Sanidad
Cáncer de piel, conoce los diferentes tipos y protégete de ellos

Cuando llega el buen tiempo, los seres humanos en general, tenemos una fijación que no se sabe de dónde puede venir: ponernos al sol a tostar nuestra piel para vernos bronceados. La piel consigue un tono que, al mirarnos al espejo, nos refleja una imagen saludable y estupenda. Sin embargo, la radiación ultravioleta a la que sometemos la piel en estos procesos de bronceado produce una alteración de las células cutáneas que pueden terminar en un cáncer de piel. Un tumor que se produce frecuentemente por el crecimiento descontrolado y anormal de las células como consecuencia de la radiación solar. Aunque el cáncer de piel se desarrolla fundamentalmente en las zonas expuestas al sol, también se puede presentar en zonas que no han estado expuestas a la radiación.

Existen diferentes tipos de cáncer de piel. El menos frecuente, pero el más grave, ya que puede causar la muerte, es el melanoma, un cáncer que se produce en la parte inferior de la epidermis, en los melanocitos que contienen la melanina, el pigmento que da color a la piel y al cabello. Entre los tumores que no son melanomas, están los carcinomas de células basales que se desarrolla en la capa externa de la piel y se originan como consecuencia de una excesiva exposición solar. Las personas de ojos y cabellos claros tienen más riesgo de padecerlo y las primeras señales suelen aparecer en cara, cuello y tronco, las zonas más expuestas a la radiación solar. Este carcinoma es el más habitual y tiene una alta tasa de curación.

Otro tipo de cáncer de piel es el carcinoma de células escamosas, este tumor se desarrolla en las células externas de la epidermis. Estas células son planas y cuando sufren una sobreexposición solar, el tumor se manifiesta en forma de mancha rojiza. Este carcinoma, por lo general, se puede extirpar o tratar por completo.

El doctor José María Ricart, jefe de Dermatología del Hospital Quirónsalud Valencia asegura que "la piel sobreexpuesta a la radiación solar tiene más probabilidades de padecer un cáncer de piel, por eso es muy importante vigilar los cambios que puedan sufrir lunares o lesiones que cambian de aspecto, en ese caso es fundamental acudir al especialista para confirmar el diagnóstico y comenzar un tratamiento lo antes posible".

Las señales que indican el riesgo de tener una lesión cancerígena se conocen como el A-B-C-D-E de los lunares y las manchas en la piel: La "A" de asimetría, cuando la mitad de un lunar no es igual a la otra mitad. "B" de bordes irregulares; si los bordes están mal definidos o borrosos puede ser señal de melanoma. "C" de color, si los lunares son oscuros, multicolores o negros, pueden comportar un riesgo elevado. "D" de diámetro; si una mancha es mayor de 3 centímetros, hay que acudir al especialista sin demora. Y "E" de evolución; si un lunar varía en su forma, color o tamaño y además produce picor, se inflama o sangra, hay que pedir cita con el dermatólogo.

Para que el tratamiento del cáncer de piel sea un éxito, es importante detectarlo a tiempo. "En la actualidad existen técnicas avanzadas para el diagnóstico precoz que consisten en fotografiar los lunares del cuerpo y así poder compararlos cada año o cada seis meses, para ver su evolución", explica el especialista. Una vez detectado el carcinoma, existen técnicas quirúrgicas para extirpar el tumor "la cirugía micrográfica de Mohs es una técnica que permite extirpar los tumores cutáneos y analizar en el momento el alcance de la lesión, evitando la destrucción del tejido sano y así conseguir un alto porcentaje de curación" puntualiza el doctor Ricart, jefe de Dermatología del Hospital Quirónsalud Valencia.

La exposición al sol es la primera causa de cáncer de piel, por eso, los especialistas aconsejan protegernos de la radiación solar utilizando a diario fotoprotección de factor 50 según el tipo de piel, así se frenará, también el envejecimiento de la piel. Además, si estamos pensando en ir a la playa, la piscina o la montaña, debemos tener en cuenta que a la sombra se está más protegido de los rayos solares; si paseamos, es imprescindible protegernos del sol con un sombrero o una gorra y unas gafas para evitar que los rayos UVA y UVB dañen los ojos. Utilizar ropa ligera que cubra brazos y piernas, que en época de calor suelen ser las partes más expuestas al sol. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.