Luis Cueto
"Si conseguimos una candidatura que recupere el espíritu original, seguro que Carmena la apoyará"
Horas después de romper formalmente con Más Madrid, el concejal Luis Cueto atiende a LPO para detallar su nuevo proyecto, 'Recuperar Madrid', que nace con la vocación de unificar el espacio progresista de cara a las elecciones de 2023

"Liberado". Es la primera reacción del concejal del Ayuntamiento de Madrid Luis Cueto (Madrid, 1961), que este jueves anunció su ruptura con Más Madrid para el lanzamiento Recuperar Madrid. Una plataforma, de la que ya informó LPO el pasado 1 de febrero, llamada a buscar la comunión de la izquierda y que cuenta con tres ediles más, los carmenistas Marta Higueras, Felipe Llamas y José Manuel Calvo. 

Sin ocultar su desengaño hacia Más Madrid, Cueto censura la deriva de la organización que, a su juicio, ha abandonado la labor de oposición para dedicarse a las dinámicas de partido. El edil, que se mantendrá en el Consistorio, lamenta que se haya perdido el espíritu del Gobierno de Carmena, el que ha sido la única excepción en tres décadas de Gobiernos del PP. "Más Madrid ha perdido la centralidad", advierte el que fuera mano derecha de la alcaldesa, que destaca la necesidad de volver a los orígenes del carmenismo, donde se aunaron varias corrientes con la voluntad de representar a un espectro amplio de la sociedad madrileña.

Poco después de la presentación oficial de la plataforma este jueves en el Ayuntamiento, Cueto atiende telefónicamente a LPO para exponer su nuevo proyecto, que se plantea como una estrategia para permitir el diálogo entre fuerzas progresistas. Sin vocación electoral, Recuperar Madrid busca poner en común a PSOE, Podemos-IU y Más Madrid para evitar que la ley de mayorías vuelva a reforzar a la derecha por la fragmentación del espacio. Aunque admite contactos iniciales con Podemos y PSOE, considera que sólo un intermediario puede conseguir un acercamiento entre Más Madrid y los morados después de la abrupta ruptura de hace ahora dos años.

¿Qué es Recuperar Madrid?

Es una estrategia, una propuesta ganadora para la que hay que trabajar desde ya. Parte de la convicción de que el trabajo aislado de la izquierda hace ganar a la derecha. Si en las próximas elecciones se presentan todas las fuerzas de izquierda por separado, o el voto se fragmenta y no consigue el umbral mínimo, regalando miles de papeletas a la derecha, o generas una hartura que lleva a la abstención. Se necesita dar una opción de Gobierno para juntar posiciones y cambiar las cosas. 

Hay que cambiar de ciclo y no seguir en la zona de confort porque uno puede estar muy cómodo manteniendo su escaño, vivir fenomenal, pero no cambiar nada. Por eso se llama Recuperar Madrid, significa que el atisbo de ilusión de que las cosas se pueden hacer de otra manera al PP no sea un espejismo sino una alternativa. 

¿Cuándo lo decidieron?

Carmena ganó las elecciones pero no dio para gobernar y el grupo municipal tenía su estrategia. Unos cuantos concejales encabezados por Rita Maestre decidieron montar otro movimiento al que llamaron igual, Más Madrid, con otros responsables, que se imponía al grupo municipal. Estaban rompiendo el modelo que nos hizo ganar las elecciones, que estaba inicialmente desvinculado de un secretario general y sus conciliábulos.

A la izquierda, Luis Cueto en una foto de archivo.

 Decidimos no entrar en eso y pedimos que no se nos impusieran decisiones que se habían tomado en otros ámbitos. No fue posible convivir, se estaban imponiendo espacios ajenos a la candidatura y decidimos que teníamos que hacer una propuesta más abierta incorporando lo más valioso que tiene Más Madrid, pero abriéndonos a otros porque solos no vamos a ninguna parte. Cuando decidimos no participar en aquella candidatura vimos que teníamos que dar un paso al frente y proponer algo a todas las fuerzas de la izquierda.

¿Fue a raíz de las primarias de Más Madrid, entonces?

Bueno, las primarias es cuando la gente vota para ver quién va a las listas. Eso fue otra cosa. Fue un proceso que no entiende nadie y que no me extraña que nadie lo entienda, porque un partido que tiene sus estatutos depositados en el Ministerio del Interior y cuyo presidente es Pablo Perpiñán y en paralelo se monte otro proceso en plena pandemia donde la gente no puede participar...fue un proceso de huida hacia adelante a otra estructura que nadie sabe cuál es. No es comparable. Manuela Carmena se presentó a unas primarias, hizo unas listas y la votan 500.000 personas, mientras que a Rita [Maestre] tienen una estructura que votaron 200 personas. 

