Siete días para un pacto en Cataluña: Aragonés deberá presentarse a la investidura el próximo viernes
La importancia de los plazos marca la formación del nuevo Govern, ante la amenaza de una repetición electoral de no haberse constituido el próximo 26 de mayo

El reloj de la repetición electoral cuenta sus últimos días. Las tensiones existentes entre los partidos independentistas han imposibilitado un acuerdo que, de no producirse antes del próximo miércoles 26 de mayo, llevará a una nueva convocatoria electoral. Para evitar este extremo, deberá convocarse la primera sesión de investidura en el Parlament de Cataluña la semana que viene. 

La Ley de Presidencia Catalana establece que si dos meses después del primer intento de investidura no hay un Govern, se repetirán automáticamente los comicios. Ese plazo se cumple el 26, después de que a finales de marzo el republicano Pere Aragonés intentara sin éxito ser investido president de la Generalitat al no contar con los apoyos de Junts, a quien previamente le había cedido la Presidencia del Parlament para sentar las bases del acuerdo. 

Desde entonces, Junts ha desafiado a ERC con el claro objetivo de desacreditar a su candidato y de quemar a su principal competidor en el independentismo. Así, cuando Aragonés dio un ultimátum a los neoconvergentes para sellar un pacto antes del 1 de mayo, éstos optaron por retrasar su congreso para posponer el posible acuerdo a después de esta cita, un órdago que trata de socavar la confianza en el líder republicano. 

En los últimos días los puentes han amagado con romperse definitivamente después del choque entre JxCat y ERC este martes, cuando el partido de Puigdemont aseguró que sólo apoyaría la investidura si tenían sillones en el Govern; una postura que había generado debate en el seno de la formación después de que Jordi Sánchez abriera la puerta a un Gobierno de ERC en solitario. Después de aquella reunión, ambos confirmaron la ruptura y las elecciones parecían irremediables, pero el escenario catalán volvió a sorprender con otro giro, en la dinámica de vaivenes que han regido el territorio en los últimos años, y sólo un día después del choque se firmaba un acuerdo entre todas las fuerzas independentistas. 

Este miércoles se llegó a un pacto a tres bandas entre la CUP, Junts y ERC, tras un encuentro auspiciado por el partido antisistema, y alcanzaron un acuerdo de mínimos del independentismo con el fin de lograr encarrilar un Govern de estas características. Pero este jueves JxCat se ha reafirmado en su intención de entrar en el Ejecutivo y revalidar una coalición que ya resultó fallida en la pasada legislatura. Después del portazo de los comuns a Aragonés por retomar las negociaciones con los de Puigdemont, sólo queda abierta la vía independentista.

Así las cosas, las principales fuerzas secesionistas deben llegar a un acuerdo exprés en menos de una semana. Para cumplir los plazos, debe haber un Govern establecido el 26, una investidura que, de producirse, tendrá lugar con toda seguridad en segunda votación, donde sólo es necesaria la mayoría absoluta. La legislación fija que esta segunda sesión debe celebrarse dos días después de la primera, y fuentes del Parlament precisan que esto hace referencia a días hábiles. Un detalle de vital importancia en el calendario catalán, puesto que el lunes 24 de mayo es festivo en la región, y la primera sesión de investidura deberá celebrarse el viernes 21 para que se llegue a tiempo. 

Laura Borràs, la presidenta del Parlament, es la encargada de convocar las sesiones parlamentarias para permitir la investidura, y será ella quien determine los plazos exactos a seguir. Aunque la ley estrecha aún más la posibilidad de acuerdo entre JxCat y ERC, cabe la posibilidad de que Borràs trata de apurar aún más los días y declare hábil alguno de los días del próximo fin de semana para retrasar el proceso y endurecer aún más la negociación. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.