Economía
Ch√°chara desde la supraestructura mientras el ciudadano cae
Por Manel López Torrents
Lo importante es c√≥mo se llevan Escriv√° e Iglesias o que se discuta sobre enormes planes de ayuda internacionales. Ya llevamos cientos de miles de parados en un mes. ¬ŅRecordamos qu√© hizo la banca en la anterior crisis?

El Gobierno nos ha mandado a casa con cajas destempladas y marzo nos ha despedido con cientos de miles empleos destruidos, seg√ļn palabras del ministro de Inclusi√≥n, Seguridad Social y Migraciones, Jos√© Luis Escriv√°. Sin contar los ERTES. La gente est√° en su casa, muy asustada ante la posibilidad de perder su trabajo, no poder buscar uno nuevo y no saber cu√°ndo volver√° la normalidad. Pero lo importante es su relaci√≥n con Pablo Iglesias.

La pandemia tenía dos urgencias: la sanitaria en primer lugar, pero en segundo y casi tan importante, la económico-laboral. Mientras los titulares y los discursos políticos se llenaban de cifras macro, la gente iba recibiendo comunicados de su trabajo con malas noticias.

Han mandado a casa a la gente y que ah√≠ se vayan llevando los palos, que en el inter√≠n se ir√°n lanzando gruesos discursos sobre la creaci√≥n de grandes fondos para liquidez, aunque habr√° que ver si Merkel est√° a favor, si Macron mira mal o si Holanda vuelve a se√Īalarnos; grandes emisiones de deuda, mega compras de material sanitario que de momento no ha llegado a las farmacias (que no haya guantes no es tercer, es octavomundista), l√≠neas de cr√©dito oficial (con el correspondiente seguro de vida que te cobra la entidad financiera)...

Nada de una carencia inmediata de pagos, que evite la sangría. Las empresas no necesitan más crédito ahora, sino ingresos. Es impresentable que el Gobierno se haya dejado arrebatar cientos de miles de puestos de trabajo en unas semanas. No ha sabido mandarnos a casa garantizándonos cierta tranquilidad.

La sensaci√≥n, una vez m√°s, es que las cosas se ‚Äėpastelean' muy por encima de nuestras cabezas y que, m√°s abajo, s√°lvese el que pueda. La ley del m√°s fuerte, pese a esas proclamas demag√≥gicas de "no se va a dejar a nadie atr√°s".

Todo se pastelea en las alturas, sin que al ciudadano le desaparezca la sensación de desamparo. En la anterior crisis, la barra libre de liquidez del BCE sirvió para que los bancos ganaran dinero sin hacer nada, sólo comprando deuda

Esa supraestructura a la que se refiri√≥ Marx en su d√≠a; esa √©lite extractiva que parec√≠a tan se√Īalada tras la crisis de Lehman Brothers. Esa casta que denost√≥ Pablo Iglesias; hoy m√°s que nunca la clase pol√≠tica de los Falcon y el nepotismo, y de la que ahora es uno de sus miembros m√°s ilustres. En RRSS y en muchos medios incluso apuntan que tiene un nuevo romance, cosa que, aunque no tenga importancia real, recuerda mucho a la gran pel√≠cula de Jos√© Luis Garci, "Asignatura pendiente", cuando Trotsky le dice a su jefe Jos√©: "¬Ņte has hecho tan de derechas que ya tienes hasta querida?".

Acaba de presentar resultados Bankia o BBVA (menudo desastre) y el discurso del consejero delegado de la firma madrile√Īa, Jos√© Sevilla, secundado por el de Santander, Jos√© Antonio √Ālvarez, ha sido desalentador. Ya est√°n de nuevo t√©rminos como "rescate financiero", que la ciudadan√≠a s√≥lo puede identificar con antipat√≠a, ya que lo relacionan de inmediato con recortes a la gente y ayudas a los bancos.

¬ŅY, saben qu√©? Tienen raz√≥n. Hace unos 10 a√Īos, en la anterior crisis, el Banco Central Europeo (BCE) lanz√≥ la celeb√©rrima ‚Äėbarra libre de liquidez', LTRO por sus siglas en ingl√©s, consistente en ingentes cantidades de dinero al 1% entregadas a los bancos para que ‚Äėengrasaran' el cr√©dito a la pyme.