¿Recuperar Madrid tiene vocación electoral?

Recupera Madrid no quiere presentarse a las elecciones, es una estrategia, no un partido. No es un movimiento para tener una lista que compita. Es muy importante destacarlo. Es una propuesta para alcanzar una fórmula para aunar a los progresistas. No nacemos con voluntad electoral, sería un fracaso ridículo.

¿Cómo se puede conseguir la aproximación de otras fuerzas?

Ya hemos hecho conversaciones iniciales, que son muy verdes todavía porque no podemos invadir las lógicas y plazos de otras fuerzas. El PSOE tiene su Congreso en octubre, por ejemplo. Hay que empezar a reconstruir puentes que se han roto por las desavenencias de los procesos anteriores. No podemos acelerar unos tiempos que no son nuestros. Es una oferta lo más generosa y altruista posible pero no tenemos capacidad para inmiscuirnos en otros procesos. Pero el escenario está planteado, que es lo interesante.

¿A quién responsabilizan de la fragmentación? Porque en las últimas elecciones hubo movimientos de última hora, y no sé si cree que contribuyó.

Yo mismo asumo que fue un enorme error esa ruptura con Unidas Podemos a final de mandato para una apuesta que fue un fracaso y un desgarro. De haber mantenido los acuerdos, Manuela sería hoy alcaldesa. Hubo errores también por nuestra parte clarísimos y la mejor manera de ser creíbles es reconocerlo. 

Es un error no tanto por quien no compartió esa estrategia no votó o votó a otros [la candidatura de Carlos Sánchez Mato], sino porque esos votos por la ley electoral se fueron a la derecha. Eso es lo que queremos arreglar, tener una estrategia de confluencia. La derecha siempre dice 'o nos unimos o gobernará el frente popular', y nosotros decimos que el PP se va a comer a Cs y el crecimiento de Vox le va a condicionar, ya lo vemos en la Comunidad de Madrid donde Rocío Monasterio ha impedido durante dos años sacar presupuestos. Los madrileños no tienen que soportar eso. 

Felipe Llamas, José Manuel Calvo, Marta Higueras y Luis Cueto. 

¿Da por roto el espíritu del Gobierno de Manuela Carmena?

Está en peligro. No queremos asistir mudos a un fortalecimiento de una estructura de partidos que es de donde venimos. Manuela planteó una candidatura de ciudadanos vengan de donde vengan para hacer una opción mucha más abierta. Rita lo que ha hecho es montar su partido. Eso no es... Claro que se está perdiendo, pero no del todo. Nosotros representamos el esfuerzo de que no sea así, de que eso no se pierda. Tenemos que abrirnos con todos, vengan de donde vengan, porque si no será un el relato de un fracaso anunciado.

 Â¿Carmena tenía conocimiento de la iniciativa? ¿Está de acuerdo con los planteamientos?

Manuela lo sabe, la hemos tenido perfectamente informada. La semana pasada estuvo en la entrega de la placa de Largo Caballero arropándonos, lo que es un elemento de sintonía evidente. También nos acompañó el secretario general de PSOE en Madrid, José Manuel Franco. En esta propuesta tan abierta donde caben todos, la presencia de Carmena y Franco es más que significativa. 

¿Cree que el PSOE estaría dispuesto a renunciar a sus siglas por una candidatura de confluencia?

No creo que sea necesario, si ellos no no quieren hacerlo, que nunca han querido, no tiene sentido pedirles que renuncien a sus siglas. Hay fórmulas de todo tipo que se se verán, como plataformas de siglas conjuntas o el compromiso de un pacto post electoral, pero que cuando alguien vaya a votar sepa lo que está votando. De lo que se trata es de darle claridad de oferta conjunta. ¿Que es con sus propias siglas? Da igual, no es lo más relevante. Será una fórmula en la que hay que trabajar con el máximo respeto y con imaginación. 

¿Ve posible una reunificación de Podemos y Más Madrid?

No. Esas heridas y esos modelos y sobre todo muchos protagonismos de 'yo tengo mi espacio y quiero peleármelo' van a hacer imposible una fusión orgánica, porque las heridas son muy fuertes. Eso nos coloca en una posición de diálogo que la tienen más difícil otros que han hecho opciones más agresivas entre sí. Tenemos una oportunidad de hacer una apertura de espacios que otros tienen más complicada. Estamos dispuestos a aportar nuestra contribución para esa unión, que otros van a tener más difícil. 

