Cataluña
Junts tensa la cuerda y paraliza 20 días las negociaciones con ERC
El tiempo juega en contra de Pere Aragonés, y los neoconvergentes estiran los plazos para desgastar así al candidato recapublicano

El partido de Carles Puigdemont aumenta su presión sobre ERC para hacer president a Pere Aragonés en la única fórmula posible de un Govern independentista. En las últimas horas Junts ha paralizado las negociaciones para un acuerdo de investidura tras el nuevo desencuentro sufrido a cuenta de la salida de Jaume Alonso-Cuevillas de la Mesa del Parlament y las desavenencias por el futuro sustituto. Las conversaciones prevén retomarse a finales de mes, en un gesto que pretende añadir presión a los republicanos.

Los debates internos en el seno de Junts sobre una eventual repetición electoral y sobre el cariz del acuerdo con ERC, si de Gobierno o sólo de investidura, ejercen una desestabilización continua en la negociación. Y el principal damnificado es el presidenciable, Pere Aragonés. El candidato republicano accedió a un pacto con los neoconvergentes para hacer presidenta del Parlament a Laura Borrás para allanar el acuerdo que le llevara al Palau de la Generlaitat. Aunque en un primer momento condicionó su nombramiento al pacto de Govern, temrinó cediendo. Y menos de un mes después, en lugar de facilitar dicho acuerdo, la dirigente de Junts aprovecha su cargo -actualmente la máxima autoridad política en Cataluña- para tomar las riendas y marcar los plazos a su supuesto aliado. 

[ERC se planta ante Puigdemont: sus encuestas apuntan a una caída de Junts si se repiten elecciones]

En el Parlament dan por hecho que se abre una "pausa" en las negociaciones Junts-ERC que se retomarán después del puente de Sant Jordi, la última semana de abril. Por entonces, se habrá cumplido el ecuador para conseguir una investidura efectiva, después de que los convergentes ya hicieran descarrilar el primer intento de Aragonés para llegar a la Presidencia en su investidura fallida del pasado 12 de marzo, donde evitaron hacerle president alegando las diferencias programáticas. 

Si el 26 de mayo no hay Govern se convocarán automáticamente elecciones en Cataluña

Tras descarrilar el primer intento, ambos partidos independentistas se dieron de margen hasta después de Semana Santa para reiniciar un nuevo intento de entendimiento. Sin embargo, Junts sigue tensando la cuerda y ha vuelto a posponer la mesa de negociación. Todo ello, con una fecha en el horizonte: si el 26 de mayo no hay Govern, se convocarán automáticamente elecciones.

"Cada día que pasa sin que Aragonés sea president, es un día más de desgaste", señalan fuentes conocedoras, que apuntan que el objetivo de Junts es minar al próximo candidato para ganar poder de negociación en un eventual acuerdo. "Saben que tienen la sartén por el mango". Los votos de Junts son necesarios para investir a Aragonès, una vez ratificada la negativa de PSC para hacerle president y tras el fracasado intento de los comuns de lograr una coalición de izquierdas similar a la del Consejo de Ministros. 

Los últimos acontecimientos han enfrentado aún más a los partidos de Borrás y Aragonés. La presidenta del Parlament enseñó la puerta de salida a Alonso-Cuevillas después de que éste se opusiera a la estrategia de confrontación de la Mesa y cuestionara que los diputados se expusieran a ser inhabilitados por aprobar resoluciones meramente "declarativas" y ya condenadas por la justicia. Una afirmación que iba en contra del camino abierto por Borràs, que cuando fue elegida el pasado 12 de marzo prometió seguir la estela de la ex presidenta Carme Forcadell, condenada por desobediencia y sedición. Alonso-Cuevillas, abogado de Puigdemont, ha presentado su renuncia formal este mismo miércoles, en un gesto que también evidencia las tensiones entre el partido en Cataluña y la 'delegación' de Waterloo. 

Los republicanos exigen "un acuerdo global"

Junts anunció su sustitución por Aurora Madaula, pero el republicano Roger Torrent ya ha advertido que el cambio no será automático y condicionó el apoyo de su partido a la nueva candidata a un "un acuerdo global" que incluya la investidura y formación del nuevo Govern. Los republicanos buscan así asegurar la investidura de Aragonés a cambio de permitir a Junts mantener su representación. 

Mientras tanto, los comunes, que quedaron fuera del órgano, han propuesto que entre su diputado Lucas Ferro, una opción poco probable que sólo saldría adelante con los apoyos de PSC y ERC. La CUP ya ha adelantado que apoyará al nuevo candidato de Junts, aumentando la presión sobre los republicanos, que completan el bloque independentista. 

Sin embargo, desde ERC no quieren dar más oxígeno a los de Borràs sin tener ninguna certeza sobre su futuro y se resisten, de momento, a aceptar sin condiciones a su nuevo candidato para ocupar la secretaría segunda de la Mesa. Sin embargo, la dirigente de Junts tiene potestad para fijar las sesiones parlamentarias, con el poder que conlleva para dilatar los plazos y desgastar a Aragonés, visto como un rival más que como un aliado. 


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.