Cataluña
Moncloa usa la investidura de Illa para obligar a ERC a formar un Govern frágil con Junts
El anuncio del candidato del PSC deja sin tiempo a Pere Aragonès, que deberá acelerar la negociación con Junts. En el Gobierno no descartan que la coalición independentista pueda romperse

Ganar hasta cuando pierdes. Así es como ha planeado Moncloa la estrategia de Salvador Illa en Cataluña. Su candidatura, tal y como se explicó en estas páginas, suponía un win-win: por la victoria en las urnas, y por lo que vendrá a partir de ahora. Su investidura parece abocada al fracaso, pero el mero hecho de anunciarla ha puesto sobre las cuerdas a un socio estratégico del Gobierno: ERC.

Tal y como reconocen a LPO cargos socialistas muy próximos a Moncloa, el pacto sellado por todas las fuerzas soberanistas para no pactar con Illa fue visto en el cuartel general de Pedro Sánchez como una nueva ‘foto de Colón'. No solo por las similitudes con aquella imagen, explotadas en los últimos días de campaña, sino por la oportunidad que representaba para los intereses del Ejecutivo.

El pacto sellado por todas las fuerzas soberanistas para no pactar con Illa fue visto en el cuartel general de Pedro Sánchez como una nueva ‘foto de Colón' por la oportunidad que representaba para los intereses del Ejecutivo

Con las cartas de ERC y Junts descubiertas, Salvador Illa podía haber renunciado a la investidura tal y como hizo Inés Arrimadas hace poco más de tres años. No obstante, el candidato del PSC ha hecho justo lo contrario, a pesar de tener imposible lograr una mayoría de 68 escaños. Su objetivo, sin embargo, es otro: poner el cronómetro de ERC en marcha.

La estrategia de Oriol Junqueras y Pere Aragonès era negociar de forma pausada un "frente amplio" con Junts, En Comú y la CUP, ofreciéndoles a todos ellos la entrada en el Govern. Ahora, sin embargo, con el anuncio de Illa los planes han cambiado: "Se tienen que dar prisa para cerrar cuanto antes esa puerta".

Pere Aragonès y Laura Borràs.

El reloj, ahora, corre en contra de los republicanos, que se encuentran entre la espada y la pared: después de anunciar su veto a Illa, solo les queda pactar con Junts, ya que los ‘comuns' han anunciado que no entrarán en un Govern con los de Puigdemont. Y ese acuerdo debe llegar pronto, porque el que aguarda en la recámara es el ganador de las elecciones del domingo.

Un Govern condenado al fracaso

Esquerra, ante este panorama, meterá prisa a Junts, que aprovechará la tesitura para exigir consejerías y otros cargos clave. En ERC, además, temen que los de Laura Borràs estén dispuestos, incluso, a forzar una repetición electoral si no consiguen todo lo que quieren. Las negociaciones, por tanto, serán muy complicadas para los republicanos.

Si pese a esas dificultades se logra formar Govern, el nuevo Ejecutivo, calculan en Moncloa, será "muy débil" y condenado al fracaso. No se descarta, incluso, que pueda llegar a romperse ante las desavenencias de ERC y Junts. Un escenario que seduce, y mucho, en el Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

De producirse esa ruptura, Esquerra gobernaría en solitario y se vería forzada a buscar apoyos entre los partidos de izquierda. Concretamente, en el PSC y en los Comuns. Una alianza que blindaría el apoyo de ERC al Gobierno de PSOE y Podemos en Madrid hasta el final de la presente legislatura.

Cargos de En Comú, además, verían con buenos ojos entrar en el Govern si ERC rompe con Junts, en un pacto que reforzaría a Albiach en Barcelona y a Iglesias en Madrid y que tampoco molestaría mucho al Partido Socialista.

Todo dependerá de las negociaciones que emprendan ERC y Junts en los próximos días, y que parten condicionadas por la candidatura de Salvador Illa a la investidura. El ‘efecto Illa', en definitiva, se extiende más allá de los comicios y continúa siendo un factor decisivo en las relaciones del Gobierno central con Esquerra. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.