Carlos Meléndez
"El fujimorismo está mas al centro de lo que muchos creen"
Entrevista de LPO al académico peruano Carlos Melendez, que analiza la segunda vuelta electoral que disputarán Keiko Fujimori y el sindicalista de izquierda Pedro Castillo

 La primera vuelta en Perú generó más dudas que certezas respecto del futuro del país. La irrupción del candidato de Perú Libre, el docente Pedro Castillo y la risilencia de Keiko Fujimori desplazaron a las opciones moderadas y abrió el interrogante respecto a un sector del electorado que considera las dos alternativas de gobierno como extremistas.

Pedro Castillo representa a una izquierda de base rural pero con miradas conservadoras respecto de temas como el aborto, el matrimonio igualitario o la educación sexual mientras que Keiko ve la posibilidad de romper con el anti-fujimorismo como factor determinante de las últimas segundas vueltas en el país.

En el horizonte está la necesidad de romper con una tradición de destitución de los presidentes que no tienen apoyo legislativo y la urgencia de resolver una crisis del coronavirus que perjudicó la economía y expuso con fuerza las desigualdades y la pobreza.

La primera encuesta de Ipsos publicada de cara a la segunda vuelta ubicada a Castillo primero con 42 por ciento de los votos y un fuerte apoyo del mundo rural contra un 31 por ciento que votaría por Keiko Fujimori. A su vez, un 16 por ciento respondió que votaría en blanco y un 11 no tiene definido su voto.

El sábado, el escritor Mario Vargas Llosa anunció a través de una columna en el diario mexicano Crónica su apoyo a Fujimori luego de muchos años apoyando a los candidatos antifujimorismo.

Sorpresa en Perú: ganó un sindicalista de izquierda y habrá segunda vuelta

En este marco, LPO conversó con el académico peruano de la Universidad Diego Portales de Chile, Carlos Melendez, quien abordó la nueva polarización en el país, explicó la propuesta de Castillo y detalló el anclaje popular del fujimorismo.

¿Cuál es la primera lectura de los resultado de la primera vuelta?

Es un resultado producto de la fragmentación política. Hemos tenido 18 candidatos que no lograron convencer a más del 20 por ciento del electorado. Y a la fragmentación tenemos que agregarle la polarización, es decir, el electorado peruano producto de las crisis políticas, el Lava Jato, otras investigaciones de corrupción y la pandemia se ha ido polarizando, no vivimos una grieta como en Argentina pero los extremos han ido aumentado de manera importante. El electorado centrista y moderado ha dejado paso a los extremos, tanto de izquierda como de derecha.

En las segundas vueltas que ganaron Ollanta Humala en 2011 y Pedro Pablo Kuzcynski en 2016, el factor clave fue el antifujimorismo. ¿Qué pasa ahora con Castillo?

El antifujimorismo sigue siendo la identidad negativa más importante del país. Su piso es de alrededor de un tercio del electorado peruano que se identifica como antifujimorista. El problema es que ahora tenes en frente a otro "anti", el anti-comunismo, que es otra identidad negativa histórica en sus diferentes variantes, chavismo, bolivarianismo, izquierdismo, etc. Entonces, vamos a una segunda vuelta donde no participan identidades positivas sino de dos anti, veremos quién es mas fuerte.

El electorado centrista y moderado ha dejado paso a los extremos, tanto de izquierda como de derecha.

El rechazo a Pedro Castillo no es solo político sino de clase, del centro a la periferia, hacia el mundo rural y eso irá tomando forma sociológica. Lo más probable que el resultado sea un Perú dividido, una Lima y una costa norte votando por Keiko y el resto del país, sobre todo el mundo andino, votando por Castillo.

Keiko Fujimori.


Qué difícil hacer pronósticos..

Es muy difícil por ahora. Si las elecciones fueran esta semana, sin dudas el favorito es Castillo pero la segunda vuelta es muy larga, hay una distancia de dos meses y ante dos fuerzas parejas cualquier tipo de error de comunicación o alianza mal constituida puede tener un impacto en el resultado. Creo que habrá muchos elementos contingentes que serán determinantes.

¿Puede haber un factor rural como pasó en Ecuador con el movimiento indígena y su voto nulo?

En el caso de Ecuador, quienes votaron nulo era un sector organizado como el movimiento indígena. En el caso peruano sería un sector progresista que es liberal en relación a los valores y no se siente representado porque son dos candidaturas conservadoras en términos sociales. Ese es el elector que será decisivo en esta campaña y puede generar un efecto al estilo Yaku Pérez, ya sea inclinándose por algunas de las dos opciones, a través del voto nulo o la abstención.

Los primeros movimientos luego de la elección tuvo a Keiko intentando moderarse. ¿Qué pasa con Castillo?

Pasa algo de eso. Todavía hay un espacio que le puede dar frutos a Castillo si mantiene una postura radical de izquierda. El voto de Verónica Mendoza o Yhonny Lescano que son críticos al sistema económico, eso no significa que no se modere pero esa moderación no está vinculada con lo económico sino con la relación que se hace con Sendero Luminoso. Esa es la forma de moderarse ante la ciudadanÍa, alejándose de esa experiencia de izquierda radical y violenta.

El antifujimorismo sigue siendo la identidad negativa más importante del país

El tema es que el gremio de los docente siempre ha sido un espacio con prédicas violentas sobre todo en los 70 y 80, y quedan remanentes de esa retórica que es utilizado por sus rivales para estigmatizar. El proyecto de Castillo es un propio de una izquierda tradicional , de los años 70 pero sin tomar las armas. Una izquierda antes del "me too" y pre-verde ecologista.

Hablamos de dos opciones extremas pero ninguno tiene mayoría en el Congreso.

El fujimorismo no es extremo, Castillo sí. La expresión extrema de la derecha fue Rafael Lopez Aliaga, y eso es clave porque el fujimorismo está mas al centro de lo que muchos creen. Estamos ante dos posiciones, una de izquierda y una derecha que tiene mundo popular y eso no te hace extremo. El fujimorismo está en la derecha y tiene espacio de moverse al centro para captar bancadas que quedaron huérfanas de liderazgo como la de Hernando de Soto que terminó cuarto.

Castillo tendría que pactar con la bancada de Mendoza y un sector de Acción Popular, ambos necesitan esos acuerdos para blindarse de una eventual destitución.

Pedro Castillo.


¿Sería una pelea entre populismos?

El fujimorismo representa al establishment, fue populista pero en la actualidad representa la defensa del modelo económico, de la Constitucion de 1993 y la defensa d los intereses económicos mas altos del Perú. Llamarlo populista en el sentido anti-establishent es un error, tiene llegada a los sectores urbanos populares pero anti-estblishment no es. Entiendo que esa es una de las cualidades del populismo.

¿De dónde viene la raíz popular del fujimorismo?

De los inicios. Alberto Fujimori fue populista, tenia una relación directa con la gente, hizo varios referéndum y prescindió de los partidos politicos. También la pobreza bajo y hay una suerte de agradecimiento de los sectores emergentes e integrantes de las escalas sociales más bajas. Luego, Keiko hizo base ahí. Ella tiene estrategia clientelista para las clases bajas y una propuesta programática para el establishment.



Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.