Entrevista
"La salida de Merkel significa el fin de una cultura política"
El especialista en Alemania, Franco Delle Donne, habló con LPO sobre el impacto de la salida de Angela Merkel para Europa y el contexto de "total incertidumbre" en el país a menos de un mes de las elecciones.

El 26 de septiembre se realizará en Alemania las elecciones generales. Allí se votará un nuevo canciller que reemplazará a Angela Merkel luego de 16 años de liderazgo tanto en el país como en el continente europeo. 

En ese marco, LPO entrevistó a Franco Delle Donne, doctor en comunicación de la Universidad FU de Berlín, especialista en Alemania y productor de dos podcast que abordan la realidad alemana en habla hispana: "El fin de la Era Merkel" y "La Canciller de las crisis".

Delle Donne analizó el escenario de incertidumbre que se vive a menos de un mes del proceso electoral y el vacío que deja Angela Merkel a quien calificó como la creadora de una "cultura del consenso en función de conseguir objetivos de la forma más pragmática posible".

¿Cuál es el legado que deja Angela Merkel tanto para Alemania como para Europa?

Son 16 años al frente del gobierno alemán y casi 20 liderando su partido. Lo que deja, en el caso de Alemania, es un liderazgo diferente y moderno en la CDU, más adaptado a la sociedad alemana. 

En ese sentido, deja un partido que podría sobrevivir al derrumbe de todos los partidos tradicionales en Europa pese a que las últimas encuestas muestran un desempeño bastante malo, pero eso creo que tiene que ver más con el candidato actual que con lo que deja Merkel. 

Más allá de eso, si lo miramos a nivel europeo, la canciller alemana generó un cambio fundamental en el lugar que ocupaba Alemania en Europa. Alemania es una potencia económica e industrial, en algunos momento fueron los campeones del mundo de las exportaciones hasta la aparición de China e India, y pese a tener ese poder económico nunca había tenido un liderazgo político, mas allá otros liderazgos como el de Helmut Kohl (Canciller entre 1982 y 1998) y su rol en la introducción del euro, eso no se reflejó del todo en el liderazgo político. Con Merkel, Alemania se acomodó como país líder y no siempre con el eje que conformó con Francia. 

¿Ves otros liderazgos que puede ocupar un lugar preponderante en Europa? Pienso en Emmanuel Macron, Pedro Sánchez o Mario Draghi. 

Europa tiene un problema fundamental que creo que va a condicionar cualquier liderazgo pro-europeo y tiene que ver con la consolidación de poderes en el este, en el eje de los partidos hegemónicos en Polonia, Hungría y Eslovenia que son posiciones críticas con el estándar de valores desde el punto de vista occidental. 

Ahí hay un choque entre la visión post-soviética y la de Europa Occidental y ese es el debate que se viene, que no tendría a Merkel como peso pesado para la defensa de la visión occidental. Peri sí estará su contracara, el húngaro Víctor Orban. 

Yo tengo dudas que Emmanuel Macron pueda hacerse cargo de eso porque tiene un problema interno con Marine Le Pen y un discurso que pone en crisis la legitimidad de los valores que defiende. 

Entonces, ¿dónde buscamos liderazgos? Alemania tiene un tema complicado con quién será el nuevo canciller, está muy peleado, y el sucesor de Merkel no está claro que tenga una posición tajante sobre la Unión Europea.

Respecto de Pedro Sánchez, tengo mis dudas porque España no siempre ha estado en la mesa chica de las decisiones como sí ha tenido Italia. El problema de Italia radica en sus sucesivas crisis institucionales que impiden que se forme un liderazgo. 

Yo tengo dudas que Emmanuel Macron pueda hacerse cargo de eso porque tiene un problema interno con Marine Le Pen y un discurso que pone en crisis la legitimidad de los valores que defiende.

Volviendo a Sánchez, puede ser que ese posible liderazgo esté condicionado por quien sea electo en Alemania. Actualmente el líder de las encuestas es el candidato socialdemócrata, Olaf Scholz,  y ahí podría articular una especie de alianza con Sánchez que es el otro líder social demócrata relevante. Por sí solo, no creo que Sánchez tenga la fortaleza para liderar Europa. 

La clave estará en quién se hará cargo de ser portador de los valores de occidente en contraposición a los que trabajan por un estado "i-liberal", ese es el debate de los próximos diez años. 

¿Sin quererlo, la salida de Merkel debilita a la postura europeísta?

La palabra que encajaría mejor es desequilibrio. El liderazgo de Merkel ocupó un lugar muy importante en términos de equilibrio a nivel europeo y local. Su falta hace que no haya un reemplazo importante para volver a construir eso. 

Ahora hay una diferencia importante que es la existencia de Joe Biden en Estados Unidos. El liderazgo de Merkel creció mas en contraposición a Donald Trump. En ese sentido, ayuda que exista un líder que no sea Trump a que la estabilidad del occidente europeo se sostenga. 

Por sí solo, no creo que Sánchez tenga la fortaleza  para liderar Europa.

