Juan Lobato
"Las posiciones más extremas de Pablo Iglesias no encajan en lo que Madrid necesita"
El número 4 de la lista del PSOE coincide con Gabilondo en el rechazo a una subida de impuestos y acusa a Ayuso de imitar a los independentistas catalanes: "Busca polarizar a la sociedad"

Con apenas 30 años, Juan Lobato se convirtió en el primer alcalde socialista de Soto del Real, su pueblo. Seis años después, y tras haber sido reelegido en los comicios de 2019, el pasado viernes se despidió del ayuntamiento y de la política municipal para tratar de lograr, con Ángel Gabilondo, que el PSOE gobierne la Comunidad de Madrid.

El reto no parece fácil, teniendo en cuenta unas encuestas que dan una clara ventaja a Isabel Díaz Ayuso. Lobato, sin embargo, recuerda que en el actual escenario político, "lo importante no es tanto ganar, sino gobernar". Además, está acostumbrado a afrontar retos complicados: "También parecía difícil en mi municipio hace 18 años, cuando el PSOE tenía un 14 por ciento de los votos. Ahora tiene un 60".

Estamos frente a la Asamblea de Madrid. Ahora, el Grupo mayoritario en la Cámara es el Socialista, pero el Gobierno es del PP. ¿Cómo se la imagina a partir del 4 de mayo?

Creo que va a ser una Asamblea muy igualada, pero espero que tenga mayoría progresista y que seamos capaces de formar un gobierno de progreso que ponga fin a 25 años con lo mismo.

Todas las encuestas, incluida la del CIS, coinciden en dar la victoria en las urnas a Isabel Díaz Ayuso....

Ya. Pero hoy por hoy, en la política española, lo importante no es tanto ganar, sino gobernar. Hace dos años es verdad que ganó el PSOE con un victoria muy clara respecto a Ayuso, pero al final no sirvió de nada para cambiar la vida de la gente, porque hubo una mayoría de Vox, Ciudadanos y PP que hicieron que no pudiera gobernar Gabilondo.

Ahora estamos en una situación en la que puede pasar lo contrario, que Ayuso tenga más votos que el PSOE y que, sin embargo, la mayoría sea progresista, que es el escenario en el que estamos trabajando

¿A qué cree que se debe el fuerte incremento en la intención de voto para Ayuso en apenas dos años?

Es una evolución natural. Es verdad que hace dos años hubo un voto de castigo al PP, que se volcó en Ciudadanos, y ahora Ciudadanos está en la situación que está. Yo creo que eso es lo que explica en gran parte las encuestas que estamos viendo.

De sumar mayoría PSOE, Más Madrid y Podemos, ¿cómo sería el futuro gobierno de Madrid? ¿Monocolor o tripartito?

A lo que aspira el PSOE es a gobernar solo. Es decir: obtener un apoyo parlamentario, esperemos que de una mayoría de grupos, pero gobernar en solitario, con un programa serio que ha montado un equipo que además se está empezando a presentar estos días y que está preparado para gobernar desde el minuto uno. Yo creo que la clave es esa: tener apoyos parlamentarios a un lado y a otro y poder ir gobernando.

¿A un lado y al otro?

Sí. Si entra Ciudadanos, que está por ver, creo que es un partido al que el PSOE debe mirar para que apoye parlamentariamente su labor. Y, por el otro lado, Más Madrid es el socio progresista más próximo al PSOE, y con quien habría que contar en el Parlamento.

Está descartando de esa ecuación a Pablo Iglesias y a Podemos... ¿Comparte la la visión de Gabilondo de que con este Pablo Iglesias no se puede pactar?

Sí. Yo creo que no es momento en Madrid para tener posiciones radicales, ni de un lado ni de otro. Madrid ha pasado un año muy malo, con una pandemia que ha azotado a la Comunidad de una forma brutal, y lo que necesitamos es un gobierno serio, sensato, moderado y de una amplia mayoría centrada. Eso es lo que genera confianza, atracción de la inversión, desarrollo económico y gestiones serias. Y, hoy por hoy, la verdad es que yo creo que el radicalismo de Vox y las posiciones más extremas de Pablo Iglesias no encajan en lo que Madrid necesita.

Pero, según las encuestas, el PSOE necesitaría el apoyo parlamentario de Podemos para garantizar una mayoría...

Podemos ha confirmado que apoyaría una mayoría progresista. Entiendo que será así. En todo caso, será decisión suya. Lo que no creo que convenga es que estén en el gobierno, con unas políticas muy escoradas como las que plantean y que no encajan con la realidad madrileña.

