Vacunación
Los inspectores de Trabajo, obligados a intervenir en viviendas de temporeros sin estar vacunados
Los 1.050 funcionarios encargados de controlar las medidas sanitarias en la campaña agraria continúan a la espera de ser incluidos como personal esencial

Los funcionarios de la Inspección de Trabajo se preparan para la campaña agraria, que se intensifica durante los meses de primavera y verano, y reclaman ser vacunados para ejercer unas labores que consideran de especial riesgo, con visitas al campo y la inspección de las viviendas de los temporeros. Unas visitas que deberán hacer sin estar vacunados en la mayoría de los casos, al no haber sido declarados como colectivo esencial en la Estrategia de Vacunación. 

En febrero del año pasado, apenas unas semanas antes de que estallara la pandemia, el Ministerio de Trabajo impulsó un cambio normativo para extender la labor de la Inspección de Trabajo en el sector a agrario y tener acceso también a los alojamientos de los temporeros, en caso de que estuvieran facilitados por los empresarios para trabajadores llegados a España del extranjero con el único fin de  trabajar en el campo. 

El objetivo de estas inspecciones consiste asegurarse de que las condiciones habitacionales cumplían todas las medidas de seguridad e higiene y de que no había indicios de explotación laboral. Con el estallido de la crisis del Covid-19, se añadió a estas labores la comprobación de las medidas sanitarias en el campo, después de que se registraran importantes brotes de coronavirus en el sector agrario en regiones como Aragón o Cataluña, donde se tuvo que dictar el primer confinamiento masivo el pasado verano en la comarca de Sagrià tras detectarse un importante incremento de contagios relacionados con los temporeros.


Así, el Gobierno aprobó (Real Decreto 21/2020 de 9 de junio) habilitar a la Inspección de Trabajo para vigilar las medidas de prevención sanitaria y de higiene relacionada con el Covid en los centros de trabajo y extender actas de infracción en caso de incumplimiento por parte del empleador, teniendo que vigilar aspectos como la ventilación, limpieza y desinfección; distancia de seguridad; distribución de gel hidroalcohólico y mascarillas, además de controlar las medidas de rotación en los centros de trabajo para evitar conglomeración de personas. Unas condiciones que también deben comprobar en los lugares donde residen los temporeros que trabajan en la cosecha y recogida.

Los agentes de Guardia Civil que acompañan en las inspecciones agrarias estarán vacunados, pero no así los inspectores de Trabajo

En concreto, son sólo 1.050 funcionarios de la Inspección de Trabajo los habilitados para llevar a cabo estas tareas: 965 inspectores de Trabajo y Seguridad Social y 85 subinspectores de Prevención. Este millar de funcionarios también debe verificar el cumplimiento de las medidas en otros lugares de alto riesgo, como hospitales, residencias o viviendas de temporeros.

A las inspecciones en el sector agrario, los inspectores de Trabajo acuden con la protección de la Guardia Civil, cuyos agentes ya están siendo vacunados por formar parte de los colectivos esenciales. Se da la circunstancia de que, mientras los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que acompañan en estas labores están siendo vacunados, los que las realizan continúan a la espera de recibir la vacuna. Además, algunas autonomías han puesto en marcha la vacunación para los trabajadores del campo, que en algunos recibirán el fármaco antes que los funcionarios que deben comprobar las instalaciones donde trabajan y residen. 

Reunión entre Inspección de Trabajo y Salud Pública

No es la primera vez que los sindicatos de la Inspección de Trabajo reclaman ser incluidos en los planes de vacunación. Por este motivo, el director general del organismo, Héctor Illueca, mantuvo el 26 de marzo una reunión con la directora general de Salud Pública, Pilar Aparicio, para pedirle su inclusión. La responsable sanitaria reconoció la necesidad de vacunar a este colectivo "de riesgo" y se mostró partidaria de incluirles en el colectivo número 6 en la estrategia de vacunación, que contempla al personal esencial. 

Aparicio, en una reunión posterior con las Comunidades Autónomas, trasladó verbalmente esta directriz, aunque no la puso por escrito ni incluyó a los funcionarios de la Inspección de Trabajo en la Estrategia de Vacunación. Un silencio que ha dejado al situación de inspectores y subinspectores al albur de los gobiernos regionales, que tienen las competencias sanitarias. 

Mientras algunos territorios como La Rioja o Cataluña han iniciado el proceso para la vacunación para la Inspección, en la mayoría de casos no han sido contemplados como población prioritaria, y se mantienen expectantes, ante la inminencia de que se intensifiquen sus actuaciones en la campaña agraria con la llegada de la recogida.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.