Podemos
Un sector de Podemos advierte a Yolanda Díaz sobre la oferta de Iglesias: "Es un regalo envenenado"
Advierten de que la futura vicepresidenta tercera no tendrá control sobre el partido, y amenaza con generar una "guerra" entre la facción institucional y orgánica

 "Un regalo envenenado". Así describen en las últimas horas la propuesta lanzada el lunes de la semana pasada por Pablo Iglesias, que anunció por sorpresa su salida del Consejo de Ministros y nombró como sucesora a Yolanda Díaz, que ni siquiera estaba al tanto de esta oferta antes de que se anunciara. 

La ministra de Trabajo, que pasará a ser vicepresidenta tercera una vez que Iglesias abandone el Gobierno, admitió este lunes haberse quedado "de piedra" con el ofrecimiento del líder de Podemos para ocupar un lugar destacado en el Ejecutivo y ser la próxima candidata a las generales, aunque la dirigente no esté inscrita en el partido

Las resistencias de Sánchez por dejarle la vicepresidencia segunda por encima de Economía amagaron con provocar una crisis en la coalición, por el enrocamiento de Podemos en mantener los cargos. El incendio fue rápidamente sofocado por Díaz, que aceptó la propuesta del presidente de manera inmediata, evitando un nuevo choque frontal. "No me van encontrar nunca, y mi historia creo que me avala, discutiendo por puestos. Jamás", explicó la ministra en los pasillos del Congreso este lunes, cuando se cumplía una semana de la proclamación de Iglesias. 

[El liderazgo de Yolanda Díaz amenaza la supervivencia de Iñigo Errejón]

Sin embargo, este primer escollo solventado por Díaz amenaza con ser el primero de muchos en el seno del Gobierno, según le advierte un sector de Podemos. Esta opinión considera el nombramiento de Iglesias como candidata, cuando ni siquiera hay fecha para las elecciones generales, es una forma de "quemarla" y desgastar su perfil para que ocupe un papel en el Ejecutivo al que puedan marcar el paso desde la organización.  

Asumen también que aunque la futura presidenciable sea la cara visible de la candidatura de Unidas Podemos, en ningún caso tendrá el control del partido, que volvería a recaer sobre el núcleo duro actual una vez que se renueven los órganos en la próxima Asamblea Ciudadana Estatal, donde Irene Montero podría concurrir a liderar la formación, apoyada en su núcleo duro, formado por Juanma del Olmo, Pablo Echenique, Isa Serra o Rafa Mayoral. 

Una circunstancia que viene agravada por los recelos que guarda Montero hacia la ministra de su Trabajo, que ha destacado por su labor desde su entrada en el Consejo de Ministros, a diferencia de la número dos de Podemos, a quien el ala socialista del Gobierno ha impedido sacar adelante las medidas estrella de su programa. Aunque Iglesias sí mantiene una excelente relación con Díaz, no así su equipo más próximo, que también recela de la dirigente gallega por suponer una amenaza al statu quo establecido en la organización.

[ Sánchez baraja elecciones generales tras el 4-M si Iglesias sale derrotado en Madrid

"Ha hecho un Errejón hacia arriba", argumentan estas voces, que comparan el lanzamiento de Yolanda Díaz con el movimiento de Iglesias en 2017, cuando propuso a su entonces número dos como candidato de Podemos en la Comunidad de Madrid. Una oferta trampa, puesto que contaba con parte de la lista electoral pero no tenía el control de la federación madrileña, liderada entonces por Ramón Espinar. 

Este movimiento consistiría en anunciar su candidatura con antelación para ejercer cierto desgaste y, al mismo tiempo, forzarle a mantener a personas de la confianza de Iglesias. Advierten de que Díaz tendrá detrás un Podemos que no controlará, y donde el que no tendrá mando en plaza. "Una candidatura sin partido", argumentan.

Pese a las opciones de se configure un "modelo PNV", con una bicefalia entre partido y representación institucional, este sector del partido muestra su escepticismo y avanza que anticipará "una guerra constante".  "No puedes ser candidato y no tener apoyo orgánico del partido", advierten, recordando lo que le ocurrió a Pedro Sánchez en 2016, cuando era de facto el líder socialista pero no tenía el control del PSOE, lo que le llevó a ser defenestrado en el traumático Comité Federal. 

[Podemos modifica sus normas internas para que Yolanda Díaz pueda ser candidata sin estar inscrita]

Aunque Yolanda Díaz siempre ha mostrado su aversión a las dinámicas internas de los partidos, estas fuentes consideran "inviable" la coexistencia pacífica de la candidatura de Díaz, caracterizada por su transversalidad y su capacidad de negociación, con el actual núcleo duro de Podemos, donde prima la política de máximas y donde no parecen dispuestos a ceder el control de la organización. 

Advierten también del próximo papel de Iglesias una vez abandone el Consejo de Ministros. El líder de Podemos tendrá desde entonces una posición mucho más cómoda para valorar sin ambages la deriva de la coalición y para ahorrarse cualquier cortapisa a su socio de Gobierno. 

Un extremo que puede añadir dificultad al papel de Díaz, que tendrá que ejercer como máxima representante de Unidas Podemos en la coalición al tiempo que amainan las embestidas por parte del aparato, preparado para romper en caso de un adelanto electoral cada vez más probable. En caso de un eventual batacazo en las generales, Iglesias y los suyos también se blindarán ante las críticas tras haber cedido a Díaz la cabeza de lista.  

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.