Iglesias, por ejemplo, apuesta por subir impuestos en Madrid, apoyando el plan de María Jesús Montero. No obstante, Gabilondo rechaza aumentar la presión fiscal. ¿Existen discrepancias en este asunto entre el candidato del PSOE y el Gobierno?

Yo creo que no. Una cosa es lo que se está defendiendo no solo por parte del Ministerio de Hacienda, sino también por parte del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la Reserva Federal Americana, y la Unión Europea, que es una reforma fiscal que debe hacer todo el mundo en un escenario post-pandemia. Ninguno de estos organismos están dirigidos por unos rojos peligrosos. Se está analizando cómo reestructurar todo financiera y fiscalmente, y cómo necesitan organizarse los países para el desarrollo del futuro.

Eso no tiene que ver con la posición en Madrid. Con la situación económica que tenemos, no nos podemos permitir, de ninguna manera, una subida de ningún tipo de impuestos. Lo ha dicho la ministra Calviño de forma cristalina. Esa es la realidad que tenemos en Madrid.

Con la situación económica que tenemos, no nos podemos permitir, de ninguna manera, una subida de ningún tipo de impuestos

Además, algunos miembros del Partido Popular prometen mucha bajada de impuestos, pero luego no sucede. La propia Ayuso prometió lo mismo que está prometiendo ahora en la última campaña electoral y no ha bajado ni un euro de los impuestos de los madrileños. Sin embargo, en el PSOE hemos demostrado que cuando conviene, sí que bajamos impuestos. En muchos municipios en los que gobernamos en Madrid, hemos bajado los impuestos, hemos eliminado la deuda y además tenemos un alto porcentaje inversor.

Históricamente, las elecciones de Madrid se afrontan desde una óptica casi nacional, pero desde el PP se está insistiendo mucho en que estos comicios son los de Ayuso contra Sánchez. ¿Cómo lo interpreta?

Es poco serio. Creo que debería dedicarse a gestionar. En esta legislatura no ha aprobado ni un presupuesto. Estamos con los presupuestos que se hicieron hace tres años en vigor, como si no hubiera pasado nada en estos años. ¿Por qué? Pues porque el Gobierno de Madrid ha estado centrado en generar polémicas y conflictos cada día y renunciando completamente a gestionar. Y esto sigue haciendo Ayuso en campaña electoral. No es algo que haya dejado de hacer en ningún momento.

Lleva años protagonizando, simplemente, confrontación con el Gobierno central, en vez dedicarse a gestionar. Y esto puede que le sirva y le haya servido en el corto plazo, pero en el medio es muy grave para los intereses de los madrileños. Lo que necesitamos es un plan de vacunación serio, ordenado, y aprobar unos presupuestos que permitan ordenar una recuperación económica seria, y gestionar toda una Comunidad que necesita que mucha gente tenga apoyos educativos y sanitarios que no tienen.

Lo que está intentando Ayuso es lo mismo que los independentistas catalanes: polarizar a la sociedad en un "o conmigo o contra mí"

Los madrileños no se merecen un gobierno que se dedique a confrontar y a generar conflictos, sino un gobierno que se dedique a gestionar, que es lo que queremos hacer nosotros.

Génova también plantea los comicios casi como un plebiscito: "Comunismo o libertad", "Sánchez o Ayuso"... ¿Se está catalanizando la política madrileña?

Sí. Lo que está intentando Ayuso es lo mismo que los independentistas catalanes: polarizar a la sociedad en un "o conmigo o contra mí". Esto tiene un coste económico y en términos de prosperidad altísimo. Ya lo hemos visto en Cataluña. Desde que se estableció el conflicto catalán la economía se desplomó. En Madrid, el riesgo que tenemos es el mismo: que se polarice a la sociedad, de tal manera que esa conflictividad permanente lastre a la economía, provoque rechazo de los inversiones, y que no venga talento a Madrid. Lo que necesita una empresa para instalarse en Madrid es seriedad, gestión, orden y eficacia, no conflicto permanente. Y eso es un riesgo altísimo que tenemos en Madrid: que esta mujer siga tratando de generar conflictos y radicalismo en vez de gestionar

En esa comparativa con Cataluña, ¿ofrece Gabilondo lo mismo que Illa, en lo que se refiere a apartarse del conflicto y apostar por la gestión? ¿Se puede hacer ese paralelismo entre ambos?

