Opinión
Desafío soberanista: problema catalán o problema nacional
Por Joan Mesquida
El Estado no puede ni debe actuar con debilidad, como la mostrada por el Gobierno de Mariano Rajoy en la pésima aplicación del artículo 155. Tampoco como la que muestra Pedro Sánchez.

En estos momentos Espa√Īa afronta un desaf√≠o grave a su integridad territorial dirigido desde el Gobierno de la Generalitat. Estamos a las puertas de una sentencia por unos hechos calificados de rebeli√≥n y protagonizados por miembros del propio gobierno catal√°n. Es realmente curioso que la primera autoridad del Estado espa√Īol en Catalu√Īa, es decir, el presidente de la Generalitat, dedique todo su tiempo a conspirar para la destrucci√≥n del propio Estado utilizando sin ning√ļn rubor todas las infraestructuras gubernamentales para este fin. En su despacho oficial, o en el de sus consejeros, no se debate sobre la calidad de la sanidad, la programaci√≥n de las infraestructuras de comunicaciones, las medidas a adoptar para revertir la situaci√≥n de creciente inseguridad ciudadana, o dotar a la educaci√≥n de elementos de calidad que sit√ļen a nuestros ni√Īos y j√≥venes a la vanguardia del talento europeo. Los despachos oficiales se usan para trabajar en la consecuci√≥n del objetivo final que es la independencia de Catalu√Īa.

El gobierno catal√°n va traspasando l√≠neas rojas: primero fueron las acciones de desconexi√≥n de Espa√Īa y la declaraci√≥n unilateral de independencia y ahora la detenci√≥n de un comando de radicales al que se le incaut√≥ material para fabricar explosivos y planos de edificios donde cometer atentados. Hay que recordar que fue el propio presidente de la Generalitat el que les dijo p√ļblicamente a los m√°s radicales que "apretaran", es decir, que intensificaran las acciones de presi√≥n de todo tipo, y √©stos, como parece obvio, le estaban haciendo caso. Es m√°s, la propia Justicia est√° investigando nexos directos entre los detenidos y el propio presidente de la Generalitat. Estos hechos, por si solos, ya deber√≠an servir para apartar del Gobierno al que hace un uso ileg√≠timo e ilegal de su ejercicio. El Estado no puede ni debe actuar con debilidad, como la mostrada por el Gobierno de Mariano Rajoy en la p√©sima aplicaci√≥n del art√≠culo 155. Tampoco como la que muestra Pedro S√°nchez con el sinf√≠n de cesiones y decisiones para no soliviantar a los que en el futuro puede necesitar por aritm√©tica parlamentaria y son hoy sus socios en la Diputaci√≥n de Barcelona.

 La decisi√≥n de lo que debe ser un pa√≠s no la puede tomar una parte del propio pa√≠s, sino que se debe decidir por el conjunto

La decisi√≥n de lo que debe ser un pa√≠s no la puede tomar una parte del propio pa√≠s, sino que se debe decidir por el conjunto, en este caso, donde est√° residenciada la soberan√≠a nacional como son las Cortes Generales. Si se dejara la decisi√≥n a que cada parte decidiera su futuro, esta situaci√≥n podr√≠a no tener fin: al d√≠a siguiente de que Catalu√Īa se independizara, aparecer√≠an otros territorios queriendo ser tambi√©n independientes. ¬ŅY qui√©n les dice a los catalanes reci√©n independizados que Girona no pondr√≠a en marcha su proceso de independencia atendiendo a supuestas ra√≠ces hist√≥ricas, y llevado al absurdo, el propio barrio de Pedralbes -en Barcelona- podr√≠a avanzar hacia la independencia ya que podr√≠an argumentar el desequilibrio fiscal ya que pagan muchos m√°s impuestos que el barrio del Raval?

Cualquier Estado serio habr√≠a puesto fin a este desprop√≥sito mucho antes, utilizando los mecanismos previstos en la Constituci√≥n, pero no en la forma que utiliz√≥ el PP con Mariano Rajoy. Ya llegamos tarde una vez aplicando la Constituci√≥n y no nos lo podemos volver a permitir. La soluci√≥n deber√≠a ser una planificaci√≥n a medio plazo, sobre c√≥mo se recupera la libertad y el orden constitucional en Catalu√Īa, con el fin de ejercer de forma eficiente las muy importantes competencias que tiene transferidas la Generalitat, con el objetivo de mejorar la sanidad, la educaci√≥n, las infraestructuras, la seguridad, la econom√≠a en general. Tambi√©n tendr√≠a como funci√≥n restaurar la convivencia que ha sido afectada por el sectarismo del Gobierno de la Generalitat que ha desprotegido a los ciudadanos que son contrarios a la independencia. Obviamente, tambi√©n se deber√≠a desmontar el entramado creado a lo largo de a√Īos de apoyo al proceso independentista: subvenciones a organizaciones como √ímnium Cultural o la ANC, el apoyo medi√°tico utilizando los medios de comunicaci√≥n p√ļblicos, o el adoctrinamiento ejercido en los colegios.

Todo esto deb√≠a haberse llevado a cabo antes y, por supuesto, la deriva de Torra solo evidencia que el fin del 155 que respaldaron Partido Popular y Partido Socialista fue un error. Pero hay que mirar al presente, y lo cierto es que la situaci√≥n requiere hoy un horizonte mucho m√°s amplio para comprobar una mejora sustancial en la calidad de los servicios p√ļblicos. Las m√°s de cinco mil empresas que se marcharon de Catalu√Īa a buen seguro regresar√≠an en este periodo y la econom√≠a y el empleo mostrar√≠an signos positivos. Esta situaci√≥n tambi√©n beneficiar√≠a al conjunto de la econom√≠a espa√Īola porque recordemos que la econom√≠a catalana aporta alrededor del 20% al PIB espa√Īol.

Las consecuencias del desaf√≠o trascienden lo que es un problema meramente catal√°n o circunscrito a su √°mbito territorial y lo convierten en un problema nacional ante el cual el conjunto de ciudadanos no podemos permanecer inm√≥viles. Las l√≠neas rojas que ha traspasado el Gobierno de la Generalitat y la inacci√≥n del Gobierno de Espa√Īa justifican la moci√≥n de censura que ha presentado el partido m√°s votado en las √ļltimas elecciones en Catalu√Īa, Ciudadanos. Una moci√≥n de censura que pretende dar la voz de alarma ante una situaci√≥n insostenible que se vive en Catalu√Īa y que, de no poner soluci√≥n, afectar√° negativamente al conjunto de los espa√Īoles. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones ser√° eliminado e inhabilitado para volver a comentar.