Elecciones Andalucía 2022
La falta de liderazgo en Podemos Andalucía abre paso a la candidatura de Toni Valero (IU) para las elecciones
La fractura del espacio lleva a que IU haga valer su fuerza en Andalucía frente a la ausencia de referentes de peso en Podemos

Podemos se queda sin banquillo en Andalucía. La fractura del espacio del cambio en la región, con la salida de Teresa Rodríguez de la confluencia morada, ha dejado a los de Pablo Iglesias sin un liderazgo claro que pueda ejercer de contrapeso a la ex secretaria general del partido andaluz. Un vacío de poder que da alas a la opción de Toni Valero, coordinador de IU-A, como candidato para las elecciones andaluzas previstas para el próximo año. 

En febrero del año pasado Rodríguez adelantó que no se presentaría a las primarias internas para reeditar su mandato al frente de Podemos Andalucía, en lo que se trasladó de puertas para afuera como un divorcio amistoso con Pablo Iglesias. Pero el vídeo que difundieron ambos líderes, en el que anunciaban una ruptura acordada y abrían la puerta a futuras alianzas electorales, quedó desmentido por los últimos episodios, en los que Rodríguez acusó al vicepresidente segundo de traición después de que los morados se aliaran con PP, PSOE y Cs en el Parlamento andaluz para expulsarla a ella y a siete diputados más del grupo parlamentario de Adelante Andalucía.

Se da la circunstancia de que fue precisamente Rodríguez -junto al entonces coordinador de IU-A, Antonio Maillo- la artífice de Adelante Andalucía como una plataforma electoral en que concurrieron Podemos e IU pero también otras fuerzas como Primavera Andaluza o Izquierda Andalucista. La renovación de la dirección andaluza, con la elección de la diputada Martina Velarde a la cabeza, llevó a una pugna por las siglas y por el control de las cuentas bancarias de esta marca electoral que terminó con la abrupta ruptura parlamentaria.

El enfrentamiento ha dejado debilitado al espacio antes ocupado por Adelante Andalucía, una marca que continúa en disputa, pero también ha dejado tocado a los protagonistas de la ruptura. Rodríguez continúa ocupando un papel en la política andaluza, pero su tradición anticapitalista y el acercamiento a otras fuerzas de corte nacionalista amenazan con arrinconarla a la izquierda de cara a las próximas andaluzas, previstas para finales de 2022. 

Mientras, la candidatura de Podemos e IU en Andalucía está huérfana de referentes. Velarde, la secretaria general de la federación andaluza desde verano, es una completa desconocida dentro y fuera del partido, y la otra alternativa posible para liderar la marca morada, Noelia Vera, ocupa ahora la Secretaría de Estado de Igualdad en el Ministerio de Irene Montero, un cargo al que difícilmente renunciará para pasar a ser diputada rasa en un parlamento regional, más aún con las pobres perspectivas electorales que se presentan. 

Músculo de IU en Andalucía

Esta falta de cuadros del partido morado contrasta con el fuerte arraigo de Izquierda Unida, que tiene en Andalucía su principal bastión. El partido histórico cuenta con una importante representación en los ayuntamientos andaluces. En total, la alianza de IU y Podemos cuenta con 1.100 concejalías, de las que la inmensa mayoría -un millar- pertenecen a IU. En el caso de los alcaldes, la diferencia es aún mayor: de las 70 Alcaldías que ostenta esta coalición, 69 son de IU, salvo una, la de Cádiz, ostentada por José María González Kichi, que ni siquiera está ya -al menos formalmente- dentro de Podemos. Una posición de fuerza de la que IU se valdrá a la hora de negociar con Podemos la candidatura electoral para la próxima cita electoral. 

En 2018, la buena relación entre Maillo y Rodríguez llevó a que el coordinador de IU diera un paso atrás para evitar choques, renunciando a ser cabeza de cartel en favor del liderazgo claro de la dirigente andaluza. Sin embargo, todo apunta a que este gesto no se reeditará en la próxima ocasión, ante la falta de músculo de Podemos y la mayor visibilidad que ha adquirido IU, cuyo máximo representante en Andalucía es Toni Valero. Desde Podemos Andalucía y desde IU-A aseguran que todavía no se han producido conversaciones al respecto, y señalan de que ahora el objetivo es "reconstruir el espacio", fuertemente debilitado por las últimas turbulencias. 

[Errejón y Teresa Rodríguez allanan una alianza para las elecciones andaluzas]

Pese a todo, el nombre de Valero ya empieza a despuntar como un candidato que puede confrontar con Juanma Moreno Bonilla. En esta ocasión, todo apunta a  que la elaboración de candidaturas será similar a la de hace tres años: Podemos e IU negociarán una lista que luego se revalidará en sendas primarias internas de ambas formaciones. Un proceso que deberá esperar al menos hasta principios del próximo año, debido a que Izquierda Unida celebra este marzo su Asamblea Federal Estatal, en una renovación orgánica que llegará después a sus regiones y que en Andalucía está prevista para antes de finales de año. En esta elección, Valero saldrá previsiblemente impulsado para liderar la candidatura conjunta con Podemos. 

El liderazgo de Valero tampoco estaría mal visto en la cúpula de Podemos. La estrecha relación del político andaluz con Amanda Meyer, dirigente andaluza de IU y directora de Gabinete de Irene Montero en el Ministerio de Igualdad, le garantizaría a la número dos de Podemos el control de la federación andaluza a través de su asesora. Un control para el que pagarían el peaje de llevar a un candidato de sus propias filas, pero que permitiría a la dirección morada extender su influencia en un territorio hasta ahora hostil.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.