Francia
Francia define el mapa electoral para las presidenciales de marzo
Emmanuel Macron quiere la reelección pero deberá enfrenarse al crecimiento de la ultraderecha liderada por Marine Le Pen y al outsider Éric Zemmour.

 Los partidos franceses entraron en temporada de definiciones. Antes de que concluya el año deberán elegir a sus respectivos candidatos para las presidenciales del próximo 10 de abril. Y aunque de momento no lo expliciten, algunos nombres ya se anotaron en la competencia.

 El presidente Emmanuel Macron buscará la reelección y, si las encuestas aciertan, tendrá que medirse en segunda vuelta con Marine Le Pen, replicando el escenario de 2017.

Por el lado de la derecha tradicional, Xavier Bertrand intentará convertirse en el elegido de Los Republicanos, el partido del exmandatario Nicolás Sarkozy. Dentro de la izquierda, Jean-Luc Mélenchon, líder de Francia Insumisa, y la alcaldesa de París, la socialista Anne Hidalgo, aparecen con más posibilidades de destacar.

Pero los sondeos muestran un panorama político fragmentado, con un presidente que aspira a un segundo mandato, aunque con una intención de voto que no alcanza los 25 puntos. A eso se suma la irrupción de Éric Zemmour, una suerte de Donald Trump francés que ataca por igual a inmigrantes, musulmanes y personas LGBTIQ+, y que pese a no haber oficializado su candidatura, viene escalando posiciones con velocidad.

"La aparición de Zemmour, más a la derecha que Marine Le Pen, hace que justamente la extrema derecha se divida. Pero para nosotros es muy importante enfrentarlo", dijo a LPO Cristian Rodríguez, responsable de las relaciones internacionales de Francia Insumisa.

De hecho, Zemmour y Mélenchon se vieron las caras en un debate emitido por el canal privado BFM TV, el jueves de la semana pasada. "Se desplegaron dos visiones opuestas de Francia. Zemmour pintó un futuro catastrófico y presentó a los musulmanes franceses como un bloque intrínsecamente inasimilable a la nación francesa. Frente a él, Mélenchon defendió la identidad republicana", sostuvo. 

Cerca de cuatro millones de personas siguieron el debate en vivo y hasta el momento suma más de tres millones de vistas en YouTube. Todo indica que la campaña se adelantó. El miércoles por la noche, el presidente reunió a la tropa macronista en el Elíseo para asegurarse la unidad del oficialismo alrededor de su candidatura.

Zemmour pintó un futuro catastrófico y presentó a los musulmanes franceses como un bloque intrínsecamente inasimilable a la nación francesa. Frente a él, Mélenchon defendió la identidad republicana

Macron parece haber tomado nota de la situación y en consecuencia proyecta un incremento del gasto público de más de 10.000 millones de euros en el próximo presupuesto. Tiene en mente motorizar un ambicioso plan de reconstrucción postpandemia que costará unos 100 mil millones, programas sociales para los más jóvenes -una parte del electorado que ha ido perdiendo en estos años- y un compromiso de avanzar hacia una transición ecológica.

Este "nuevo" Macron que se prepara para una campaña competitiva contrasta con aquel que cuatro años atrás defendía el congelamiento de las pensiones y la reducción del déficit a cualquier precio. Se lo recordó el propio Bertrand, que lo cruzó por su presupuesto "absolutamente irresponsable", mientras desde la izquierda, Francia Insumisa denuncia el uso de recursos públicos para la reelección.

La candidata de la ultraderechista Agrupación Nacional, Le Pen, volvió a la carga con las promesas de restringir la migración y dificultar las condiciones para adquirir la ciudadanía francesa. "Los delincuentes franceses irán a prisión y los extranjeros al avión", desafió el mes pasado.

Éric Zemmour.

Ahora agrega otras propuestas para conquistar el voto de los indecisos, como la nacionalización de las autopistas. La idea es que los conductores se ahorren los peajes, un guiño hacia los "chalecos amarillos" que se han enfrentado al actual presidente desde 2018. Para ahórrale dinero al Estado, en tanto, prevé privatizar la radiotelevisión pública. 

Los delincuentes franceses irán a prisión y los extranjeros al avión

Curiosamente, Agrupación Nacional y La República en Marcha, el partido de Macron, se quedaron con las manos vacías en los comicios regionales de junio. Ambos lideran los sondeos, si bien las apuestas siguen abiertas. Le Pen se consagró sin contrincantes internos, pero todavía faltan definiciones entre Los Republicanos y los socialistas.

A 7 meses de las elecciones, las encuestadoras analizan distintos escenarios, con los candidatos confirmados, los obvios y los probables. El último sondeo de la consultora Harris Interactive para el semanario económico Challenges ubica a Zemmour con un 13%, cada vez más cerca de Bertrand, que obtiene un 14%. Le Pen descendió a 16 puntos, en parte por el crecimiento del mediático de extrema derecha, más radicalizado todavía que la líder de Agrupación Nacional. Macron sigue liderando con un 23% de intención de voto. 

En la izquierda, el 13% de Mélenchon le permite despegarse de Hidalgo, a quien los encuestados otorgan un 7%, del ecologista Yannick Jadot, con un 6%, y del exministro de Economía, Arnaud Montebourg, que esta vez irá por fuera del Partido Socialista, y que según Harris Interactive cosecharía un 2%.

Rodríguez calificó de "traficadas" las últimas encuestas, a pesar de que dan un panorama alentador para la campaña de Mélenchon, y sostuvo que "las izquierdas no se han posicionado" aún sobre las candidaturas. "Hay 16 candidatos. Todo el mundo habla de unidad, pero cada uno sale con lo suyo", aseguró. Este es el mejor escenario para las aspiraciones de Macron a la reelección. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.