Yolanda Díaz se estrella con la patronal: la CEOE rechaza derogar la reforma laboral
La reunión impulsada por la vicepresidenta acaba sin ningún avance tras cuatro horas. Los empresarios advierten que la propuesta de Trabajo va en contra de los criterios de Europa

La tercera reunión de la mesa del diálogo social para abordar la derogación de la reforma laboral del PP, prioridad de la nueva vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz, se ha saldado este miércoles sin apenas avances. En contra de la voluntad del Ministerio de Trabajo, la patronal sigue pensando que no es momento de tocar los aspectos más polémicos de la normativa aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2012. 

Las partes se han emplazado a un nuevo encuentro el próximo miércoles a las diez de la mañana, pero las posiciones de los agentes sociales se mantienen muy alejadas. "No ha habido negociación. De nuevo estamos intentando hacer entender a la patronal que tiene que entrar a negociar", relatan fuentes sindicales a LPO. 

Tras analizar la propuesta puesta encima de la mesa por el secretario de Estado de Empleo y Economía Joaquín Pérez Rey, desde la CEOE trasladan que "las reformas que plantea el Gobierno no van en la dirección que solicita Europa". Consideran que "al restar flexibilidad a las empresas podrían acentuar la difícil situación actual y la pérdida de empleo". 

[Examen a los ERTE un año después de su aprobación: su eficacia se desplomó a partir de junio]

Desde UGT aseguran que los representantes de los empresarios se han "negado a debatir" los puntos expuestos y que siguen mostrando su reticencia a abordar los cambios planteados por Trabajo. Los enviados de CEOE y Cepyme pretendían "delimitar los temas a tratar" antes de entrar a estudiar cualquier reforma. 

Precisamente, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, aseguró este martes que la patronal "no va a negociar a cachitos ni a trocitos las cosas". "Si se tiene que negociar", vino a decir, hay que "saber dónde está el principio y el final". Su prioridad y la de Cepyme sigue estando en las políticas activas de empleo, la reducción de la dualidad del mercado laboral español y la limitación de los tipos de contratos.

Para UGT, la patronal busca "dilatar" lo máximo posible el avance de unas conversaciones que se antojan muy complicadas para Díaz, que pretende derogar antes del verano -con acuerdo o sin él- algunos de los denominados aspectos "más lesivos" de la legislación aprobada por el PP. "La patronal se ha cerrado en banda y ha dicho que en absoluto va a entrar a negociar la propuesta que ha presentado el Gobierno", insisten a LPO fuentes sindicales. 

En este sentido, los representantes de los empresarios se habrían mostrado contrarios, por ejemplo, a aceptar que desaparezca la prioridad aplicativa del convenio de empresa frente al sectorial, uno de los puntos que están encima de la mesa. "Si una parte se opone constantemente a negociar porque quiere negociar otras cosas, tendría que presentar una propuesta por escrito, algo que no ha hecho", se quejan las fuentes consultadas. 

Por contra, desde CCOO ven el encuentro de forma más optimista y remarcan que a pesar de "la resistencia de la patronal, se ha entrado en los contenidos". Otras fuentes del diálogo social dicen haber visto "avances" y aseguran además que el Ministerio "se ha abierto" a la posibilidad de estudiar fórmulas de flexibilidad interna en las empresas, "siempre que que no supongan devaluación salarial ni pérdida de derechos para los trabajadores".  

Trabajo se ha abierto a fórmulas de flexibilidad interna, siempre que no supongan devaluación salarial ni pérdida de derechos

Los sindicatos, por su parte, consideran que ya existen mecanismos suficientes de flexibilidad interna firmados en el Acuerdo de Empleo y Negociación Colectiva (AENC) de 2012, justo antes de que entrase en vigor la reforma del PP. "No vamos a ir a otros elementos de flexibilidad que no sean los que acordamos ese año", advierten.

Entre las primeras propuestas de Trabajo está que haya preferencia del convenio sectorial frente al de empresa en materia de salarios. Así se lo planteó la semana pasada Pérez Rey a los interlocutores sociales en un borrador de cinco páginas, que trata de volver a los planteamientos que se vieron paralizados en marzo de 2020 por la declaración del primer estado de alarma.

Por ejemplo, en materia de subcontrataciones; uno de los puntos que más rechazo genera en la patronal. También se busca suprimir los límites a la ultraactividad de los convenios, para que se prorroguen de forma automática aunque no haya otro pactado cuando caduquen. Tras las más de tres horas de encuentro, las partes harán nuevas aportaciones antes de la siguiente reunión para intentar algún punto de encuentro. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.