Economía
¿Ayudas públicas al 2,35% no son usura?
Por Manel López Torrents
Préstamos públicos especiales por la situación de alarma con tipos de interés altos, mientras el del BCE está al 0% y los estados se financian en negativo.

España está en estado de alarma y el mundo sufriendo una pandemia mundial. Decenas de miles de muertos aquí y cientos de miles en total. Destrucción de PIB a marchas forzadas como nunca se recuerda y, por supuesto, de puestos de trabajo. Cataclismo.

Y las líneas de ayuda a las empresas son créditos o avales públicos, vendidos como gran línea de actuación del Gobierno. Créditos, el más barato, al 2,35%, como es el de una línea ICO a un año. Pero, ¿no están los tipos de interés del Banco Central Europeo (BCE) al 0%? ¿No se financian los Estados a tipos negativos? ¿Cómo es posible que una entidad pública respalde un tipo de interés digno de una hipoteca a tipo fijo a 30 años? ¿Va a ganar dinero el ICO con esto; otra vez la banca...? Para eso, mejor que El Corte Inglés amplíe su financiación al consumo a la pyme: pago a tres meses al 0%.

Hay que ponerse en el papel de una pyme y micropyme, cosa que sorprendentemente no se hace desde la administración. El 80%-90% o más de las empresas españolas vive al día. Con tensiones de liquidez constantes. No suelen tener un colchón de dinero para imprevistos. No tienen un plazo de aguante de varios meses con caída (o desaparición) de ingresos. Con esta crisis, se han ralentizado los flujos de caja y los proyectos de medio corto-medio plazo que permitan hacer proyecciones de ingresos.

Plantear como solución más créditos es una idea similar a la de una familia que no llega a fin de mes y se dedica a hacer ingeniería con la tarjeta Visa

La vida de una pyme es una lucha diaria, no una gran refinanciación, como si de Prisa o una constructora se tratara. Plantear como solución más créditos es una idea similar a la de una familia que no llega a fin de mes y se dedica a hacer ingeniería financiera con la tarjeta Visa. Ya sabemos cómo acaba eso: con una bola contra Visa que en no demasiado tiempo resulta impagable.

Capítulo aparte merece la intentona de algunos bancos de haber colocado seguros de vida contra las empresas que suscribían esos préstamos, algo moralmente reprobable, por cuanto se supone que el riesgo de esa ayuda pública lo asume al 80% el estado, no la entidad financiera.  

Pero la banca no ha resistido la tentación de hacer negocio con ese plan de ayudas públicas, colocando seguros e incluso ofreciendo los préstamos a sus mejores clientes, en lugar de a los más necesitados.

[Ayudas directas y menos impuestos: las medidas que piden empresarios y oposición más allá de los ERTE]

El asunto ha enfadado en el Gobierno y ha provocado incluso llamadas de la titular de Economía, Nadia Calviño, a los principales bancos para que no hagan su agosto con los créditos ICO. Una vergüenza total. Si de verdad todos tenemos en el fin de los tiempos un juicio universal divino, habrá que ver qué dice Dios a los autores de estas prácticas. 

De verdad que no entiendo cómo estando los tipos al 0% y los estados financiándose a tipos negativos a 12 meses (sólo hay que ver las últimas subastas de Letras este mismo año), se venda como ayuda social un crédito con aval público al 2,35% a ese mismo plazo. Por supuesto, si se amplía, va subiendo, o eso aparece en los simuladores. Es que es increíble. Se agolpan exabruptos conforme paladeas la idea. Entiendo (relativamente) que no sean gratis en condiciones normales, pero ¿tampoco en estado de alarma? Ojo, que tampoco se los dan a todo el mundo: muchos son rechazados.

He consultado a un par de asesores fiscales y sólo saben decirme "sí, sí, tienes razón, es una vergüenza..." y poco más.

Lo que necesita la Pyme son ayudas para mantener los puestos de trabajo en forma de subvenciones o descuentos de impuestos

Lo que necesita la pyme y micropyme es: ayudas para mantenimiento de puestos de trabajo, en forma de subvenciones (I+D, por ejemplo), o descuentos de impuestos. O ambas cosas. Por supuesto, suministro de liquidez sobre contratos o pedidos, pero es que esto último es una obviedad. ¿Conviene recordar que estamos en estado de alarma y que los tipos están al 0%? Sí: insistamos. Perdón por repetirme, pero de verdad que toparse con la realidad es frustrante. 

Sinceramente, aplicar tipo de interés a líneas públicas me parece rayano en la estafa. Me tengo que acordar del mítico Berlanga, en su película ‘Todos a la cárcel', cuando el empresario de material sanitario le está reclamando un pago que le debe la Administración al secretario de estado aprovechando un partido de fútbol y el político le contesta "como si el Gobierno no tuviera otra cosa que hacer que preocuparse de que el ciudadano cobre".

Qué grande eras, Berlanga, pero por desgracia, la realidad siempre va más allá. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.