Editorial
Bienvenidos al peronismo
Por Ignacio Fidanza
La crisis de mercados que jaquea a Macri y el forcejeo con el FMI emergen como los primeros signos de un cambio en el poder.

La misión del FMI encabezada por el director del Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, tuvo esta semana una experiencia de peronismo explícito. No habían terminado de retirarse de las oficinas del candidato Alberto Fernández, que un comunicado incendiario los acusaba de ser los ideólogos del desastre económico, se anticipaba un rechazo futuro al programa y como si no fuera suficiente, en algunos medios se los exponía como golpistas que pedían una salida anticipada de Macri.

En esas 24 horas de furia, mientras los voceros del Fondo se esforzaban por aclarar que nunca habían pedido la salida de Macri, la combinación de estos mensajes inquietantes estallaba en los mercados disparando el dólar y el riesgo país, obligando al gobierno a anunciar una reestructuración de la deuda, en el límite entre el default y el cepo.

Fue una maniobra bien articulada que envió un mensaje claro: Se terminó el té con masitas que el FMI tomaban con Macri y Dujovne para resolver cómo seguía el programa. Un despertar a la nueva realidad que incluyó la decisión de Alberto de introducir en la reunión con los técnicos del Fondo el dato de mayor densidad política: Les advirtió que si no flexibilizaban el ajuste, Argentina podría desconocer el acuerdo y cerrar financiamiento de manera directa con China, como reveló en exclusiva LPO. Fue un mensaje al Fondo, pero también a la Casa Blanca.

Estamos en presencia de un proceso fascinante: El regreso del peronismo al poder. Algunos se sorprenden por la complejidad y hasta contradicci√≥n del espacio que le toca liderar a Alberto. En rigor, lo sorprendente ser√≠a encontrarse con un peronismo ordenado. Las muchas almas que conviven en ese movimiento son el sello que lo hace √ļnico.

Estamos entonces en presencia de un proceso fascinante: El regreso del peronismo al poder. Algunos analistas se sorprenden por la complejidad y hasta contradicci√≥n del espacio que le toca liderar a Alberto. En rigor, lo sorprendente ser√≠a encontrarse con un peronismo ordenado, bien estructurado en lo ideol√≥gico. Las muchas almas que conviven en ese movimiento son el sello que lo hace √ļnico. Una patolog√≠a o virtud, seg√ļn quien lo mire, pero sin dudas, su car√°cter distintivo.

¬ŅQu√© Alberto es el real, el moderado que le habla al poder econ√≥mico en el encuentro de Clar√≠n, que promete pagar la deuda y se refiere cari√Īoso a su amigo "H√©ctor" o el de estas √ļltimas 24 horas que prometi√≥ incendiar la pradera si el Fondo no afloja el torniquete? La respuesta es obvia: Los dos. Esa es la naturaleza del peronismo y por eso es tan equivocado querer asimilarlo al chavismo.

El problema de Macri

Pero no todo lo que ocurre se explica por este ejercicio de exhibición de fuerza, por este calentamiento previo a lo que se cree es un inexorable regreso al poder.

Macri tambi√©n contribuye a la crisis actual cuando elije la imposible opci√≥n de transitar caminos opuestos. Cuando por la ma√Īana env√≠a a su ministro Frigerio a desactivar la bronca de los gobernadores y por la noche a los radicales a atacarlos.

El presidente acaso no termina de entender que el cinismo comunicacional de Marcos Pe√Īa y Dur√°n Barba, que declama el di√°logo mientras azuza la confrontaci√≥n, muri√≥ en el Waterloo amarillo del domingo de las PASO. La pol√≠tica y sobre todo la econom√≠a mat√≥ a los trolls, el big data, en definitiva a la idea que un mix de intervenci√≥n apropiada en las redes sociales y el acompa√Īamiento de grandes medios modela la sociedad y permite conducirla.

Macri se evalenton√≥ con la movilizaci√≥n del s√°bado, Pe√Īa volvi√≥ a dar notas, y regres√≥ ese hemisferio de Cambiemos que siempre apost√≥ a la grieta y en el extremo, al m√°s rancio antiperonismo. Y se la devolvieron. Por una sencilla raz√≥n, en el pico de la anterior crisis del peso, Macri pidi√≥ ayuda a Alberto, en lo que bien entendido es el inicio de una transici√≥n posible. Y luego agit√≥ el conflicto.

Macri queda así otra vez atrapado en las falsas dialécticas de quienes lo llevaron al fracaso actual y pusieron su fuerza política al borde de la extinción. No se trata de rendirse o agitar la grieta, como tampoco era cierto que generar al inicio de su gobierno un pacto de políticas de Estado con el peronismo era entregar el Gobierno.

De lo que se trata es de competir electoralmente en un marco acordado, de no innovar en medidas que afecten a los rivales, para que gane quien gane en octubre, el país transite con la menor turbulencia posible.

Macri y su círculo más cercano son vistos por buena parte de la política como gente que no cumple los acuerdos o mejor dicho, que los incumple cuando dejan de resultarles convenientes.

Es evidente que sus consejeros mas influyentes han sabido en todo este proceso trabajarle bien cierta aversión natural al peronismo. Alimentarle una mirada vindicativa y un poco paranoica, que hizo perder a la Argentina una oportunidad histórica de iniciar un proceso de convergencia y normalización política. Porque no se puede pedir el acuerdo mientras se demoniza al otro.

Pero esa dualidad intr√≠nseca de la experiencia de Macri en el poder hoy es a√ļn m√°s disfuncional, por la sencilla raz√≥n que se viene de sufrir una inapelable derrota electoral.