Medio Oriente
"Es tiempo de Hamas, tiempo de Netanyahu: no hay lugar para posiciones intermedias"
En medio del fuego cruzado, LPO dialogó con especialistas que definieron este nuevo conflicto como "una escalada mayor que la del 2014".

La escalada de violencia entre Israel y Palestina es la más alta desde los episodios en la Franja de Gaza en 2014. Tras la trágica jornada de martes, el saldo del fuego cruzado fueron 56 muertos, incluyendo 14 niños y tres mujeres, y más de 320 heridos, entre ellos 86 chicos y 39 mujeres, pero todo indica que el número seguirá subiendo.

Todo comenzó con los disturbios del fin de semana en la Explanada de las Mezquitas, el tercer lugar más sagrado del Islam, en Jerusalén Este, anexionado por Israel en 1967 que días después encendió la preocupación de la comunidad internacional y el Consejo de Seguridad de la ONU, que prepara para una reunión de emergencia.

En la última jornada se enviaron de Gaza a Tel Aviv 130 misiles que se suman a los aproximadamente 500 que se dispararon ayer de parte del movimiento Hamas que controla Gaza.

Este conflicto tiene muchas aristas que despiertan debates apasionados. Por un lado, la ocupación israelí que avanza desde 1967 a través de construcciones de viviendas en Jerusalén del Este y el bloqueo del ejército israelí en Gaza que torna al situación humanitaria muy complicada para los más de dos millones de habitantes que no tienen acceso bienes básicos.

Por el otro, el posicionamiento de Hamas como línea radicalizada del movimiento palestino que busca romper los acuerdos de Oslo y ha mejorado su arsenal militar para atacar areas estratégicas de Tel Aviv que activaron el poderoso sistema anti-misiles y las alertas de los ciudadanos para refugiarse de los ataques.

Este conflicto tiene muchas aristas que despiertan debates apasionados. Por un lado, la ocupación israelí que avanza desde 1967 a través de construcciones de viviendas en Jerusalén del Este y el bloqueo del ejército israelí en Gaza que torna al situación humanitaria muy complicada para los más de dos millones de habitantes que no tienen acceso bienes básicos.

LPO consultó a diferentes analistas que explicaron mejor la situación que se vive en esta sensible región de Medio Oriente. El sociólogo especializado en Medio Oriente de la Universidad Nacional de La Plata, Kevin Ary Levin, dijo que "no hay un enfrentamiento de intensidad desde 2014, pero es verdad que, desde hace más de una década, se produce el fenómeno de intensificación de cohetes de Hamas y bombardeo de parte de Israel a Gaza. Este tipo de operaciones han sido llamadas incluso "podado de césped": se debilita la infraestructura de Hamas, se asesina a parte de su dirigencia y se espera unos años a que Hamas recupere su poder para luego repetir la operación".

Por su parte, Said Chaya, director de estudios de Medio Oriente de la Universidad Austral, sostuvo que "no creo que lo que haya sucedido en estos días pueda desenmarcarse del proceso escalada-desescalada que se ha mostrado intermitente en los últimos veinte años, desde que el proceso de paz está a la deriva. No hay incentivos para salir de esta lógica. Por otro lado, es un "eterno retorno" a los orígenes del conflicto: para poder explicar las protestas palestinas y los violentos desalojos en Sheikh Jarrah hay que remitirse, al menos, hasta 1967".

Benjamín Netanhayu, primer ministro de Israel.

La particularidad de esta situación es el momento político en donde hay una crisis política en Israel ante la incapacidad de formar gobierno, suspensión de las elecciones palestinas, el contexto regional con el acercamiento de Israel a algunos países árabes que debilitó la posición palestina y la participación en el conflicto de los palestinos de Jerusalén y los árabes ciudadanos de Israel en distintos puntos del país, que estuvieron involucrados en incidentes violentos y que provocaron la movilización del ejército.

No hay un enfrentamiento de intensidad desde 2014, pero es verdad que, desde hace más de una década, se produce el fenómeno de intensificación de cohetes de Hamas y bombardeo de parte de Israel a Gaza

Sobre el poder de Hamas para afectar el poder militar de Israel, Ary Levin señaló que "continúa habiendo disparidad en las fuerzas pero Hamas evidentemente aumentó su capacidad de ataque. Estos días disparó más cohetes, más rápidamente y a mayor distancia que en pasados enfrentamientos. Esto implicó que el sistema de defensa aérea de Israel llamado "Cúpula de Hierro", que intercepta los cohetes y los hace detonar en el aire, fracasó en varios casos, llevando a heridos y muertos. Es decir, vemos una reducción de la distancia (aún existente) entre Israel y Hamas". "Israel seguramente se están preguntando si se subdimensionó la capacidad militar de Hamas a partir de lo ocurrido los últimos días", aclaró el especialista.

