Génova impulsa la figura del "barón provincial" frente a los líderes autonómicos de cara al congreso de 2022
La dirección nacional busca multiplicar el apoyo a Casado en las ejecutivas provinciales para reforzar su poder interno y garantizarse la reelección al frente del partido el año que viene

"Si las cosas van bien por abajo, en el futuro irán bien por arriba". Es el mantra que recorre la cabeza de la dirección nacional de los 'populares', que hace meses decidió poner en marcha un proceso de renovación orgánica en orden inverso al tradicional. "Lo que queremos son presidentes provinciales que sean respetados por las direcciones regionales y por la nacional", expresan fuentes de la secretaría general del PP. 

La estrategia trata de reforzar al máximo el poder territorial de Pablo Casado, potenciando la figura de lo que irónicamente denominan como "barones provinciales" en contraste con los presidentes regionales. En el horizonte de todo está el congreso nacional de verano 2022, donde el líder del PP deberá enfrentarse a su reelección como presidente del partido, tras haber derrotado a sus contrincantes en las primarias de 2018. 

[Casado y Moreno entierran el hacha de guerra y pactan "listas de unidad" para los congresos de Andalucía]

La consigna que fijó el secretario general Teodoro García Egea era que el cambio de caras se produjese sin luchas encarnizadas entre las diferentes familias del partido resultantes de aquel proceso orgánico. Pero en casos como el de Sevilla se han producido sonoros enfrentamientos entre Génova y la dirección regional del presidente Juanma Moreno. "Ahora ese escenario está completamente pacificado", zanjan las citadas fuentes después de haber conseguido cerrar listas de consenso para los cónclaves pendientes en Huelva, Cádiz, Jaén y Almería.  

Sin embargo, por delante quedan aún otros territorios donde la situación se presenta más que tensa. En Castilla y León, la relación con el presidente Alfonso Fernández Mañueco atraviesa momentos complicados. El líder salmantino tiene abierto un expediente en Génova por haber contratado como asesor en las Cortes regionales al exgerente regional del partido, al que la dirección nacional había despachado con una indemnización para dejar la formación.

Aunque Casado acudió a Valladolid después de que Mañueco lograse superar la moción de censura presentada por el PSOE hace unas semanas, el 'barón' popular tiene en su propia provincia de origen un congreso provincial en el que podría encontrar una candidatura contraria a sus intereses. Algo que, tras las renovaciones pactadas en Valladolid y Ávila, podría extenderse a otras provincias. Desde la dirección nacional confían en que "al final todo se solucione" y creen que no acabará repitiéndose un choque de trenes como el protagonizado en Andalucía.  

En otros casos como la Comunidad Valenciana, Génova ha conseguido colocar a presidentes provinciales afines, que dejan en una incierta situación a la actual presidenta Isabel Bonig, quien apostó en su día por la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Saénz de Santamaría. La dirigente regional, que no ostenta el bastón de mando en el Ejecutivo autonómico, ya ha declarado sus intenciones de presentarse al proceso interno que todavía no tiene fecha. En cualquier caso, asegura no tener miedo a enfrentarse en un proceso de primarias a un eventual candidato respaldado por la dirección nacional. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.