Economía
El FMI, dispuesto a sumarse a la ola expansiva de emisiones respaldada por EEUU y el BCE
Su directora, Kristalina Georgieva, ha afirmado que el FMI "está decidido a hacer todo lo posible para reponernos de la peor crisis desde la gran depresión"

La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), la búlgara Kristalina Georgieva, anunció este miércoles que propondrá al directorio del organismo la emisión de derechos especiales de giro por un montante equivalente a 650.000 millones de dólares para todos los países miembros.

Los derechos especiales de giro (DEGs) son un activo de reserva internacional, lo más parecido a una moneda que tiene esta institución. Su valor no es equivalente al dólar, sino que se basa en un promedio ponderado de distintas monedas, entre las que se incluyen el euro y la libra esterlina, además de la moneda norteamericano y de Japón y China.

De todas maneras, la decisión todavía no se ha tomado y la siguiente reunión es en el mes de junio. Incluso en caso de avanzar, esta medida tampoco se aplicará de inmediato, sino unos meses más tarde. Esta burocracia contrasta con la urgente necesidad de muchos de los países socios del organismo, que dependen de esta inyección monetaria para poder engrosar sus reservas y hacer frente a distintos pagos.

El FMI está decidido a hacer todo lo posible para reponernos de la peor crisis desde la gran depresión

Georgieva lo sabe y sus declaraciones van a tono con la magnitud del impacto económico del Covid en todo el mundo: "El FMI está decidido a hacer todo lo posible para reponernos de la peor crisis desde la gran depresión. Sabemos que los recursos son muy necesarios para que los países miembros ayuden a combatir la pandemia, incluido el apoyo a los programas de vacunación y otras medidas urgentes"

En caso de aprobarse, sería la quinta emisión de este tipo en la historia del fondo, que fue creado en 1945 en la conferencia de Bretton Woods que marcaría la historia económica de la postguerra. La ampliación de DEGs se realizó por primera vez en 1970, luego en 1972 y dos veces en 2009. Como se evidencia, no es una política regular sino que está reservado para momentos de crisis.

[La reserva federal de EEUU sostiene las tasas en mínimos históricos]

De esta manera se sumaría a la política que parece ser más que una moda en las finanzas internacionales, la de la emisión de moneda para intentar contener los quebrantos masivos y las caídas en cadena.

Recordemos que tanto el tesoro norteamericano como su banco central están tomando medidas de una magnitud inédita con este objetivo. El Banco Central Europeo, aunque con menos potencia, también se viene ubicando en la misma concepción y las últimas declaraciones han sido para reafirmar este rumbo.

La emisión sin generación de valor difícilmente podrá cumplir con el objetivo de rescatar a la economía mundial de la crisis. La política que se viene llevando adelante puede estar aminorando el impacto, pero de ninguna manera es una solución sostenible a los problemas planteados. A medio plazo los puede agravar, poniendo en jaque la solidez de la estructura monetaria mundial. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.