Técnicos de Sanidad Exterior califican de "marketing" la exigencia de PCR negativa en la frontera francesa
La Policía advierte que no hay personal para los controles. Los ministerios de Sanidad, Interior y Política Territorial admiten falta de planificación a pocas hora de que entre en vigor la medida

La frontera terrestre con Francia lleva desde el pasado año sin ningún control sanitario por parte de las autoridades españolas. Mientras el foco estaba puesto en aeropuertos internacionales como el de Madrid-Barajas, los viajeros procedentes del país galo podían acceder sin problema por los pasos fronterizos que van desde  Guipúzcoa hasta Gerona. Sin embargo, el revuelo mediático causado por las imágenes de turistas franceses de fiesta en las calles del centro de la capital llevó este viernes al Ministerio de Sanidad a cambiar de criterio y exigir una prueba PCR negativa realizada con 72 horas de antelación a los viajeros que quieran pasar a España desde el país galo por vía terrestre.

Para la Asociación de Médicos de Sanidad Exterior (AMSE) -el cuerpo encargado de controlar la salud en las fronteras españolas- se trata de una "medida de marketing" que choca con la escasez de medios humanos y materiales necesarios para llevarla a cabo de una manera efectiva. "La única manera de controlarlo es cerrar la frontera como se ha hecho con Portugal para todo viaje no imprescindible", dice a LPO su presidenta, Mar Faraco. 

[Sanidad ignora a los sindicatos médicos y expone a los estudiantes MIR a contagiarse en el examen]

 "Ni hay personal de Sanidad Exterior que pueda controlar esas fronteras ni hay un refuerzo de seguridad para hacer lo que se hace en los aeropuertos", prosigue. La Orden firmada por Carolina Darias el pasado sábado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), prevé recurrir a las Fuerzas de Seguridad del Estado para realizar las comprobaciones de los documentos que aporten los viajeros, cuya verificación de la autenticidad tampoco es tarea sencilla. Este lunes, la Policía Nacional detenía en La Jonquera a 31 ciudadanos rumanos que trataban de acceder a Francia con PCR falsificadas. 

Además, la orden excluye de presentar la PCR a los profesionales del transporte por carretera en el ejercicio de su actividad profesional, los trabajadores transfronterizos y los residentes en zonas fronterizas, en un radio de 30 kilómetros alrededor de su lugar de residencia. 

Esto obligaría -en teoría- a estudiar la situación de los ocupantes de cada vehículo y comprobar desde qué zona del país galo proceden. La norma contempla que se diferencie en función de la tasa de incidencia de las diferentes regiones francesas. "Si en los aeropuertos es complejo, en la frontera terrestre más todavía", añade Faraco. Además -dice-"los policías no son sanitarios ni tienen por qué saber hacerlo".  

El mero hecho de tener que hacerte la PCR antes de coger el coche, puede que le quite las ganas a más de uno

Reconoce, eso sí, que la exigencia de la prueba tendrá un "carácter disuasorio", que contribuirá a rebajar el número de viajeros procedentes de Francia que deciden cruzar a España para desplazamientos que no son de extrema necesidad. "El mero hecho de tener que hacerte la PCR antes de coger el coche, puede que le quite las ganas a más de uno", apunta.  

Cuando se implantó la exigencia de PCR negativa en puertos y aeropuertos, fuentes del Ejecutivo esgrimieron, entre otras cosas, que esa medida podría ocasionar un colapso del tráfico rodado. Por ahora, en las subdelegaciones del Gobierno de las provincias afectadas por la medida guardan silencio sobre el dispositivo previsto para hacer cumplir la norma. 

Por su parte, fuentes policiales de Girona consultadas por LPO reconocen que, ahora mismo, "no hay personal suficiente para hacer estos controles" y que "no se va a montar ningún dispositivo especial". Aunque se ha trasladado esa problemática a las altas instancias, aún no se ha comunicado el envío de agentes de refuerzo. 

Desde el Ministerio del Interior aseguran que aunque es Sanidad Exterior quien tiene la competencia de realizar las comprobaciones, incrementarán la presencia policial en los pasos fronterizos si así se lo requiere el ministerio de Darias. En este último departamento también evitan ofrecer ningún detalle sobre la operativa o sobre si está previsto contratar personal sanitario de compañías privadas, como se ha hecho para reforzar el servicio en los aeropuertos. 

Asimismo, tanto Sanidad como el Ministerio de Política Territorial y Función Pública, ahora en manos de Miquel Iceta, se pasan la pelota de uno a otro acerca del número de funcionarios de Sanidad Exterior que prestan servicio en las provincias afectadas por la medida. Este servicio, el único en materia sanitaria que permanece centralizado, tiene una dependencia jerárquica del ministerio de Darias, pero su personal está integrado en la cartera dirigida por Iceta.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.