Economía
La Unión Europea descarta un ajuste en la economía y mantendrá los subsidios
La Comisión Europea ha declarado prolongar la suspensión de la disciplina fiscal y evalúa un aumento en los planes de reconstrucción.

El último fin de semana en Lisboa, una reunión de la Unión Europea era el escenario en el cual circulaba una duda entre todos los asistentes: ¿Podremos frente a esta crisis calibrar la política económica -tanto fiscal como monetaria- de manera tal de evitar un sobrecalentamiento económico y tampoco retirar antes de tiempo los estímulos?

La respuesta no está clara, pero Bruselas parece convencida de que es mejor pecar de haberlos retirado más tarde que temprano. La Comisión Europea ha declarado prolongar la suspensión de la disciplina fiscal y evalúa un aumento en los planes de reconstrucción. Los comentaristas más agudos creen que con la tibieza de la respuesta es imposible sobrecalentar una economía que no termina de arrancar.

Por su parte, Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo, buscó llevar tranquilidad acerca de la continuidad de la política monetaria. La obsesión entre los veintisiete parece ser el de evitar a toda costa repetir los errores del pasado. Concretamente se habla del fantasma de 2011 cuando la UE decidió reducir los estímulos y la compra de bonos, lo que derivó en un aumento de las tasas que fue demasiado brusco para una economía que se probó todavía anémica.

Por qué la primavera de los bonos soberanos no es una buena noticia

Luego apareció la figura de Mario Draghi a la cabeza del BCE, actual mandamás en Italia, que decidió volver atrás esa decisión disminuyendo el estrés para los Estados, una decisión que probablemente le haya valido el lugar que ocupa en la actualidad. 

La Comisión Europea ha declarado prolongar la suspensión de la disciplina fiscal y evalúa un aumento en los planes de reconstrucción

La crisis del Covid ha sido, en muchos aspectos, más dañina aún que la crisis de deuda de comienzos de la década pasada. Especialmente porque la economía Europea y particularmente la de España aún se encontraban lejos de recuperarse de aquella crisis. Al contrario, todavía cargaban con una situación delicada en función de una recuperación parcial.

El Fondo Monetario Internacional es consciente de esto y por eso se ha pronunciado a favor de la continuidad de los estímulos en el continente, señalando que el sur de Europa es una de las regiones más afectadas debido a que una parte importante de sus ingresos dependían del turismo.

El BCE tiene el apoyo de otro organismo clave en su política de rescate, de disminución de las tasas de interés y de la compra de bonos para los países que lo necesitaran. En el caso español, la ayuda ha sido vital, dado que a pesar de tener un endeudamiento récord en la historia, está pagando menos intereses de la deuda que en el pasado. Esto a pesar de que Bruselas haya adquirido bonos españoles equivalentes a la totalidad de lo emitido en 2020. 

La crisis del Covid ha sido, en muchos aspectos, más dañina aún que la crisis de deuda de comienzos de la década pasada. Especialmente porque la economía Europea y particularmente la de España aún se encontraban lejos de recuperarse de aquella crisis.

Sin embargo, tal como analizamos en LPO, la respuesta europea ha sido mucho más tibia que la de Estados Unidos lo que ha repercutido, junto con otras variables como la velocidad de la vacunación, en una recuperación mucho más lenta de Europa profundizando el rezago del bloque en la economía mundial.

En materia fiscal también hay una diferencia significativa. Mientras que primero Trump y luego Biden no tuvieron reparos en una política agresiva de gasto público y en el caso del actual presidente de los Estados Unidos lanzar el plan de infraestructura más importante de los últimos 90 años, la Unión Europea se ha limitado a suspender la disciplina fiscal que le exige a sus miembros y a unos planes de recuperación mucho menores que los de otras potencias.

La "barra libre" del BCE no logra atenuar la recesión de España

La lentitud en la llegada de las ayudas también es un factor a tener en cuenta y fue otro de los temas debatidos en la reunión. Mientras algunos consideran que podrían llegar en junio la mayoría opina que habrá que esperar más todavía, que en el mejor caso en ese mes se podrán aprobar los planes y recién uno o dos meses después comenzar a ejecutarse.

La única razón entonces para que se haya empezado cuestionar el estímulo pasa por los datos de inflación anualizada ha sido un 2% en el mes de abril en la Unión Europea y que ha empezado a inquietar también al otro lado del océano a la administración de Biden con un 4,2%.

De todas maneras en Bruselas dicen haber aprendido la lección y nadie lo expresado mejor que Lagarde que afirmó que estos aumentos de precios son pasajeros y que no abandonará el financiamiento subsidiado mientras dure la pandemia.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.