Crisis en Colombia
En medio de la presión internacional, Duque pierde a su Canciller
Claudia Blum dejó el cargo en medio de los cuestionamientos por la represión a las protestas. Había cruzado a Alberto por su posicionamiento ante la crisis.

 La ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, Claudia Blum, presentó su renuncia "irrevocable" al cargo en medio de una ola de críticas internacionales a la represión de las movilizaciones que llevan más de dos semanas, con un saldo de más de 40 muertos.

Blum tenía previsto viajar a Europa para defender al gobierno de Duque de las acusaciones por la violación a los Derechos Humanos durante el accionar de las fuerzas de seguridad que, como reveló LPO, tiene 125 desaparecidos entre el 28 de abril y el 6 de mayo.

Con 125 desaparecidos, Duque militariza Cali para frenar las protestas

La funcionaria estaba siendo cuestionada por la actitud que tomó ante los diferentes pronunciamientos de la comunidad en relación al abuso policial contra los manifestantes. Por ejemplo, la ONU pidió garantizar el derecho a la libertad de reunión pacífica y a la protesta y obtuvo como respuesta de la Canciller: "Colombia seguirá siendo un país abierto al escrutinio internacional, pero rechazaremos siempre los pronunciamientos externos que no reflejan objetividad".

Otras respuestas que generaron molestia fueron a la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, y el presidente de Argentina, Alberto Fernández, a los que acusó de "injerencistas".

Claudia Blum, dijo en ese momento que "en nombre del gobierno colombiano rechaza firmemente las declaraciones de Alberto Fernández, que desconocen que miles de colombianos han tenido, conforme a nuestro Estado de Derecho, todas las garantías para ejercer la protesta pacífica a lo largo y ancho del país".

"El Gobierno Nacional convocó y adelanta diálogos con todos los sectores del país. La institucionalidad democrática colombiana protege los derechos constitucionales de los colombianos y no será desprestigiada por este tipo de pronunciamientos que, además de ser una intromisión arbitraria, buscan alimentar la polarización que no contribuye a la convivencia y al consenso".

Claudia Blum, Canciller saliente de Colombia.

La ministra saliente era una de las funcionarias que responden directamente al ex presidente y padrino político de Duque, Alvaro Uribe, que controlaba la Cancillería, Hacienda, Defensa y el ministerio del Interior. La crisis le dejó solo los dos últimos y todo indica que el gobierno tendrá un giro para tratar de calmar las aguas.

La imagen del presidente de Colombia se derrumba tras las protestas que dejaron 19 muertos

Claudia Blum llegó a Exteriores en noviembre de 2019, luego de que el ministro de Defensa, Guillermo Botero, renunciase ante una inminente moción de censura y fuese reemplazado por el entonces canciller, Carlos Holmes Trujillo -quien falleció por covid al frente de esa cartera el pasado enero.

Tras conocerse la noticia, medios locales celebraron la dimisión y recordaron que su gestión comenzó envuelta en polémica por la divulgación de una conversación privada con el embajador en Washington sin haberse posesionado.

Además, como ocurrió con Bolsonaro en Brasil, Duque recibió fuertes críticas por haber apostado por la reelección de Donald Trump en Estados Unidos, con quien se alineó en varios frentes de la agenda regional y, tras la derrota del Republicano, tuvo que reacomodar su relación al nuevo gobierno norteamericano que, tal como anticipó LPO, empieza a manifestar su malestar ante la situación social en el país sudamericano.

Adam Isacson, de la Oficina de Washington para Latinoamérica, dijo al diario El País que "Claudia Blum tuvo la tarea imposible de tratar de defender lo indefendible ante la comunidad internacional. En medio de las oleadas de noticias sobre las atrocidades cometidas por la fuerza pública colombiana, los tuits y las declaraciones que emanan de la Cancillería y de sus embajadas apenas han recibido atención. Mientras algunos diplomáticos individuales se esfuerzan por vender la versión del uribismo, la diplomacia colombiana en su conjunto parece ir a la deriva y responder con lentitud"

"Le faltó respaldo político o capacidad de gestión. Tal vez estaba cegada por sus opiniones ultraderechistas, que perjudicaron mucho su credibilidad en el Consejo de Seguridad de la ONU el 21 de abril. Aunque no creo que el gobierno de Iván Duque pueda ganar la batalla narrativa internacional en medio de esta brutal represión, Claudia Blum no era la persona adecuada para contar la versión del gobierno colombiano", agregó el experto.

Claudia Blum tuvo la tarea imposible de tratar de defender lo indefendible ante la comunidad internacional

La situación se torna cada más compleja, sin posibilidad de diálogo con los activistas, en medio de una convulsión que afecta hasta los espectáculos deportivos y pone en riesgo la Copa América, la reputación internacional en caída y la imagen del gobierno cada día más deteriorada a un año de las elecciones presidenciales.

Además, en lo que fue una primicia de LPO, las empresas miran con preocupación la falta de reacción del presidente y temen un golpe militar. "Lejana posibilidad, ganas no les faltan, pero también sobre este tema se especula mucho. Yo no creo que eso pase", reconoció una fuente cerca al Comité de Paro ante la consulta de LPO.

Se trata de la segunda baja en el gobierno colombiano luego de la salida del ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, arquitecto de la reforma tributaria que disparó la ola de protestas.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.