Política
Podemos renuncia a hacer auditorías externas de sus cuentas
El partido de Pablo Iglesias lleva evitando los exámenes independientes a sus finanzas desde 2017 y el pasado año eliminó esta exigencia

 Podemos incumple de nuevo sus propias normas y renuncia a la Auditoría Externa de sus cuentas obligada en el partido. La formación de Pablo Iglesias no realiza el análisis de sus cuentas desde el ejercicio de 2017; en los años posteriores, la organización se ha amparado en las elecciones o en la reestructuración interna para no someter su economía a un examen técnico. 

En Vistalegre 2, en febrero de 2017, se aprobó un Documento Organizativo que estuvo vigente hasta el pasado mayo, cuando se celebró la Tercera Asamblea Ciudadana Estatal, donde Podemos se adaptó a sus líderes. En este texto se contemplaba la obligatoriedad de tres análisis distintos de sus cuentas para garantizar su limpieza. 

Documento Organizativo de Podemos vigente desde 2017 hasta mayo de 2020.

"Podemos es la única organización política de nuestro país que publica sus cuentas de tal forma que la ciudadanía puede conocer todos y cada uno de los gastos e ingresos de la organización", detalla el partido. "Por eso en Podemos se ejercerá siempre una triple auditoría: Tribunal de Cuentas, Portal de Transparencia y Auditoría Externa".

De este triple examen, el partido sólo cumple satisfactoriamente con el Tribunal de Cuentas, al estar obligado por la Ley Electoral para fiscalizar el uso de los recursos público-privado de las organizaciones políticas. El Portal de Transparencia se ha convertido en Podemos en un elemento puramente decorativo, y se actualiza cada dos años, eliminando las referencias a sus dirigentes que sí aparecían inicialmente en el portal. 

Actual Documento Organizativo de Podemos, vigente hasta mayo de 2020.

La Auditoría Externa es un requisito que Podemos lleva incumpliendo desde hace tres años, y que Pablo Iglesias ha eliminado en los nuevos reglamentos internos, donde se asegura, en el apartado de "transparencia" donde antes se requerían las tres condiciones, que "la fiscalización más importante es la opinión pública".

 Asegura así que en el Portal de Transparencia se reflejan, entre otras cosas "las donaciones de nuestros cargos públicos, cargos de gobiernos y asesores". Una máxima que tampoco se cumple, ya que Podemos no actualiza este espacio desde antes de su entrada en el Gobierno. En el actual Documento Organizativo se ha suprimido cualquier referencia alguna a la auditoría externa de las cuentas. 

Pese a que se ha eliminado esta exigencia, Podemos ya incumplió este requisito durante dos ejercicios, 2018 y 2019, por distintos motivos. En el último informe de control interno, relativo a 2019 y al que ha tenido acceso LPO, justifica la renuncia a la auditoría en la carga de trabajo del área financiera del partido.

"En este ejercicio se ha prescindido de los servicios auditores externos a causa del esfuerzo que ha supuesto realizar el consolidado de 210 entidades en las cuentas anuales, derivadas del periodo electoral en su mayoría". Algo que, alegan, "ha generado durante el primer trimestre de 2020 un volumen de trabajo contable cuyas dimensiones ha requerido toda la atención de los equipos implicados". 

En este punto, Podemos alaba la labor del Tribunal de Cuentas, que en sus últimos informes auditores ha mostrado serias dudas sobre la financiación electoral del partido, denunciando la falta de especificidad de sus contratos y poniéndolos en duda. La formación no parece tener en cuenta estas circunstancias, y no duda en aferrarse a ese informe para restar importancia a la auditoría independiente. "La experiencia en relación a la fiscalización de partidos, tras cuatro años contratando servicios privados de auditoría, nos demuestra que el equipo técnico del Tribunal de Cuentas realiza un trabajo óptimo", detalla. 

[Iglesias y Montero recortan un 50% sus donaciones tras cambiar en secreto las normas durante 2019]

Aunque la organización hace referencia a "cuatro años" de auditorías externas, lo cierto es que esta afirmación se refiere al periodo entre 2014 y 2017. En 2018 Podemos también renunció a este examen externo de sus finanzas, según el informe interno relativo a ese año. En aquella ocasión, lo justificaban en las convocatorias electorales. 

"En este ejercicio no se ha procedido a realizar una auditoría externa debido al solapamiento de comicios electorales, (Elecciones Generales del 28 de abril de 2019 y las Elecciones Autonómicas, Municipales y Europeas de mayo de 2019), durante el primer semestre del año 2019. Estos eventos junto con el cierre anual de 2018 suponen un volumen de trabajo cuyas dimensiones requieren la atención del 100% de los recursos del partido y han impedido simultanear en esta ocasión una auditoría externa de las cuentas de 2018", detallaba la formación.

[La UDEF sospecha que Podemos desvió la subvención electoral para las generales a través de Neurona]

En la última auditoría realizada a Podemos, referente a 2017, la empresa Auditoría Operativa Barcino SL pone en duda alguno de los aspectos de las cuentas moradas. Así, asegura que reconocer los ingresos de las donaciones de cargos públicos "supone un riesgo de nuestra auditoría, en tanto que la determinación de resultado del ejercicio depende en gran medida de este aspecto".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.