Plan de vacunación
Las mutuas sanitarias, sin mecanismos para priorizar a los pacientes con patologías
Muface, Isfas y Mugeju, mutualidades de funcionarios, no tienen acceso a la historia clínica de sus pacientes, por lo que no podrán transferir los datos para que los afectados sean incluidos en el Plan de Vacunación de la Seguridad Social

Las próximas fases del Plan de Vacunación amenazan con convertirse en un quebradero de cabeza para las mutualidades de funcionarios subvencionadas por el Estado. Si los dos millones de afiliados a la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado (Muface), el Instituto Social de las Fuerzas Armadas (Isfas) y la Mutualidad General Judicial (Mugeju) ya han sufrido importantes problemas a la hora de vacunarse, especialmente el colectivo jubilado, tal como contó LPO, los escollos se harán difícilmente solventables cuando se inicie la vacunación de los pacientes con patologías. 

Hasta el momento, las mutualidades han transferido los datos de sus afiliados a las comunidades autónomas, que ostentan las competencias sanitarias. Sin embargo, la falta de directrices por parte del Gobierno a la hora de tratar esos datos ha llevado a hacer imposible la unificación de criterios, y a que en muchos casos los mutualistas hayan sido excluidos de las listas de vacunación, quedando en último lugar para la recepción de la vacuna. 

Habrá un momento complicado, que llegará cuando haya que vacunar a mutualistas con patologías", advierte el CSIF

Más allá de este problema, al que de momento no se ha interpuesto ninguna solución, se avecina uno mayor. El caos al que están sometidos los actuales mutualistas se unirá a la imposibilidad de las mutuas de acceder al historial clínico de sus usuarios, por lo que no podrá seleccionar al grupo de pacientes con patologías graves, un colectivo de mayor riesgo que será vacunado previsiblemente antes que el resto de la población general. 

[Caos en la vacunación de 1,4 millones de afiliados a Muface: "No estamos en la lista"]

Desde CSIF adelantan que "habrá un momento complicado, que llegará cuando haya que vacunar a mutualistas con patologías". El problema radica en que Muface, Isfas y Mugeju no tienen la información sobre las patologías de sus asociados; unos datos que están en poder de las compañías sanitarias con las que tienen concierto -Asisa, Adeslas, DKV, Sanitas...-. Tampoco está claro si esos datos pueden tratarse y transferirse, debido a su marcado carácter confidencial, protegido por la Ley de Protección de Datos. 

En estos momentos no hay ningún cauce por el que las mutualidades puedan tener acceso a esos datos para posteriormente remitir los contactos de este segmento de población a la Seguridad Social para que sean incluidos en los planes de vacunación. "Tendrá que articularse una forma para que esa información pueda ser cedida a las consejerías de las comunidades y que se pueda gestionar", señalan desde el sindicato de funcionarios, donde avanzan que puede suponer "un punto de conflicto". 

[El Gobierno pone en jaque la jubilación a los 60 años de 900.000 funcionarios]

Hasta el momento Miquel Iceta, titular del Ministerio de Función Pública, del que depende la gestión de Muface, la mutua más numerosa con 1,4 millones de afiliados, ha pasado por alto los problemas de coordinación a la hora de administrar la vacuna. Los sindicatos expusieron estos problemas en la reunión del Consejo General de Muface el pasado 25 de marzo y exigieron "igualdad de condiciones" en la administración de la vacuna. Un objetivo que enfrentará nuevos impedimentos en las próximas semanas. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.