Huelga
La huelga del metal hace colapsar a Cádiz y el Gobierno no descarta el uso de la fuerza
El sector del metal en Cádiz entró este jueves en su tercera jornada de huelga. La negociación con la patronal está rota. Pedro Fernández llamó a terminar con los actos violentos y el corte de calles para que no haya "una utilización de la fuerza que nunca es agradable".

 El sector del metal en Cádiz entró este jueves en su tercera jornada de huelga. La medida, de carácter indefinido, fue convocada por UGT FICA y CCOO para forzar una revisión del convenio colectivo, aunque los trabajadores no han llegado de momento a un acuerdo con la Federación de Empresarios del Metal de la provincia (Femca). El gobierno de Pedro Sánchez mira con preocupación la medida de fuerza, en medio de los cortes de calles y avenidas y las barricadas que han cortado el transporte.

Sin acuerdo con los empresarios, el Gobierno se respalda en los sindicatos para sacar adelante la reforma a las pensiones

Las empresas aducen que no cuentan con la capacidad para actualizar los sueldos del sector en 2, 2,5 y 3% al año. El secretario provincial de Industria de CCOO, Juan Linares, aseguró que la patronal "no se ha movido prácticamente nada" en su postura inicial, por lo que las negociaciones están rotas. Más de 20 mil trabajadores participan de la huelga y esta mañana avanzaron hacia las zonas industriales para proseguir con la protesta.

El alcalde de Cádiz, José María González, conocido como el "Kichi", expresó su apoyo a los manifestantes y declaró que "hemos tenido que meterle fuego para que en Madrid se fijen en nosotros". "En Cádiz somos obreros y no delincuentes. Lo que hacemos es defender el plato de comida encima de la mesa y nada más y que no venga nadie a insinuar siquiera que en Cádiz se montan barricadas y que son cuatro exaltados los que están quemado coche", dijo rodeado de huelguistas. 

No puede ser que haya comportamientos violentos y que se genere esta situación en el marco de una negociación de un convenio colectivo o de tipo laboral

El "Kichi" parecía responderle a la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, que si bien dijo respetar las reivindicaciones de los trabajadores, "no puede ser que haya comportamientos violentos y que se genere esta situación en el marco de una negociación de un convenio colectivo o de tipo laboral". El Ejecutivo central teme una suerte de efecto contagio que aumente el malestar de otros sectores industriales.

En ese sentido, el delegado del gobierno en Andalucía, Pedro Fernández, llamó hoy al diálogo para no "interferir de una forma importante" en las actividades de la población gaditana e indicó que "ha habido reprobación por parte de los comités de empresa a algunos manifestantes muy radicales que están provocado situaciones que nos obligan a preservar la accesibilidad a equipamientos tan importantes y vitales como hospitales y colegios". Y señaló que se han desplegado "tanto a nivel de Policía Nacional como de Guardia Civil" por si la situación escala. 

Los sindicatos exigen a Sánchez la derogación de la reforma laboral de Rajoy

El gobierno espera que las negociaciones se puedan tomar en la sede de la Consejería de Empleo de la Junta. Esta mañana los piquetes cortaron el puente Carranza de acceso a Cádiz, y la policía dispersó a los huelguistas con gas lacrimógeno y pelotas de goma, de acuerdo a los medios locales. El gobierno quiere evitar el colapso total de Cádiz y, al mismo tiempo, que la huelga se prolongue por semanas. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.