Economía
El Banco de España pinta un futuro negro para los jóvenes: sin trabajo y sin casa
De los 900.000 nuevos parados registrados, 700.000 eran temporales. El porcentaje del sueldo que va a parar al pago de una casa es del 30%

El Director general de Economía y Estadísticas del Banco de España, Óscar Arce, presentó el lunes un informe titulado "La crisis del Covid-19 y su impacto sobre las condiciones económicas de las generaciones jóvenes". En el mismo, da cuenta de cómo este grupo etario ha sido el más perjudicado por la llegada de la pandemia, especialmente cuando todavía estaba lejos de recuperar las condiciones de vida previas a la crisis financiera anterior.

La publicación llega menos de una semana después de que la OCDE advirtiera también acerca de la preocupante situación educativa y laboral a la que se enfrentan las generaciones más jóvenes del país. Mientras ese primer informe se centraba fundamentalmente en las reformas que debía hacer el Estado para combatir la desigualdad, la presentación del lunes aborda el empeoramiento de las condiciones económicas que vive la juventud en su conjunto.

[La OCDE saca los colores a España por la baja formación de los trabajadores y la desigualdad económica]

Un punto clave de lo expuesto por Arce son las dificultades para la emancipación de la casa familiar, un fenómeno que se ha ido profundizando en las últimas décadas. Así, se apunta que "en torno al 87% de los nacidos en 1988 vivía con sus padres a los 26 años, un porcentaje 5 puntos mayor que el de los nacidos en 1976". Asimismo, existen otros datos complementarios que ayudan a tener una visión general del problema de vivienda que enfrentan los jóvenes en la actualidad.

El primero es que los propietarios menores de 30 años están en su mínimo nivel desde que se tiene registro. Esto ocurre, entre otras razones, por los nuevos estándares a la hora de otorgar una hipoteca, dado que desde la crisis financiera la banca se ha vuelto mucho más rigurosa. Otra cuestión fundamental tiene que ver con qué porcentaje de su renta se destina al alquiler, sobre todo cuando ser propietario se ha convertido en una utopía: España aparece junto con Francia como los países donde se necesita mayor parte del ingreso para este fin, un 30%.

[Podemos se abre a bonificar a los propietarios que rebajen el alquiler a cambio de limitar el precio]

El problema radica, precisamente, en los ingresos que recibe la juventud, y eso depende del tipo de trabajo al que accede. Los jóvenes parecen condenados a la temporalidad, a formas de contratación que no les garantizan los derechos plenos como trabajadores y la pandemia no ha hecho más que exponer este problema con mayor crudeza.

Arce planteó con especial preocupación que no se ha podido resolver en los últimos 20 años la dualidad, es decir, el hecho de que al llegar las crisis miles de jóvenes con contratos temporales pierden el empleo. En el último año la mayor parte de los nuevos parados tenían este tipo de contratación: de los 900.000 registrados, 700.000 eran temporales.

En el último año la mayor parte de los nuevos parados tenían este tipo de contratación: de los 900.000 registrados, 700.000 eran temporales

Para colmo, quienes se encontraban en esta condición de trabajo temporal no han cobrado los ERTE. Si a esto se le suma que los jóvenes ocupaban la mayor parte de los puestos de trabajo de los sectores más afectados como el turismo, el panorama es especialmente sombrío.

Finalmente, el informe no es ajeno a los problemas educativos en España. Tal como publicó LPO, España es uno de los países de la Unión Europea con mayor cantidad de jóvenes de entre 25 y 29 años que solo cuentan con estudios primarios y que encuentran grandes problemas a la hora de conseguir trabajos de mayor calificación.

En resumen, la generación que hoy ronda los 30 años se encuentra frente a una situación muy desventajosa en términos de formación profesional, lo que repercute en que accedan a trabajos peor pagos y con menor formalidad. Este fenómeno impacta después en su capacidad de independencia económica y pone en juego el futuro del país.

[España cerró el 2020 con el mayor déficit de la Unión Europea]

Las políticas que enuncia el trabajo de Arce son demasiado generales como para clasificarlas como propuestas: "La economía española debe apoyarse en varias palancas para afrontar estos retos. Una agenda de reformas estructurales ambiciosa -respuestas acordes a la magnitud de los retos-, integral -que cubra todos los ámbitos relevantes- y con vocación de permanencia -basada en amplios consensos".


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.