Internamente, la falta de Merkel rompe ese equilibrio y deja el interrogante sobre quién es capaz de construir un consenso alrededor de algunos temas. Parecería que la salida de Merkel vendrá con mas confrontaciones que consensos a nivel europeo y eso es un problema porque el propio diseño de la la Unión Europea hace que todo lo que no sea consensuado no avance. Justamente, la especialidad de Merkel era llegar a esos acuerdos.

El 26 de septiembre habrá elecciones generales. ¿Cómo definirías el escenario electoral a menos de un mes?

La palabra ideal para definir la campaña electoral actual es incertidumbre. Si hay algo que siempre hubo es certidumbre de quién gana y que coalición se conforma. Esto fue con así con Merkel pero antes con Helmut Kohl que gobernó 16 años y Gerhard Schröder.

 Lo que ocurre ahora no pasaba hace décadas y para el alemán de a pie, que es más conservador que progresista, que haya incertidumbre en el escenario político es un problema porque genera tensiones donde antes no las había. 

El escenario de incertidumbre tiene que ver con que la elección es más competitiva que nunca. Los primeros tres candidatos, según la encuesta que mires, tienen una diferencia de 3 a 7 puntos, con lo cual, no sabés quién va ganar y el empate técnico existe, en este caso no entre dos sino entre tres fuerzas políticas (CDU, SPD y Verdes) aunque los verdes están un poco más abajo. 

Al no saber quién va a ganar, todas las posibles coaliciones son válidas y nadie quiere jugarse para vetar a nadie porque eso le podría costar caro a la hora de negociar.

Armin Laschet, candidato de la CDU que busca suceder a Merkel.

Estamos en una situación en la cual, podría gobernar los socialdemócratas o el CDU y según quien gobierne podes tener de aliados a los verdes o a los liberales en cualquiera de sus combinaciones y para cualquiera de los dos candidatos.  Todos pueden ir con todos pero hay algunos limites: la ultraderecha de AFD y Die Linke, un espacio de izquierda que tiene posturas contrarias a la OTAN que en Alemania es una cuestión de estado. 

El escenario de incertidumbre tiene que ver con que la elección es más competitiva que nunca. Los primeros tres candidatos, según la encuesta que mires, tienen una diferencia de 3 a 7 puntos

La incertidumbre es total porque es un sistema político que nunca tuvo un escenario electoral tan fragmentado, como pasa en otros países europeos, que Alemania no estaba acostumbrada. 

¿A qué se debe la fragmentación e incertidumbre? ¿A la salida de una figura como Merkel o a la propia crisis europea?

La  evolución de las encuestas muestran que los partidos mayoritarios van cayendo pero siempre cuando llegaba la elección Merkel lograba acordar. Se dice que ella tiene un 10 por ciento que son de ella y hoy se ve en la intención de voto de su partido que está en 20 puntos cuando Merkel llega a más de 30.

Los partidos tradicionales sufren de una erosión muy fuerte. Por ejemplo, los socialdemócratas de 2005 a hoy perdieron la mitad de sus votos en términos absolutos. Sacó su peor resultado en 2017 con 20 puntos y ahora están en 25 y festejan. Y a la CDU le pasó un tren por encima por la salida de Merkel y por la falta de estructura y de resolución posterior. 

Merkel nunca logro preparar un sucesor y al mismo tiempo es que la CDU no tiene claro el rumbo ideológico que quiere seguir, es decir, no sabe si quiere ser más conservador al estilo Partido Popular de España o mantener la visión de partido de centro que logró Merkel sumando demandas socialdemócratas. 

El inicio de la fragmentación profunda fue la aparición de Alternativa por Alemania (AFD) en 2013 que rompió el equilibrio entre los 5 partidos que dominaron el sistema político. El crecimiento de AFD arrancó por el este, que es su territorio fuerte, y ahora está a nivel federal. 

Merkel nunca logro preparar un sucesor y al mismo tiempo es que la CDU no tiene claro el rumbo ideológico que quiere seguir

¿Cómo definirías la era Merkel en pocas palabras?

El fin de una cultura política. Merkel construyó la cultura del consenso cueste lo que cueste en función de conseguir objetivos de la forma más pragmática posible y a partir de ahí fue capaz de tomar decisiones que otros no pudieron haber tomado. Ese liderazgo generó una cultura política que no existe sin Merkel.

¿Qué le quedó pendiente?

Merkel no terminó de resolver la cuestión migratoria y demográfica que creo que van de la mano. Alemania tiene una población vieja que va a generar problemas en los próximos años y la migración como problemática social pero también humana, más allá de su visión en 2015 y su postura más integradora. 

Por otro lado, el país no se ha modernizado en muchos aspectos, la digitalización es un punto flojo. Tenemos la red de internet más lenta de Europa, dificultades para construir iniciativas nuevas para avanzar por cuestiones burocráticas en términos de protección de datos pero que no está adaptada a los nuevos tiempos.

Hace poco tiempo  muchos trámites se hacía por fax porque lo contemplaba la legislación como comunicación segura entre organismos públicos. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.