Funcionarios
Caos en la vacunación de 1,4 millones de afiliados a Muface: "No estamos en la lista"
Los retrasos en la vacunación de mutualistas afectan en mayor medida a colectivos jubilados por la falta de una directriz clara en la transferencia y tratamiento de datos

La estrategia de vacunación, diseñada por el Gobierno central y aplicada por las Comunidades Autónomas, deja en un limbo a los 1,4 millones de mutualistas de Muface. Los ciudadanos cubiertos por esta mutua están sufriendo serios problemas a la hora de recibir la vacuna contra la Covid-19. En los últimos días se ha priorizado la administración del fármaco a la población de entre 60 y 65 años, dándose la circunstancia de que muchos de los inscritos en Muface no han recibido la llamada del Centro de Salud, dependiente de la Seguridad Social. La inexistencia de una directriz clara por parte del Gobierno central sobre cómo proceder con el traslado y tratamiento de datos de este colectivo ha condenado al caos en la inmunización de los mutualistas; un problema que afecta especialmente a los funcionarios jubilados. 

El plan de vacunación que se está llevando a cabo en las distintas regiones consiste, en la mayoría de los casos, en comenzar a vacunar a las personas de mayor edad, dentro del rango actual de vacunación, e ir descendiendo. Sin embargo, muchos de los funcionarios o beneficiarios de la mutualidad ven cómo están siendo llamados personas nacidas después, y que les han 'saltado' en la lista de vacunación. 

En total, dos millones de funcionarios civiles, miembros de Fuerzas Armadas y Judicatura estarían afectados por estos retrasos, que afectan especialmente a los jubilados

El número total de afiliados a Muface que se ven afectados asciende a 1.481.758, de los cuales 1.012.844 son titulares y 468.914 beneficiarios, según datos facilitados por Muface a LPO a fecha 9 a abril. Estos afiliados pueden escoger entre estar cubiertos por la sanidad pública o por las compañías concertadas Adeslas, Asisa, DKV o el Igualatorio de Cantabria. Las compañías concertadas suponen el 77% de los mutualistas, y no tienen asignado ningún centro de salud de la Seguridad Social, por lo que no tienen ningún lugar de referencia. 

A estos se suman los cerca de 600.000 inscritos en el Instituto Social de las Fuerzas Armadas (Isfas, la mutualidad de las Fuerzas Armadas) y los 90.000 de Mugeju -de la judicatura-. En total, más de dos millones de ciudadanos implicados por la falta de coordinación entre el Ministerio de Función Pública de Miquel Iceta -de quien dependen las mutualidades- y Sanidad, cuya competencia está transferida a las regiones. 

Según ha podido saber LPO, en Isfas también se han interpuesto ya quejas ante la gerencia "sobre el trato que tenemos frente a la Covid-19", al comprobar que los datos de sus afiliados no estaban en la base de datos de la Seguridad Social. "En el centro de salud dicen que no aparezco en su base de datos", asegura a este medio uno de los afectados, que elevó una queja a la mutualidad el pasado febrero. "Si en mi ayuntamiento se les ocurre hacer un cribado masivo con PCR, a los afiliados a ISFAS no nos llamarían. Tampoco nos llamarán de momento si abren la veda de vacunaciones". 

La mutualidad mayoritaria, Muface, también se enfrenta en las últimas semanas a centenares de quejas de sus afiliados por no haber recibido la llamada para vacunarse pese a estar en rango de edad. A finales de febrero, la mutualidad lanzó una campaña para que sus afiliados actualizaran sus datos de contacto que serían posteriormente transferidos a las CCAA para incluirles en el plan de vacunación; El  propio Gobierno se hizo eco de dicha campaña, pero los problemas continúan conforme se ampliando el rango de población a vacunar, actualmente a partir de los 60 años; un rango que comienza a abarcar a la generación del Baby Boom, especialmente numerosa, y cuyo volumen no hace más que multiplicar los problemas.

Los mutualistas jubilados, los más afectados

El colectivo más afectado hasta el momento por las incidencias en la vacunación es el de los mutualistas jubilados, según relatan desde la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF). Desde el sindicato explican que la mayor parte de la vacunación se ha realizado gracias a los datos cedidos por la consejería autonómica adscrita al puesto funcionarial: en el caso de los profesores, por ejemplo, han sido los departamentos de Educación de las distintas regiones los que han facilitado los datos de los trabajadores.

