Seguridad
La numeración de los cartuchos contra Iglesias y Marlaska permite a la Policía localizar dónde se compraron
Fuentes del Cuerpo Nacional afirman a LPO que se podrá saber dónde y cuándo fueron fabricados y adquiridos, aunque no se descarta la 'reventa' en el mercado negro. Unidades de la Policía Judicial y la Científica, al frente de las pesquisas

La Policía ya tiene la primera pista para tratar de identificar al autor de las amenazas de muerte contra Pablo Iglesias, Fernando Grande-Marlaska y María Gámez. Un error de "alguien que no sabe de armas" permitirá a los investigadores identificar cuándo y dónde fueron adquiridos los cartuchos, aunque se teme una 'reventa' posterior en el mercado negro.

Seg√ļn explican a LPO mandos del Cuerpo Nacional, el emisor de las cartas amenazantes contra el ex vicepresidente del Gobierno, el ministro del Interior y la directora de la Guardia Civil "no parece un experto en armas o munici√≥n ya que, de serlo, hubiera enviado solo la bala, y no todo el cartucho, para evitar cualquier indicio de cara a la investigaci√≥n".

Los cartuchos incluidos en el sobre son del calibre 7,62 y, efectivamente, incluyen tanto la bala o proyectil, como la vaina. Esta parte, que contiene la p√≥lvora, tiene un culote o base, en la que aparece la numeraci√≥n del cartucho. Y, seg√ļn las fuentes consultadas, a trav√©s de esos n√ļmeros, "se puede identificar al fabricante, el a√Īo de fabricaci√≥n, e incluso el destinatario".

La clave va a ser el a√Īo de fabricaci√≥n. Igual son de hace muchos a√Īos, han pasado de padres a hijos o, incluso, se han podido revender en Internet

La pista, por tanto, podr√≠a ser significativa, aunque en la Polic√≠a no se descarta que los cartuchos lleven ya un largo recorrido a sus espaldas: "La clave va a ser el a√Īo de fabricaci√≥n. Igual son de hace muchos a√Īos, han pasado de padres a hijos o, incluso, se han podido revender en Internet".

En ese sentido, desde el Cuerpo Nacional explican que este tipo de cartuchos, que "valen para cualquier tipo de subfusil" y no solo para los cetmes, como indicó Pablo Iglesias, pueden adquirirse en el mercado negro y en muchas webs de Internet: "Cualquiera que eche un vistazo en Wallapop puede encontrarse con ellos".

Anuncio de cartuchos de cetme en Wallapop.

De confirmarse esta 'reventa', por tanto, las investigaciones se complicarían enormemente. Pese a ello, en la Policía también tratarán de identificar cualquier tipo de resto biológico tanto en el sobre -como la saliva- como en su contenido.

Respecto a las cartas que acompa√Īa a los cartuchos, las fuentes consultadas explican que fueron redactadas con una "regla de letras", como las empleadas por los escolares en los colegios, o un "molde similar" para evitar cualquier tipo de identificaci√≥n a trav√©s de la caligraf√≠a. Una decisi√≥n que s√≠ dificulta la labor policial.

Sobre los equipos que se har√°n cargo de la investigaci√≥n, desde el Cuerpo Nacional se√Īalan a las unidades de la Polic√≠a Judicial y Cient√≠fica. A√Īaden, adem√°s, que las pesquisas se llevar√°n a cabo, casi con total seguridad, en el complejo policial de Canillas, "al tratarse de un delito de amenazas a altos cargos pol√≠ticos".

A falta de un análisis en profundidad del material enviado a Iglesias, Marlaska y Gámez, los mandos policiales contactados por LPO insisten en la escasa formación en armas del autor de las amenazas, y apuntan hacia una persona con "posible perturbación mental". De momento, se conoce que la carta fue enviada desde un buzón de Madrid. El siguiente paso, confirman las fuentes consultadas, será analizar la numeración de los cartuchos.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones ser√° eliminado e inhabilitado para volver a comentar.