Si entre Más Madrid y Podemos tuvieran que hablar, imagino que todos dirían 'ven y fusiónate conmigo', no tiene sentido. No es planteable una fusión orgánica, es deseable un diálogo. El problema es quien opta por competir por un nicho mucho más extremista porque ha perdido la centralidad progresista, con una vocación muy de pureza pero de minoría. Pero nosotros tenemos que conseguir 600.000 votos, 100.000 más que los que consiguió Manuela. Ese es el objetivo. 

No se trata de que cuando Vox ocupe los locales de los vecinos sigamos chillando 'yo dije que no'. Da igual lo que dijeses, pero no hiciste nada para que no ocurriera

No tener 100.000 fieles o los 50.000 que consiguió Carlos Sánchez Mato, de eso te puedes sentir enormemente orgulloso de tu pureza enormemente insatisfecho de tu inutilidad. No se trata de que dentro de cuatro años, cuando Vox ocupe los locales que ahora tienen los vecinos, sigamos chillando 'yo dije que no'. Da igual que dijeses que no, pero no hiciste nada para que no ocurriera. Queremos resultados, no decibelios, y eso es lo que nos importa  nosotros.

¿Esta aproximación sería posible en una plataforma electoral, más allá de la fusión orgánica?

Claro que sí. Si a los electores se les plantea que hay elementos de común denominador donde han acordado que ese voto va a sumar y no va a ser una extorsión de que esos 20.000 votos se los lleva el PP o Vox por la ley electoral, claro que hay que hacerlo así que la suma que no se pierdan, porque los 50.000 votos de Sánchez Mato alimentaron a Almeida, se los llevó el PP. 

¿Cree que Más Madrid y Podemos serían capaces de ponerse de acuerdo?

Va a depender mucho de lo que digan las encuestas, si ven que van al desastre puede que les obligue a modificar una inercia de sacar su propia cuenta electoral. Ahora mismo todo el mundo tiene el contador a cero, la ilusión de que su candidato va a ser el próximo alcalde, pero cuando avance la expectativa de voto ya llegará el bache de realidad, lo que no puedes es engañar a la gente. Esa reflexión es la que anticipamos dos años antes, con la convicción absoluta de que no es una propuesta realista. 

Se trata de encontrar el equivalente a ese mirlo blanco que fue Carmena, capaz de sacar lo mejor de cada uno, y conseguirlo de otra manera

 Madrid sólo con una persona con una inmensa credibilidad como Manuela consiguió que le votara mucha gente que jamás hubiera votado estas opciones y jamás hubiera votado a Rita. De lo que se trata es encontrar el equivalente a tener ese mirlo blanco que fue una persona capaz de sacar la mejor de cada uno, que fue Manuela, conseguirlo de otra manera. Esa manera es proponer un trabajo para sacar propuestas ilusionantes. Si no sale, qué le vamos a hacer, pero ese esfuerzo merece la pena. 

¿Han mantenido contactos con Podemos?

Son conversaciones muy iniciales pero positivas porque se ve que puede fructificar. ¿Con qué nivel de profundidad? Es muy inicial pero que alguien hay que hacer y ha sido bien recibido que movamos ficha para ver como hacemos, porque cada uno por su lado es apoyar a Vox y Almeida. Hay receptividad, hay disposición a explorarlo. 

¿Juan Carlos Monedero se ofreció para ser su candidato?

Monedero ha ofrecido su candidatura, prestándose a ser candidato si el partido se lo pide, y es interesante que lo haya dicho él, pero habrá que ver los movimientos de su partido porque una cosa es lo que dice él de sí mismo y otra los procesos internos . Fue una especie de anuncio abierto y muy personal. No habló en nombre de Podemos, sino en nombre de Podemos. Eso es valioso en cuanto al compromiso personal, pero es poco significativo en su representatitividad. 

¿Les ha trasladado su interés en formar parte de esta plataforma?

No, todavía no. No nos ha trasladado 'tengo interés', sino más bien un 'tenemos que hablar'. Poco más. Pero necesitábamos dar el paso hoy para poder hablar de nosotros mismos, porque si seguíamos estando dentro del grupo de Más Madrid no se sabe si somos nosotros o el grupo municipal. Eso es a partir de hoy. Ayer éramos miembros de un grupo unitario que tiene una portavoz que está legitimada para hablar en nombre del grupo. Nosotros al salirnos ya tenemos voz propia, que hasta ayer no. 