 En el caso del mutualista jubilado al que le corresponde vacunarse por edad, no hay departamento encargado de esos datos. "En todas las comunidades autónomas ha habido incidencias en el personal jubilado. La cesión de datos se ha producido, pero no sabemos en qué momento se pierde esa información. Lo cierto es que los mutualistas se han vacunado tarde. Estos problemas se están produciendo", destacan fuentes sindicales. 

En todas las comunidades ha habido incidencias en el personal jubilado", destacan desde CSIF

En CSIF recibieron al inicio de la vacunación múltiples quejas de familiares de mutualistas de más de 80 años que también estaban encontrando problemas para ser vacunados. Unas quejas que también se trasladan a través de las redes sociales. 

Uno de los casos más sonados en este sentido fue el de la Comunidad de Madrid, donde a finales de marzo el gobierno regional finalmente centralizó la vacunación de los mutualistas de la tercera edad en el hospital Zendal, después de que quedaran 'descolgados' del plan 12.531 mutualistas mayores de 80 años de Muface, 7.500 de Isfas y 522 de Mugeju.

"No estoy en las listas de vacunación"

Mientras Muface insiste en que han cumplido su papel al trasladar a las comunidades autónomas los datos de sus mutualistas, muchos de ellos se están encontrando que no están incluidos en las listas de vacunación.

 "Actualicé mis datos en Muface y me enteré, por casualidad, de que no estaba en las listas de vacunación. Ahora tengo que esperar diez días para que me incluyan y luego, a ver si con un poco de suerte, me dan cita para vacunarme", denunciaba una usuaria a través de Twitter. 

 Ante la falta de canales efectivos de comunicación y la incertidumbre generada en este colectivo, es ya habitual las visitas de los afiliados de Muface a centros de salud de su ciudad para revisar que sus datos estén correctos. En algunos casos, según ha podido saber LPO por algunos afectados, que prefieren preservar su anonimato, se les ha administrado la vacuna de inmediato al comprobar en el centro de salud que se les había 'saltado' en dicho listado. 

Aunque desde la Administración defienden que el fármaco sólo se inocula previa cita concertada desde la Seguridad Social, lo cierto es que la praxis es heterogénea, y algunos ambulatorios están optando por dar directamente la vacuna a los afiliados de Muface reclamantes, ante los problemas encontrados con este colectivo. 

Aunque desde la Administración insisten en que sólo se vacuna previa llamada, algunos centros de salud están administrando el fármaco a los mutualistas que acuden a preguntar al no ser llamados en su turno

Desde Muface admiten que en las delegaciones provinciales "no dan abasto" ante las llamadas telefónicas, en las que tampoco pueden dar ningún tipo de información sobre la citación, y donde únicamente pueden comprobar que sus datos estén actualizados. Desde la mutualidad también admiten que el hecho de que hayan enviado los datos "no quiere decir que [las regiones] los hayan distribuido a centros de salud", sugiriendo que ahí podría estar el problema real. 

Al no estar inscritos los mutualistas a ningún centro de salud público, tampoco tienen ningún lugar de referencia al que puedan acudir. La web de Muface ofrece una escueta explicación de los dispares sistemas que se aplican en cada una de las autonomías. Algunas comunidades autónomas, como Andalucía, han lanzado llamamientos a los afiliados a Muface para que actualicen sus datos directamente en el sistema sanitario del gobierno Regional. En caso de no disponer de identificación electrónica -cosa que ocurre con frecuencia en los mutualistas de mayor edad-, se pide que los interesados soliciten "el cambio de datos de contacto en los centros de salud". 

También la Comunidad Valenciana ha pedido a los mutualistas actualizar sus datos en la web del propio Govern. Mientras, en otras regiones como Aragón, Muface envía un código por SMS o email a sus afiliados dándoles un número de identificación en la sanidad pública para que ellos mismos pidan cita online. 

