Ciudadanos
La 'semana horribilis' de Cs: bajas en masa y pérdidas de más de medio millón de euros
La pérdida económica será sólo en el Senado de 528.666 euros anuales para la formación tras perder el grupo parlamentario propio

Y la estampida en Ciudadanos se confirmó. El partido de Inés Arrimadas ha superado la peor semana de su historia tras la crisis desatada por la operación fallida de Murcia, donde trataron de derrocar al Gobierno del PP -al que apoyaban- para obtener la presidencia tras un pacto con la dirección nacional del PSOE. Un movimiento que se frustró por la salida de tres consejeros naranjas y que ha generado todo un terremoto político que ha hecho perder a Cs no sólo el gobierno murciano, sino también el de la Comunidad de Madrid, donde Isabel Díaz Ayuso convocó elecciones para evitar ser víctima de otra moción. 

El fracaso de la operación ha venido acompañada de una cascada de salidas del partido a todos los niveles. Los primeros fueron los consejeros de Murcia, Isabel Franco, Valle Miguélez y Francisco Álvarez, a quienes el partido considera tránsfugas. En total, sin embargo, son una veintena de bajas que van desde miembros de la dirección a diputados autonómicos y alcaldes, pasando por miembros del Congreso y del Senado. Algunos de ellos no renunciarán a su acta y que merman la representación parlamentaria de los de Arrimadas, que perderán también una importante asignación económica. 

[La moción de censura contra Arrimadas sobrevuela de nuevo en Ciudadanos]

En el caso de la Cámara Alta, donde Cs contaba con siete senadores, la sangría se extiende con tres salidas. En primer lugar llegó en la noche del sábado la dimisión de Fran Hervías, ex número tres de Albert Rivera, que se fue al PP dejando el acta; a ello se suma la baja de dos senadores, la navarra Ruth Goñi, y la de Emilio Argüeso, quien fuera mano derecha de Hervías y que ha sido expulsado por la dirección por ofrecer "prebendas" a otros cargos a cambios de irse a las filas populares. Ninguno de ellos dejará el acta y han anunciado que pasarán al Grupo Mixto, condenando a Ciudadanos a perder su grupo parlamentario en el Senado al no cumplir el mínimo de seis representantes para contar con espacio propio. 

La pérdida sólo en el Senado será de 528.666 euros anuales para la formación por la pérdida del grupo parlamentario propio, que Cs tratará de revertir

Con esta pérdida Ciudadanos perderá también la asignación económica que percibía de la Cámara Alta, correspondiente a 28.500 euros mensuales por el grupo parlamentario. Así, de los 4.071 euros mensuales que percibía el partido por cada uno de sus diputados, el montante se reduce significativamente con el paso de sus senadores al Grupo Mixto, donde la subvención es de 2.588, 89 euros. Teniendo en cuenta esta diferencia y la pérdida de dos senadores, Cs dejará de embolsarse cada mes 15.555,5 euros que, sumados a la asignación mensual que dejarán de percibir por no tener grupo propio, asciende a un total de 528.666 euros anuales que dejarán de percibir del Senado. 

La pérdida del grupo propio se hará efectiva en junio, cuando finalice este periodo de sesiones, aunque desde el partido avanzan que intentarán reconducir la situación tratando de que algún senador del Grupo Mixto se integre en el grupo naranja para salvar así la pérdida económica que supondría. 

[Ciudadanos perderá más de 20.000 euros al año por cada diputado que se vaya al Grupo Mixto]

Por parte del Congreso, este miércoles anunció su baja en Cs el diputado Pablo Cambronero, que pasará al Grupo Mixto y dejará al grupo naranja con sólo 9 diputados, mientras Marta Martín Llaguno ha dimitido también de su escaño. Con la salida de un diputado del grupo, el partido de Arrimadas también perderá 20.442,84 euros anuales, lo que deja a Ciudadanos con una pérdida de 549.109 euros al año. 

Desde la dirección están tratando de presionar a los dirigentes salientes para que renuncien también a su acta. Argumentan que el código ético del partido con el que accedieron a las listas les obliga a renunciar al cargo público si abandonan la formación. El contra argumento que han presentado los dirigentes es que ellos mantienen la ideología inicial, y que es la plataforma de Arrimadas la que ha virado hacia el socialismo. 

'Lluvia fina' de salidas en los cargos territoriales

Pese a que las salidas de estos parlamentarios son las que más se notarán en las cuentas naranjas, una de las más impactantes ha sido la de Toni Cantó, diputado autonómico en las Cortes Valencianas y miembro de la ejecutiva, que cesó tras salir airado de la reunión en la que se debatía sobre lo ocurrido. Envuelto en un enjambre de periodistas y visiblemente "cabreado", tal como se reconoció, pidió la dimisión de toda la cúpula naranja y anunció su salida de la política.

Poco después le siguieron los ceses de tres diputados autonómicos de Cs en la Comunidad de Madrid, Sergio Bravezo, Marta Marbán y Juan Rubio. El primero de ellos publicó un comunicado anunciando su salida y acusando a Ciudadanos de intentar forzar una moción de censura contra el Gobierno de Ayuso, algo tajantemente desmentido por la dirección. Mientras Marbán acusó a la formación de un giro ideológico, Rubio fue el más discreto y alegó motivos personales, al tiempo en que se mostró dispuesto a apoyarles en campaña. 

[Cuadrado y Espejo dejan sus puestos en la ejecutiva tras ser señalados por los críticos]

También a nivel local se han producido deserciones, tanto de dirigentes como de cargos públicos, incluso ediles. Es el caso de Robledo (Albacete), donde su alcalde Cristian Cuerda comunicó este miércoles su baja de Ciudadanos, El que fuera nombrado alcalde más joven de la provincia -accedió al cargo con 23 años-, ha abogado por mantener la Alcaldía y el grupo municipal de Cs, a pesar de que él era el único afiliado de la formación naranja y los otros dos ediles que forman parte del grupo municipal, y por lo tanto equipo de gobierno, son independientes. "Ellos creen que todo gira en torno a Madrid, pero yo soy de la España vaciada y me molesta bastante que desde Madrid me impongan qué debo hacer, qué no y cuándo", han sido sus críticas después del anuncio.

En el municipio madrileño de Pozuelo de Alarcón también ha cesado el concejal Adolfo Merino, que anunció su decisión de darse de baja del partido y abandonar el grupo municipal, pasando a ser concejal no adscrito. La lluvia fina de salidas ha sido abrumadora a nivel municipal, donde dirigentes de agrupaciones locales han cesado en masa. 

Es el caso de la ex concejal naranja en Quintanar de la Orden (Toledo) Begoña Molina, dos de sus caras visibles en Melilla, Justo Sancho-Miñano, que fue en las listas al Congreso de los Diputados y al Senado en dos elecciones generales y Luis Escobar, diputado autonómico hasta 2019. También un concejal en Les Alqueries (Castellón) Francisco Vicent, o Jordi Obón, ex consejero de distrito de Cs en Barcelona, que anunció que se unía al equipo de Ayuso en las elecciones.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.