¬ŅQu√© hicieron los bancos? Comprar letras y bonos del Tesoro a corto plazo, quedarse con los intereses, que entonces eran decentes, recuperar el dinero y devolverlo. Una inyecci√≥n en vena al margen financiero, que negaban al principio, sin haber hecho el menor esfuerzo comercial en captaci√≥n de recursos ni riesgos asumidos.

As√≠ se financiaba al estado, dec√≠an, aunque el financiador real era el BCE y el estado pagaba intereses por una deuda que era para afrontar subsidios de paro crecientes, pensiones, sanidad... El ciudadano, mientras, de convidado de piedra. A esto se le llam√≥ "carry trade" (el t√©rmino se hizo c√©lebre) y la banca espa√Īola fue la que m√°s lo hizo de toda Europa. Un esc√°ndalo monumental, del que no se habla lo m√°s m√≠nimo.

Luego, la banca emite informes criticando los altos porcentajes de deuda p√ļblica de los estados, claro. Y pide reformas estructurales.

El error era de concepto, porque en 2010-2012, la pyme no necesitaba cr√©ditos, necesitaba un milagro. O, al menos, dinero. ¬ŅPor qu√© no un LTRO para pymes y personas? A mi mismo, por ejemplo: me podr√≠an haber concedido 200.000 euros, para comprar letras a 12 meses que devolv√≠a al vencimiento y me quedaban limpios unos cuantos miles de euros, que bien me habr√≠an venido, sin haber hecho el menor esfuerzo de ahorro. Y, ya puestos, ¬Ņpor qu√© no me daban una ficha bancaria y en vez de 200.000 euros, ped√≠a 200 millones? Mi aporte a la econom√≠a habr√≠a sido el mismo que el de cualquier banco.

¬ŅPor qu√© no puedo tener relaci√≥n directa con el BCE? Es algo que en el S XXI deber√≠a estar ya solucionado.

El discurso de mega fondos de ayuda desde Europa, que pasar√° a los estados, que pasar√° a los bancos, que aparte de poner mil condiciones obligar√° a contratar seguros y productos financieros para acceder al ciudadano a las ayudas... es algo que queda muy lejano al se√Īor de a pie.

El S XXI tiene que traer cosas nuevas. Que la gente tenga claro que las instituciones no son √ļnicamente √≥rganos superiores, sino tambi√©n la representaci√≥n del ordenamiento social. Es decir, el BCE est√° para nosotros, no al rev√©s. Hacienda est√° para nosotros, no al rev√©s.

Y la gran banca, realmente, no tiene un gran sentido ahora mismo. Con tipos de inter√©s al 0%, ¬Ņqu√© valor a√Īadido ofrecen? Custodia de ahorros. Ning√ļn gran banco (repito: ni uno) gestiona bien el patrimonio. Ninguno puede ofrecer retorno al dinero. Mecanismos de pago puede haber m√°s: seguro que Google o Paypal lo pueden hacer mejor. Yo quiero mis cr√©ditos al 0%, como lo logran ellos, y sin pagarles seguros ni tener obligaciones de contratarles tarjetas, pensiones, entregarles cautiva la n√≥mina... cuando, adem√°s, tienen para su uso todo mi historial de pagos, lo que equivale a decir que saben todo de mi vida

Los te√≥ricos de la Teor√≠a Monetaria Moderna (MMT, por sus siglas en ingl√©s) defienden que sean los bancos centrales los que financien a los estados. Algo que enfurece a los liberales, que contestan que entonces se retiren los impuestos. Pues no suena mal: un sector p√ļblico plenamente financiado por un banco central que no tiene acreedores (somos nosotros, en definitiva) y una sociedad trabajando en el sector privado, pero sin impuestos. ¬ŅD√≥nde hay que firmar?

En ninguna parte. Continuaremos con la chichonera puesta, capeando el temporal, mientras se escuchar√° hablar de grandes actuaciones europeas, emisiones de deuda, l√≠neas de apoyo a los bancos... tal vez estar√° la novedad de los planes de nacionalizaci√≥n, que a Garz√≥n e Iglesias les pone mucho. Lo que nos faltaba. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones ser√° eliminado e inhabilitado para volver a comentar.