celebraran esas las elecciones, el o la candidata republicana ganar√≠a por tres puntos.

Trudeau, con una aprobaci√≥n de 41% seg√ļn el tracking del Instituto Angus Reid, ha ido perdiendo legitimidad y fuerza, como lo demostraron las elecciones anticipadas que convoc√≥ en septiembre, donde volvi√≥ a quedar corto para lograr la mayor√≠a en el Parlamento, y por segunda ocasi√≥n en dos a√Īos, tiene un gobierno minoritario. El primer ministro asumi√≥ una posici√≥n beligerante y cabilde√≥ en Washington que la industria automotriz canadiense quedara excluida de los cr√©ditos fiscales que propuso Biden para consumidores y sindicatos que compraran autos el√©ctricos en Estados Unidos. Cuando la prensa canadiense le pregunt√≥ a Biden sobre si excluir√≠a a ese pa√≠s de su iniciativa, esquiv√≥ la pregunta. Est√° en manos del Congreso, dijo, horas antes de que la C√°mara de Representantes aprobara por margen estrecho la iniciativa, antes de enviarla al Senado.

El primer ministro buscó concesiones de Estados Unidos y no lo logró. Canadá, junto con una treintena de países europeos -incluidos Alemania, Italia y Francia, tres de los cuatro grandes fabricantes de automóviles en ese continente-, Japón y Corea del Sur, enviaron recientemente una carta al gobierno de Biden y a los legisladores argumentando que esa acción violaba los acuerdos internacionales. Los ignoraron. México también se sumó a esa protesta, porque es una medida que golpea fuertemente su industria automotriz, que es la locomotora que empuja al sector exportador. Pero López Obrador ni siquiera se tomó la molestia de planteárselo a Biden, como sí hizo Trudeau, y guardó un silencio que puede impactar al crecimiento económico del país, escudado en una sólida aprobación de 62%, y una sociedad muy poco exigente.

La postura de Trudeau en Washington le abrió espacios de maniobra política con los canadienses, que no le pasaron ninguna factura a él, pero que se lamentan de manera creciente que el acuerdo comercial norteamericano ajustado por la Administración Trump, les perjudica más de lo que los beneficia. En el caso de López Obrador, la narrativa épica de los logros alcanzados es más importante que la realidad. El canciller Marcelo Ebrard, vocero de ese discurso, dijo al terminar la cumbre que había sido "extraordinaria", omitiendo que la declaración conjunta estaba repleta de compromisos que contravienen las políticas emprendidas por López Obrador.

Tampoco se detuvo Ebrard, ni se reflej√≥ la indignaci√≥n en la prensa, en lo que sucedi√≥ horas antes de que Biden dialogara con L√≥pez Obrador, poco antes de celebrarse el encuentro trilateral, al firmar la Ley de Protecci√≥n de Funcionarios y Empleados Federales Jaime Zapata y V√≠ctor √Āvila, llamada as√≠ en homenaje a dos agentes del Servicio de Inmigraci√≥n y Aduanas que fueron atacados por Los Zetas en 2011 en San Luis Potos√≠, y caus√≥ la muerte del primero. Esta ley es una abierta intromisi√≥n en los asuntos internos no s√≥lo de M√©xico, sino del mundo, porque permite que quien ataque a personal estadounidense en el extranjero va a ser perseguido en donde se encuentre para ser llevado ante la justicia de ese pa√≠s. Es la extraterritorialidad de la justicia estadounidense, por encima de las leyes de otras naciones.

M√©xico es muy sensible a ello, o se supon√≠a que lo era, por la reacci√≥n que se dio a principio de los 90's cuando un grupo de cazarrecompensas priv√≥ de su libertad al doctor Humberto √Ālvarez Mach√°in y se lo entreg√≥ a la DEA tras cruzar la frontera con Estados Unidos, porque lo buscaban por haber sido quien mantuvo con vida a su agente Enrique Camarena Salazar, para que lo torturara y extrajera informaci√≥n el C√°rtel de Guadalajara. La indignaci√≥n de aqu√©l entonces y la protesta del gobierno mexicano, el jueves se visti√≥ de sonrisas de L√≥pez Obrador y de ceguera en su gobierno.

La cumbre de los líderes de Norteamérica, llamada de "Los Tres Amigos", como se le empezó a conocer desde 2005, no fue de tales. Amigos, de nombre más que por relación intensa o por alianza coyuntura, resultaron efímeramente López Obrador y Trudeau, pero el tercero, Biden, resultó un impostor en el marco regional en que convocó la cumbre, porque marchó sobre ellos para satisfacer a su partido, que tiene genes proteccionistas, apaciguar a sus críticos, y comenzar a pavimentar una base electoral sólida hacia 2022 y 2024. Sus vecinos en esta relación asimétrica, aguantarán y se ajustarán, porque su crecimiento depende de la economía estadounidense, pero sus correligionarios y los electores estadounidenses, no. La geopolítica también se aplicó entre estos socios.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones ser√° eliminado e inhabilitado para volver a comentar.