Austria
Tras la caída de Kurz, el nuevo canciller de Austria busca refugio en la UE
El flamante canciller federal Alexander Schallenberg prometió que Europa es "el marco de referencia central" para su gobierno y recibió el saludo de Angela Merkel. Pero Kurz se mantendrá en la sombras.

 La precipitada renuncia del ahora excanciller austríaco Sebastian Kurz le permite a su flamante sucesor, Alexander Shallenberg, formatear la relación con la Unión Europea. Schallenberg, hasta ayer a cargo de la diplomacia de su país, prometió este martes que Europa es "el marco de referencia central" para su gobierno.

Así, y en medio de una crisis política que toca de cerca al Partido Popular de Austria -el OVP o el "partido hermano" del PP español, como lo definió el propio Kurz en un mensaje durante la convención nacional de los populares en Valencia-, el nuevo Ejecutivo busca revertir la displicencia de Kurz hacia el bloque comunitario.

 Casado se proyecta en el austríaco Kurz, el modelo del "nueva derecha" europea

Schallenberg recibió incluso el saludo de la canciller saliente de Alemania, Angela Merkel, que lo invitó a trabajar en "el marco de la UE", recordando acaso la oposición frontal de Kurz a la política migratoria auspiciada por el Berlín o la negociación de los fondos comunitarios para la recuperación post pandemia.

Sin embargo, no se trata de una ruptura con los lineamientos de Kurz. Consultado por LPO, Daniel Gil Iglesias, politólogo por la Universidad Complutense de Madrid, señala que "el mandato de Schallenberg restará muy influenciado por Kurz, a quién debe su ascenso, y con quien ha declarado que colaborará estrechamente".

Kurz tuvo que dimitir el sábado luego de que él y nueve de sus colaboradores cercanos fueran acusados por malversación y pago de sobornos con el fin de publicar encuestas adulteradas que beneficiaran al OVP en 2016 y que resultaron clave para su triunfo al año siguiente. La caída del joven dirigente es un duro golpe para los conservadores europeos, que se suma al retiro de Merkel y probablemente de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania. 

Schallenberg recibió incluso el saludo de la canciller saliente de Alemania, Angela Merkel, que lo invitó a trabajar en 'el marco de la UE', recordando acaso la oposición frontal de Kurz a la política migratoria auspiciada por el Berlín o la negociación de los fondos comunitarios para la recuperación post pandemia

"Cuando Olaf Scholz tome posesión como canciller de Alemania el Partido Popular Europeo no gobernará en ninguno de los cuatro grandes países de Europa, es decir, Alemania, Francia, España e Italia, por lo que mantener Austria que, junto a Grecia, son los gobiernos más relevantes en manos del EPP, era fundamental", explica Gil Iglesias.

Con todo, Kurz apenas perderá poder tras su renuncia: se mantendrá al frente del OVP como su líder y se desempeñará como portavoz de la formación en el Parlamento. Al dar un paso al costado, podrá mantener unida a la bancada de los populares, la más grande del legislativo, y la coalición de gobierno con Los Verdes. 

Cuando Olaf Scholz tome posesión como canciller de Alemania el Partido Popular Europeo no gobernará en ninguno de los cuatro grandes países de Europa, es decir, Alemania, Francia, España e Italia, por lo que mantener Austria que, junto a Grecia, son los gobiernos más relevantes en manos del EPP, era fundamental

El analista de la plataforma Political Room afirma que si bien "no estamos ante el fin de la carrera política de Kurz" y no se pueden esperar "cambios de fondo con Schallenberg", sí habrá cambios en las formas. "A corto plazo la dimisión de Kurz puede ser positiva para el EPP. Schallenberg es diplomático de carrera y está bastante alejado de la personalidad carismática y polémica de Kurz, por lo que es un personaje bastante más benigno", apunta.

Los países "frugales" imponen una reducción de las ayudas directas para destrabar la cumbre europea 

Pero la salida de Kurz, un hombre pragmático que antes de pactar con Los Verdes lo hizo con la ultraderecha, hace peligrar a su partido. "Las primeras encuestas después de la dimisión muestran que el OVP ha perdido 9 puntos en intención de voto y se encuentra en un empate técnico con los socialdemócratas", asegura.

"Si la tendencia se mantiene y el cerco se estrecha aún más sobre Kurz", dice Gil Iglesias, "puede lastrar la imagen del partido en su conjunto y quitarle otro gobierno más al EPP". 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.