Un paralelismo al cien por cien no existe, pero sí que es verdad que, ante el riesgo de conflicto y de radicalismo que está planteando Ayuso, nosotros planteamos todo lo contrario: que empecemos a dialogar, a escucharnos, a colaborar, a que la Comunidad trabaje con los ayuntamientos y el Gobierno central, cosa que ahora no se hace. Ahí es donde la Comunidad avanzará y sacará todo el potencial que tiene, y que no se está aprovechado.

¿Cuáles son los pilares del programa electoral del PSOE para estas elecciones?

El primer objetivo es la vacunación. No vamos a recuperar el ritmo en esta región hasta que no se haga una vacunación seria y ordenada que nos permita tener mucha más seguridad. Lo segundo es la recuperación económica: la Comunidad de Madrid necesita volver a ponerse en marcha. Para eso hace falta la vacunación y luego hacer una inversión seria de todos los fondos europeos, orientados hacia un modelo de región ambicioso que hoy por hoy Madrid no tiene.

Lo más parecido a un modelo de región que ha ofrecido el PP en los últimos diez años ha sido ser el casino de Europa con Eurovegas

Lo más parecido a un modelo de región que ha ofrecido el PP en los últimos diez años ha sido ser el casino de Europa con Eurovegas. Después de eso no hemos tenido más noticias de un modelo de región para Madrid, y lo que planteamos es orientar los fondos europeos hacia un modelo dinámico, innovador, con un 2% de inversión en I+D+i, con capacidad para gestionar esa puerta que es Madrid entre Europa y América Latina, y entre Europa y África.

Y tercero: conseguir este crecimiento de una forma justa. No puede ser que en Madrid cada vez existan más diferencias, que cada vez haya más jóvenes que no pueden ni siquiera ir a la universidad porque no pueden pagar 3.000 euros en una matrícula universitaria, en una universidad pública. Y eso también es muy malo para la economía, porque genera conflictividad social y porque expulsa el talento. Muchos jóvenes que querrían estudiar en la universidad o en la formación profesional no lo hacen por razones económicas. Hay mucho talento que, en vez de llegar a las empresas y al mercado para que funcionemos mejor como región, se queda en la cuneta.

El primer eslogan de Gabilondo fue el de 'Soso, serio y formal'. ¿Se siente reflejado el PSOE de Madrid en esos adjetivos?

Es un eslogan muy del candidato. El perfil de Ángel es muy claro y es una persona absolutamente seria, ordenada y con unos valores muy profundos y unas ideas muy claras. Y el PSOE de Madrid es un partido serio que ha dado un paso al frente en ambición y en actitud.

Lo que ha sucedido estas últimas semanas, con este nuevo escenario, ha hecho ver que el PSOE tiene hambre, tiene ganas de gobernar Madrid y de explotar todo el potencial que tiene esta región. Aparte de serios y formales, somos un partido con ambición, con ganas y con hambre de gobernar Madrid.

En menos de dos años volverá a haber elecciones a la Comunidad de Madrid. ¿El PSOE de Madrid de 2023 será muy diferente al actual?

Eso no lo sabemos ahora mismo. Desde luego, si ahora gobernamos, el salto que va a dar no ya el partido, sino la región, va a ser muy ambicioso y en dos años da tiempo a hacer muchas cosas, muchas más de las que de las que parece. Sobre todo, después de 25 años donde siempre ha pasado lo mismo. Es verdad que cuesta imaginarse una realidad diferente cuando llevamos 25 años viendo lo mismo, pero el potencial de verdad que tiene Madrid y la ambición de verdad que tiene el PSOE por explotarlo al cien por cien es muy alto, así que espero que en dos años estemos mucho más fuertes. Sobre todo como región.

Estas elecciones, por tanto, ¿son una oportunidad o un problema?

Estas elecciones son una oportunidad para que Madrid dé ese salto que ojalá hubiera dado hace tiempo. También existe un riesgo muy alto de que Madrid se convierta en la primera región de Europa con un gobierno al volante que tenga posiciones muy radicales de ultra derecha: negacionistas del cambio climático, contrarios a la Agenda 2030... Eso supondría un coste enorme para Madrid en términos de imagen en Europa y en el mundo, y también en términos económicos, porque esto no genera atracción para la inversión, sino todo lo contrario.

Y, a nivel del Partido Socialista, ¿estas elecciones son una oportunidad?

Son una oportunidad con la que no contábamos. Una oportunidad de volver a poder plantear a los vecinos el modelo que queremos de región y pedirles su apoyo para que Madrid dé este paso al frente que queremos y que necesitamos.

Juan Lobato, frente a la Asamblea de Madrid.