Desde CSIF se reunieron con Miquel Iceta y denunciaron "la existencia de desajustes en la vacunación de mutualistas" al tiempo que exigieron "medidas" para asegurar la "igualdad de condiciones" en la vacuna

El pasado 25 de marzo se produjo una Comisión General de Muface a la que asistieron los sindicatos y que estuvo presidida por Miquel Iceta, al que expusieron los problemas encontrados en la vacunación. En el encuentro, la mutualidad presidida por Myriam Pallarés alegó que "los retrasos en la vacunación obedecen a la escasez de vacunas y a las decisiones estratégicas que cada CCAA ha implementado (...), no a la cesión de datos de los y las mutualistas por parte de la mutualidad".

El sindicato de funcionarios aprovechó el encuentro para denunciar ante el ministro "la existencia de desajustes en la vacunación de los y las mutualistas de más de 80 años [el rango en fase de vacunación durante el mes de marzo], en diversas comunidades autónomas, que nos han hecho llegar directamente los familiares de las personas afectadas". Así, desde CSIF pidieron directamente a la mutualidad "que se pongan en marcha todas las medidas necesarias para que los y las mutualistas no sean los últimos en los listados y que su proceso de vacunación se desarrolle en igualdad de condiciones que los de su misma franja de edad".

Avalancha de quejas en Twitter

Muface ha achacado a la planificación de las comunidades autónomas los retrasos en la vacunación de sus afiliados. "En varias CCAA ha habido problemas con el encaje de datos porque es una planificación compleja, y cada una de ellas tiene su organización, y esto ha hecho que en algunos casos se retrasen las citas", señala la mutualidad, unas incidencias que "nada tienen que ver" con Muface, alegan.

En las últimas semanas las quejas han arreciado a través de Twitter. Muchas de las personas que acudían a esta vía eran familiares de afectados, que por su elevada edad no siempre manejan con destreza la red social. "Siguen sin llamar a mis padres para la vacunación por ser de Muface. Han llamado ya a bastante gente más joven", denunciaba un usuario.

Las quejas proceden desde distintas comunidades autónomas y todas tienen un factor común: los afiliados de Muface han sido 'saltados' en la lista de vacunación por "no estar en el listado". "Nadie de Muface en el listado y la gente sin vacunar" denunciaba otro usuario en Twitter. 

 "Según ese boletín yo debería estar vacunada, soy docente de secundaria mayor de 55 años de Muface, según sus datos vacunados el 100%. Llevo llamando desde hace más de un mes a todos los teléfonos que me han redirigido. Sin cita", denunciaba una profesora. 

 "Mientras se vacunan nacidos en 1958 y 1959, los mutualistas concertados de Muface nacidos en 1956 no tienen noticias de la vacuna, pero ni en Muface ni en @GVAsanitat dan soluciones ni explicaciones", apuntaba otro. 

" Hola, respecto a la vacunación 60-65 años en Aguadulce (Distrito sanitario poniente Almería). Se están saltando a las personas de Muface y en el tlf disponible no lo entienden. Afecta a mi familia, por favor agradecería ayuda, hay personas más jóvenes vacunadas. Gracias", es otro de los comentarios vertidos en las redes, que en los últimos días ha servido como un canal para tratar de buscar información en medio del caos de las mutuas y las vacunas.



Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
En Euskadi es igual. Han "olvidado" a este colectivo, doy fe de ello.
Mi mujer, nacida en 1944, estaba desaparecida en los listados. Al igual que el resto del colectivo. NADIE DABA RAZÓN DE CUANDO SE IBA A VACUNAR.
Hemos hablado con multitud de personas pertenecientes a Muface y están desesperadas pues la mayoria son de más de 80 años. Es un sin sentido, pues no quiero pensar otra cosa... Ningún responsable político se ha preocupado del problema.
Yo sin embargo ya lo estoy pues pertenezco al Régimen General (Oskidetza) y nacido en 1943.
Gracias a Dios, he resuelto la vacuna de mi mujer hablando directamente con el centro de salud y la persona que me atendió muy amablemente la llamó en cuanto quedaron citas anuladas. Desconozco a la persona pero la estoy muy agradecido.
Pero realmente NO debiera ser así. No hay justificación para no disponer de los ficheros actualizados. Tecnicamente es inadmisible y POLITICAMENTE... totalmente discriminatorio. Me atrevo a decir que anti constitucional.
Espero que "alguien" tome nota del problema y lo resuelva rápidamente.
Muchas gracias.