Gobierno
Podemos advierte a Sánchez tras las catalanas: "Ya no puede romper con nosotros, aunque quiera"
Los morados quieren aprovechar el auge de ERC y la caída de Cs para imponer su agenda en el Gobierno. El presidente ha dejado de convocar a Iglesias a los 'maitines' de los lunes en Moncloa

Hace poco más de una semana, en el sector socialista del Gobierno atribuían a la dinámica de la campaña electoral las tensiones abiertas por parte de Unidas Podemos en el seno del Ejecutivo. Trataban de enmarcar en la carrera hacia las urnas en Cataluña desplantes de los morados que daban una imagen de división entre los dos socios de coalición. Por ejemplo, en lo referente a la "normalidad democrática" de España. 

Pero sólo dos días después de los comicios del 14-F, la fractura entre ambos compañeros de viaje se ha agravado después de que la formación que lidera el vicepresidente Pablo Iglesias decidiese no apoyar y tratase de boicotear la admisión a trámite en el Congreso de la 'Ley integral para la igualdad de trato y la no discriminación' (denominada Ley Zerolo), presentada unilateralmente por el Grupo Socialista en lugar de hacerlo de forma conjunta con los 'morados'. 

[Iglesias admite su irrelevancia en el Gobierno y lleva al Congreso una batería de enmiendas al IMV]

"Se han traspasado líneas rojas que no se habían cruzado hasta ahora", exponían fuentes de este último partido después de una sesión de control al Gobierno en la que la bancada socialista y algunos ministros decidieron no aplaudir la intervención de Iglesias. Minutos antes, este último tampoco había agitado las palmas tras el turno de la vicepresidenta Carmen Calvo. 

Al margen del Ingreso Mínimo Vital, el Salario Mínimo, la reforma laboral o la de las pensiones, la principal pelea se centra en estos momentos en la 'Ley Trans' que el Ministerio de Igualdad de Irene Montero pretendía tener aprobada antes del 8-M. "Es la discrepancia más grave" que enfrenta ahora mismo a ambos socios, reconocen a LPO fuentes de Moncloa. 

Los 'morados' acusan a Calvo de "bloquear" de forma premeditada la norma y hablan de "deslealtad en términos de procedimiento" tras lo ocurrido el martes con la 'Ley Zerolo'. Creen que la 'número dos' del Gobierno pretende con ella invadir competencias que albergó en la anterior legislatura pero que "ya no le pertenecen". "Al final se abstuvieron, pero distinto hubiese sido si no se hubiera podido tramitar", rebaten fuentes de Moncloa.

Los 'morados' acusan a Calvo de bloquear la norma de Irene Montero y hablan de "deslealtad en términos de procedimiento" tras lo ocurrido este martes con la 'Ley Zerolo'

Desde Unidas Podemos lanzan sus críticas al tiempo que se jactan de que a Pedro Sánchez "no le queda otra" que aguantar sus maniobras, dado que "ya no tiene una mayoría alternativa". Presumen de que fue el propio presidente del Gobierno el que ahogó esa posibilidad tras provocar una repetición electoral en la que Ciudadanos sufrió un descalabro que le hizo pasar de 57 a 10 diputados y obligó a dimitir a Albert Rivera. "Ya no puede romper con nosotros, aunque quiera", exponen a LPO. 

[Moncloa usa la investidura de Illa para obligar a ERC a formar un Govern frágil con Junts]

Mucho menos con la debilidad en la que se encuentra Ciudadanos, su posible alternativa parlamentaria, tras las elecciones catalanas del 14 de febrero. De ERC, socio de investidura de Sánchez, puede depender la aprobación de muchas normas y reales decretos que hasta ahora el Ejecutivo ha ido salvando con negociaciones de última hora, como ocurrió con el de los fondos europeos

 No hace ni medio mes que diez dirigentes de ambos sectores del Ejecutivo se reunieron en el Congreso para tratar de reconducir la situación de división que ya se vivía por entonces. "No podéis ser Gobierno y oposición a la vez", les decían los socialistas a los morados. Pero estos últimos se muestran dispuestos a mantener el doble juego que crispa los nervios de sus socios. Avisan de que si la vicepresidenta Calvo sigue "poniendo palos en las ruedas", no les quedará más remedio que "actuar por la vía de los hechos". Tal vez, presentando una iniciativa legislativa de la Ley Trans en el Parlamento en lugar de impulsar la norma desde el Gobierno.

Desde el círculo más próximo a Calvo argumentan que el PSOE siempre ha apoyado todas las leyes de Igualdad, las proponga quien las proponga

 En el entorno de la 'número dos' del Gobierno, en cambio, se defienden y alegan que aún no están listos informes de ministerios implicados, como Sanidad o Justicia. Pero los 'morados' están convencidos de que  está maniobrando para frenarlos. Por contra, desde el círculo más próximo a Calvo argumentan que "el PSOE siempre ha apoyado todas las leyes de Igualdad, las proponga quien las proponga. "Luego las debatimos y ajustamos, pero las apoyamos", añaden. Exponen además que en los cajones de la vicepresidencia primera permanece "desde hace tres meses" una ley de otra materia, a la espera de luz verde de Calvo para ir al Consejo de Ministros. 

La Ley de Vivienda está "muy difícil"

El otro gran caballo de batalla que trae por el camino de la amargura al Ejecutivo es la negociación de la Ley de Vivienda, que se lleva entre el Ministerio de Transportes y la Vicepresidencia Segunda del Gobierno, en manos de Iglesias. "Ahora mismo está muy difícil", reconocen fuentes moradas. "[José Luis] Ábalos es un hombre muy razonable. Pero hay demasiadas presiones por parte de las patronales inmobiliarias a través de Economía", se lamentan. 

[Blackstone amenaza al Gobierno con abandonar España para frenar el decreto de desahucios]

Los de Unidas Podemos dicen no haber recibido aún siquiera un borrador de la Ley, cuando el compromiso era que pudiese estar lista para su tramitación en el primer trimestre del año. "Están muy duros ahora", reconoce otra fuente 'morada' próxima a la negociación.

En este sentido, las citadas fuentes insisten en que los socialistas "firmaron cosas en el pacto de Gobierno con las que no estaban de acuerdo". "Pues no haberlas firmado", añaden casi en tono jocoso. Con ese documento creen tener la sartén por el mango en cuanto al relato de cara a su electorado. La máxima de los de Iglesias es que "pacta sunt servanda", la locución latina que significa "lo pactado obliga".

Si la tensión puede seguir en aumento o no en los próximos días o semanas dependerá de cuánto esté dispuesto a ceder el PSOE. Desde Unidas Podemos consideran que "todo es reconducible", aunque avisan de que no tienen nada que perder elevando la presión sobre el socio mayoritario del Gobierno.

Tienen asumido que cargarán las tintas contra ellos por "tensionar" la coalición y que el PSOE siempre saldrá mejor parado si no da su brazo a torcer en ciertas cuestiones. Mientras tanto, Pedro Sánchez ha dejado de convocar los 'maitines' de los lunes, las  reuniones de coordinación de inicio de semana en Moncloa entre los núcleos duros de ambos partidos. Toda una señal de que la relación entre los socios de coalición no pasa por su mejor momento.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.