¿Más Madrid conocía su intención de lanzar esta iniciativa? 

La hemos expresado en artículos de prensa, desde que llegamos a un acuerdo en julio de 2020 pedimos tener autonomía dentro del grupo que se nos fue negada, era obvio que estábamos en esa lógica buscando un acuerdo interno para no tener que romper, pero o no lo han querido ver o no les ha interesado, pero no ha habido manera. Esto lo saben pero no desde ayer, sino desde hace un año. La filosofía y el mensaje está más que dicho.

¿Cuál ha sido el error de Más Madrid?

Tomaron una decisión de que lo que interesaba era tener un partido y una estructura fuerte. Carmena no tenía un partido muy fuerte sino una gigantesca credibilidad. Se están equivocando en las prioridades. Las prioridades no son la estructura burocrática y estar hablando endogámicamente. La endogamia provoca enanismo. Queremos abrir y tener una postura abierta. Al haber desaparecido Manuela y al haber quitado nuestra presencia dentro del grupo, Más Madrid ha vuelto a ese momento de enero de 2015 cuando las fuerzas activistas estaban en la calle y no tenían apoyo institucional. La diferencia es que no tenemos la efervescencia que llevó a los ayuntamientos del cambio, ese movimiento que se desesperaba por cambiar las cosas.

Más Madrid tomó la decisión de que lo que interesaba era tener un partido y una estructura fuerte. Carmena no tuvo un partido fuerte sino una gigantesca credibilidad

Ahora es un momento mucho mas peligroso por el crecimiento de Vox que ha tomado la bandera populista de hablar por la gente. Hay que tener esa idea clara de que no necesitamos a quien hable por la gente, al igual que tampoco vale que uno de sí mismo diga que son la etiqueta verde solidaria. Tú no tienes que darte una etiqueta, son los madrileños los que te la tienen que dar. Nuestra postura es desesperadamente abierta para que no ocurra la crónica de un desastre anunciado que se produciría si hoy fueran las elecciones.

¿Hay espacios de debate en Más Madrid?

Lo había hasta que en mayo de 2020 se toma una decisión estratégica de para ganar las elecciones hacer una estructura fuerte para montar un partido. Es un error enorme, una decisión descabellada . Como ese error puede llevar a la ilusión de que están arropados por gente muy entusiasta pero minoritaria, si no te das cuenta de que eso que tú dices no ha llegado más que a cuatro, te has engañado. Si el diálogo debilita tu fortalecimiento, entras en una lógica jodida que es la lógica de partidos, que es de la que queremos salir, porque así no hay manera. 

La cultura que está muy asentada en Europa del juego de integración de minorías aquí se ha ignorado. No ha habido ninguna voluntad de integración de minorías, no se veía como un enriquecimiento y capacidad de matices sino como debilitante, lo propio de estructuras endogámicas que ven lo diverso como una agresión en vez de como una riqueza. 

¿Qué critican cuando hablan de la 'izquierda auténtica'?

La decisión que por ejemplo tomó en su día Carlos Sánchez Mato con Madrid en Pie. Él realizó una labor inmensamente debilitadora en el Gobierno y se vio que estaba haciendo una labor propia personal de candidatura en lugar de remar a favor del Ayuntamiento. Eso además de que se pueda juzgar como deslealtad, tuvo 50.000 votos que no fueron a la papelera sino a la derecha. Esa inconsciencia de la que se reivindica como la izquierda autentica es kamikaze. 

Más Madrid ha perdido la transversalidad de Manuela Carmena y queremos ayudar a recuperarla

Si alguien, como podría ser Más Madrid, que ha perdido la centralidad progresista, tomara esa decisión, eso es un enorme problema, porque puedes seguir ganando decibelios en plenos pero si no cambias nada, no vale. La gente está harta de políticos que griten mucho, quieren a personas en quien puedan depositar su confianza.

¿Se ha perdido la transversalidad que tenía Carmena? 

Absolutamente, y queremos ayudar a recuperarla. 

¿Y para eso no sería necesario la vuelta de Carmena?

Está en otra etapa. Si fuéramos capaces con nuestra plataforma de que hubiera una candidatura abierta que recupere ese espíritu, estamos seguros de que Manuela la va a apoyar, no para encabezarla ni participar, pero sí la va a apoyar. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.