Chaya planteó que "Hamas estuvo estrenando nueva tecnología iraní en estos ataques, pero desconozco los detalles. Hemos visto el funcionamiento asombroso, hipnótico, del "Iron Dome" israelí: sin duda también lo vieron los de Hamas, que ofrecieron poco después una tregua rechazada por el gobierno de Netanyahu".

El crecimiento de la violencia combina elementos de política doméstica tanto en Israel, en plenas negociaciones para conformar gobierno, como en Palestino con las históricas disputas entre la línea fundamentalista de Hamas y la Autoridad Palestina en la representación de la causa palestina.


¿Qué objetivos tiene Hamas con estos ataques y cuál es la estrategia de Natanhayu? Para Chaya, "Hamas sale a la cancha después de los incidentes de Sheikh Jarrah y frente al "y ahora, ¿quién podrá defendernos?" de los palestinos, huérfanos de un liderazgo fuerte que lleve su voz que denuncie la situación y tome cartas en el asunto, Hamas trae una oferta: "nosotros". Se apodera de la situación de indefensión frente al hecho material de los desalojos y con esa fundamentación, lanza el ataque contra las poblaciones civiles en Israel".

"Los israelíes, por su parte, también vuelven a sus refugios, en medio de un estado de guerra constante. ¿Quién puede asegurarles "la paz"? Aquel que pueda acabar con Hamas. Y ahí emerge Netanyahu y sus bombardeos. Es tiempo de Hamas, tiempo de Netanyahu: no hay lugar para posiciones intermedias. Están metidos en una espiral de violencia y desconfianza de la que será difícil salir en el mediano plazo", detalló el especialista de la Universidad Austral.

Hamas sale a la cancha después de los incidentes de Sheikh Jarrah y frente al "y ahora, ¿quién podrá defendernos?" de los palestinos, huérfanos de un liderazgo fuerte que lleve su voz que denuncie la situación y tome cartas en el asunto, Hamas trae una oferta: "nosotros".

A su vez, Levin remarcó que "Hamas sabe muy bien que no puede vencer a Israel mediante la fuerza. Sin embargo, sí puede generar suficiente ruido como para propiciar un cambio en la situación de debilitamiento político de los palestinos. Aún más importante, en el medio de un desprestigio político enorme del liderazgo oficial de la Autoridad Nacional palestina, Hamas puede hacer uso de la oportunidad para posicionarse como el verdadero defensor de los derechos del pueblo palestino y de Jerusalén".

Organización Hamas.

"Netanyahu por su parte se comprometió a responder con fuerza a la agresión de parte de Hamas. Esto puede ayudarlo en el medio de su crisis política: en épocas de crisis, los israelíes tienden a valorar fuertemente la experiencia en seguridad, que Netanyahu tiene y su oposición no", añadió.

Por último, los especialistas se refirieron al comunicado de la Cancillería argentina que fue cuestionado por la embajadora de Israel en el país y la Daia y, como reveló LPO, generó dificultades para Alberto en su gira por Europa.

Kevin Ary Levin consideró que "el comunicado de Cancillería siguió la línea tradicional de la diplomacia argentina, de buscar un rol equidistante en el conflicto entre israelíes y palestinos. Entiendo que hubo críticas en parte de la comunidad judía porque criticaba la respuesta desproporcionada por parte de Israel. Esto es una discusión de larga data, sobre si Israel puede responder con mucha más fuerza ante los ataques de Hamas".

El crecimiento de la violencia combina elementos de política doméstica tanto en Israel, en plenas negociaciones para conformar gobierno, como en Palestino con las históricas disputas entre la línea fundamentalista de Hamas y la Autoridad Palestina en la representación de la causa palestina.

"El comunicado cayó en "la grieta". En conflictos como este, no es posible contentar a todos. Me parece que guarda la línea de lo esperable. Creo que una toma de posición diferente hubiese sido disruptivo. Además, Hamas no se encuentra en el REPET, por lo tanto Argentina no lo considera por ahora una organización terrorista, a diferencia, por ejemplo, Al-Qaeda y sus filiales", opinó Said Chaya.

En medio de la escalada, la pelota queda del lado de la comunidad internacional y, en especial en Estados Unidos que viene dando señales de que quiere retomar el lugar de árbitro equidistante que buscó la administración Obama en la última ronda de negociaciones.

Para Biden es un equilibrio complicado porque se trata de un aliado estratégico en Medio Oriente como Israel y al mismo tiempo la posibilidad de jugar el rol de mediador y hacer valor el acuerdo de Oslo que entró en saco roto ante la incapacidad del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el Cuarteto (EEUU, Rusia, la Unión Europea y la ONU) y la Liga Arabe que expusieron el rol de limitado de la comunidad internacional en este conflicto. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.