Elecciones generales
El liderazgo de Yolanda D√≠az amenaza la supervivencia de I√Īigo Errej√≥n
El perfil de la futura candidata de Podemos a la presidencia de Gobierno ocupa el espacio ideológico del dirigente, que apela a un electorado de izquierda radical disconforme con la línea de Iglesias

 La irrupci√≥n de Yolanda D√≠az como la futura candidata de Unidas Podemos hace tambalear algunas piezas de la izquierda, e I√Īigo Errej√≥n es una de las que tiemblan con m√°s fuerza. La sucesora designada por Pablo Iglesias para aspirar a la Presidencia del Gobierno altera la hoja de ruta de M√°s Pa√≠s, el proyecto nacional que lanz√≥ el ex n√ļmero dos de Podemos hace un a√Īo y medio, ante la repetici√≥n electoral de 2019. 

El diputado por Madrid perfil√≥ su figura como la ant√≠tesis de Iglesias tanto en formas como en fondo. Aunque ambos compart√≠an el proyecto, el principal debate que desgarr√≥ Podemos fue sobre c√≥mo llegar a esos objetivos, si mediante el pactismo, aunque conllevara concesiones, o mediante el planteamiento de exigencias irrenunciables, aunque llevara a la ruptura. 

Este debate de fondo, que se plante√≥ en Vistalegre 2, fue acompa√Īado de una diferencia sustancial en las formas; frente a la dureza del l√≠der morado, Errej√≥n abogaba por una transversalidad que se instalaba tambi√©n en el c√≥mo y que abogaba por un car√°cter m√°s conciliador tambi√©n hacia el adversario pol√≠tico. El dirigente madrile√Īo se perfil√≥ la figura para encarnar la izquierda amable que se present√≥ a las elecciones de Madrid en primavera de 2019 con M√°s Madrid para despu√©s dar el salto nacional en oto√Īo. 

Una apuesta, bajo la plataforma de M√°s Pa√≠s, que por entonces gener√≥ dudas entre los suyos y que demostr√≥ su fracaso en las urnas, obteniendo √ļnicamente dos diputados -el propio Errej√≥n y otro de Equo- y otro de Comprom√≠s, su aliado valenciano. 

Despu√©s del distanciamiento entre la plataforma nacional y M√°s Madrid, el proyecto original del errejonismo, el dirigente mantiene su apuesta nacional como √ļnica plataforma para pervivir en la pol√≠tica, con el objetivo de ampliar su representaci√≥n en todo el pa√≠s. Lejos de amilanarse por los malos resultados de las √ļltimas generales, el dirigente ha puesto en marcha la maquinaria en los territorios para tener federaciones que puedan concurrir en unos eventuales comicios, un escenario donde Yolanda D√≠az podr√≠a herir de muerte a M√°s Pa√≠s. 

[El peor balance de Podemos en la coalición: sangría de voto al PSOE y un tercio de 'desencantados']

El partido nacional de Errej√≥n bebi√≥ electoralmente de la aversi√≥n que generaba el l√≠der de Podemos entre el propio electorado de izquierdas. Con un perfil menos agresivo que Iglesias, su ex n√ļmero dos supo captar los votos del 'anti pablismo'; la muestra de ello se dio en Madrid, donde el espacio que ocup√≥ en Podemos, que en 2015 obtuvo 27 diputados, se conserv√≥ gracias a M√°s Pa√≠s, que consigui√≥ 20 esca√Īos frente a los 7 de los morados. 

El √©xito de la candidatura madrile√Īa de I√Īigo Errej√≥n se debi√≥ a que moviliz√≥ a un sector de votantes que no hubieran apostado por el partido de Iglesias. Pero el fen√≥meno perdi√≥ parte de su efecto en la repetici√≥n electoral, tras el abrupto abandono de Madrid para cumplir las aspiraciones nacionales; y el efecto podr√≠a acabar definitivamente en las pr√≥ximas elecciones generales, que amenazan con precipitarse tras el √ļltimo se√≠smo pol√≠tico y las crecientes presiones de Podemos sobre el socio mayoritario de Gobierno.  

La presencia de Yolanda D√≠az en la c√ļspide de Podemos amenaza ahora el rol del partido de I√Īigo Errej√≥n. La relaci√≥n entre ambos dirigentes es buena, y han mantenido abierta las v√≠as de comunicaci√≥n incluso despu√©s de su traum√°tica ruptura con Podemos. La ministra de Trabajo combina ideas firmes con un car√°cter marcadamente conciliador; un perfil que difumina los contrastes otrora existentes con el ex n√ļmero dos del partido morado. 

[Quién es Mónica García, la mujer que planta a Iglesias: la madre de tres que escribe discursos desde quirófano]

D√≠az no tendr√° control total sobre el partido y parte de las decisiones seguir√°n tuteladas por Pablo Iglesias, que renunciar√° a parte de su visibilidad para recuperar a una parte del electorado. Sin embargo, esos votantes que ve√≠an al l√≠der de Podemos como una amenaza podr√°n volver a apostar por una l√≠der cercana que bien podr√≠a encarnar la 'transversalidad' de la que reniega la c√ļpula morada. 

El trasvase de votos a Podemos en caso de que se imponga la l√≠nea 'transversal' de Yolanda D√≠az amenaza con ocupar el espacio electoral de Errej√≥n y llevar al ostracismo a M√°s Pa√≠s. Un fen√≥meno que supondr√≠a la fragmentaci√≥n de la izquierda y la p√©rdida del voto que no obtuviera esca√Īo, algo que ya ocurri√≥ en 2019. 

Sin embargo, la continuidad del n√ļcleo duro del l√≠der al frente de Podemos puede dar ox√≠geno a las filas de I√Īigo Errej√≥n. A d√≠a de hoy la ministra de Trabajo ni siquiera es afiliada en el partido de Iglesias, y todo el aparato est√° controlado por el t√°ndem Iglesias-Montero. En caso de que las caras visibles del partido tengan altavoz y se impongan en el discurso, con los habituales exabruptos protagonizados por Pablo Echenique o Juan Carlos Monedero, el perfil del dirigente mantendr√° su raz√≥n de ser. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones ser√° eliminado e inhabilitado para volver a comentar.