Gobierno
El PSOE ocultó del orden del día la marcha atrás en la reforma del CGPJ anunciada tras el Consejo de Ministros
El desconcierto inicial en el socio minoritario de coalición con el anuncio llevó a una descoordinación total en Unidas Podemos, con divergencia de posturas y posteriores rectificaciones

Maniobra in extremis del socio mayoritario de Gobierno tras el rapapolvo de Bruselas por la reforma en la elección del Consejo General del Poder Judicial. El PSOE se precipitó este martes tras el Consejo de Ministros a comunicar la retirada de la impopular medida, por la que se reduce el consenso necesario para la nombrar a este órgano, y lo hizo sin poner sobre aviso a su aliado de Gobierno, que no estaba prevenido de que este asunto iba a tratarse en la reunión, presidida por Pedro Sánchez. ¿La razón? No estaba incluido en el orden del día remitido por el ala socialista. 

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, sorprendía este martes con una comparecencia en Moncloa, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros en la que adelantaba la retirada de la polémica proposición de ley que presentaron en el Congreso junto a Unidas Podemos. Emplearon esta fórmula en lugar de hacerlo como proyecto de ley del Gobierno para no tener que pedir los informes preceptivos del Consejo de Estado, Consejo Fiscal y del propio CGPJ. 

[Justicia negocia la cuota de Podemos en el CGPJ con Asens y Santiago]

"El presidente del Gobierno ya dijo que estaba congelada, pero si eso ayuda, el Gobierno va a instar a los grupos que la presentaron a que valoren retirarla", aseguró el ministro Campo, solo un día después de haberse reunido en Bruselas con Vera Jourová, vicepresidenta de la Comisión Europea, que le habría reconvenido sobre esta reforma, en aras de preservar la independencia judicial. Ya en diciembre, el PSOE paralizó esta reforma tras la advertencia de Bruselas, pero ahora se aviene a retirarla tras la insistencia de la Comisión Europea. El titular de Justicia aseguró que se trataba de "una decisión del Gobierno, de todo el Gobierno", y fuentes gubernamentales dan por hecho de que la reforma decaerá y que Unidas Podemos se avendrá a la directriz del PSOE. 

Sin embargo, el anuncio de la retirada pilló desprevenido al socio minoritario del Gobierno, que no estaba al tanto de este movimiento y que tuvo que improvisar sobre la marcha una reacción. La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, también compareció en la misma rueda de prensa, y preguntada por este punto, tuvo que salir al paso, evitando pronunciarse sobre la retirada de la proposición de ley y asegurando que estaba "de acuerdo" con Campo en que la responsabilidad de la no renovación del órgano de los jueces era enteramente del PP, al tiempo en que criticó el incumplimiento de la Constitución que supone. La flamante ministra evitaba así entrar en el cuerpo a cuerpo con los miembros socialistas, pero no definía su postura, al no haber discutido en el seno del partido qué posición adoptar. 

Y es que ninguno de los ministros morados sabía que se iba a tratar a lanzar dicha propuesta sobre la reforma conjunto del Consejo General del Poder Judicial, al no estar entre los asuntos dispuestos a debatir. La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, es quien ordena qué temas van al Consejo de Ministros en una reunión con vicesecretarios que se celebra los jueves. Una agenda que se fija con antelación y que, de modificarse, se notifica a los miembros del Ejecutivo. Pero la premura del ala socialista por dar marcha atrás en su reforma judicial más polémica llevó a que no se informara previamente de la inclusión de este asunto. 

[Casado confirma que Rosell y De Prada son los escollos para pactar con el PSOE la renovación del CGPJ]

Esta situación llevó a la descoordinación total de los morados. Mientras Belarra evitó pronunciarse ante la falta de información, desde el Congreso, el presidente del grupo parlamentario morado, Jaume Asens, se mostró más duro y aseguró que no retirarían la proposición al no haber una alternativa "mejor" para superar el bloqueo. Posteriormente, fuentes de Podemos alegaron que se trataba de un "malentendido" y que Asens solo se refería a su "malestar" por la parálisis de la renovación. 

Unas rectificaciones que dan cuenta de la falta de conocimiento de Unidas Podemos sobre la maniobra de los socialistas un asunto crucial. Con la reforma para reducir las mayorías necesarias, PSOE y Podemos no necesitarían al PP para realizar los nombramientos, aunque los últimos intentos de llegar a un acuerdo se frustraron por los vetos cruzados entre populares y morados. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.