Lo que sí que está previsto en el calendario orgánico del PSOE es el Congreso Regional a finales de este año. Muchos le sitúan a usted como posible secretario general y, de hecho, apuntan que contaría con el apoyo de Pedro Sánchez. ¿Se siente respaldado por el presidente? ¿Se está pensando dar el paso?

Yo me siento respaldado para ser el número cuatro de la candidatura para Madrid y en lo que estoy ahora al cien por cien es en hacer una buena campaña y en conseguir cambiar Madrid, que es el objetivo. Y luego, una vez conseguido esto, vendrán los congresos, por supuesto.

Yo, en todos los congresos, desde hace 18 años, tengo una posición, una opinión y formo parte del del debate, tratando de explicar cómo creo que debe ser el partido en los próximos años. En este próximo proceso, estoy seguro de que también participaré porque lo he hecho siempre, pero no sé a qué nivel. Ahora, como digo, estoy concentrado en ganar Madrid, que es para lo que estoy aquí. Además, es un trabajo que hago encantado, con mucha ganas y ambición.

Nos centramos entonces en ese puesto número cuatro en la lista de Ángel Gabilondo. Una designación que ha provocado su marcha, el pasado viernes, de la alcaldía de Soto del Real después de seis años al frente del gobierno municipal. ¿Qué balance hace de esa etapa?

Yo hago el balance de un total de 18 años: 12 en la oposición y ahora 6 de alcalde. Y la verdad es que es un balance muy positivo. Primero en lo personal, porque son momentos muy emotivos y han sido cientos de personas las que han estado apoyando, participando con sus ideas, proyectos, y su trabajo directo. Ha sido un placer y una alegría. Lo más bonito que se puede hacer en política es ser alcalde de tu pueblo y la verdad es que esto para mí ha sido un orgullo enorme.

Y, a nivel político, creo que el salto que hemos dado en un municipio como Soto, que venía de una dinámica muy conservadora, ha sido enorme y espectacular en estos años. Hoy por hoy somos un referente en muchos temas, gracias al equipo que ha liderado todo esto, con gente brillantísima. La verdad es que estoy muy contento y orgulloso de todo lo que se ha hecho y de lo que está por delante, porque hay grandes proyectos que se van a lanzar en el futuro.

¿Puede adelantarnos alguno?

Pues acaba de arrancar el proceso de elaboración del Plan General de Urbanismo, que va a definir un modelo de municipio sostenible y moderno. Es un proyecto muy ambicioso, porque consolida el modelo que tenemos de alta calidad de vida para los próximos 30 años. Es un reto gigante que ahora veré desde fuera y como un vecino más, pero también participando y ayudando.

¿Qué ha hecho el actual Gobierno por los ayuntamientos? ¿Y la Comunidad?

Evidentemente, la relación directa la tenemos con la Comunidad Madrid, que es quien se encarga de gestionar las grandes subvenciones a los municipios procedentes del Estado. En un asunto importante como es el tema del Parque Nacional, las subvenciones del Estado se gestionan a través de la Comunidad.

Es verdad que a veces cuesta, porque en esas relaciones entre administraciones, teniendo en cuenta además que el ayuntamiento es una administración tan ejecutiva, tan inmediata, da un poco de rabia lo que cuesta gestionar un simple permiso, una simple autorización a nivel autonómico, y ya no te digo a nivel a nivel nacional, aunque los planes del Gobierno de España han funcionado muy bien.

¿Qué debe aprender la política nacional, y la autonómica, de la municipal?

Sobre todo, el diálogo. Yo diría que la transparencia, el diálogo, y la cercanía que tenemos a nivel local, en la que todos los partidos participamos, nos escuchamos y aprendemos los unos de los otros, es fundamental. Eso hace que los proyectos salgan adelante con una mayor calidad, porque se han escuchado más opiniones y visiones; y también con mucha más contundencia, porque los consensos hacen que los cambios sean reales y para mucho tiempo. Y eso sí que creo que falta a nivel autonómico. Para eso estoy aquí: para intentar que haya más diálogo, más consenso y más eficacia.

¿Ve posible que haya mayor diálogo, mayor consenso a nivel autonómico y a nivel nacional, y menos bilis en la política española en general?

Sí. Lo veo totalmente posible. También parecía difícil en mi municipio hace 18 años, cuando el PSOE tenía un 14 por ciento de los votos y ahora tiene un 60. Conseguimos cambiar ese modelo a través de esta fórmula, que consiste en el diálogo, el consenso, en escuchar a todo el mundo y tratar de trabajar juntos. Se puede hacer exactamente igual a nivel a nivel regional. Es un problema de actitud, de la forma en que se tienen que ver las cosas.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.