Caso Máster
El PP se olvida de Cifuentes: Ayuso, la única que celebra su absolución
La plana mayor del Partido Popular evita hacer referencia al caso Máster de la ex presidenta madrileña, que este lunes ha sido absuelta | El caso máster también persiguió al actual líder del PP, Pablo Casado

 El PP evita hacer mención alguna a su expresidenta madrileña, Cristina Cifuentes, que este lunes ha sido absuelta por falta de pruebas en el Caso Máster. La Audiencia Nacional ha absuelto de todos los cargos a la ex dirigente popular, que dimitió en abril de 2018 después de que estallara la polémica. Sólo Isabel Díaz Ayuso ha tenido palabras para su predecesora, mientras el resto del partido ha guardado silencio ante un 'caso máster' que también persiguió al actual líder de la formación, Pablo Casado. 

"Cifuentes siempre mantuvo su inocencia y se ha demostrado que era verdad", ha afirmado la presidenta madrileña en su cuenta de Twitter, donde admitía su alegría. "Celebro que esta pesadilla haya pasado". Estas declaraciones contrastan con el silencio generalizado en el resto del partido. Ni Casado ni nadie de la plana mayor de la formación se ha pronunciado sobre la ex presidenta madrileña, que llegó a ser un perfil propio dentro de las filas del PP y que cayó de la noche a la mañana tras esta polémica. 

En marzo de 2018 salió a la luz que Cifuentes, entonces presidenta madrileña, había obtenido el título de un máster de la Universidad Rey Juan Carlos sin haberlo realizado. La popular aseguró que había defendido su TFM (Trabajo de Fin de Máster) ante un tribunal, y ahora una de las profesoras miembros de ese tribunal ha sido condenada a un año y medio de prisión por falsificar las actas de aquella supuesta evaluación. La asesora de la ex presidenta, Teresa Feito, también ha sido condenada a tres años. 

La absolución de Cifuentes, sin embargo, ha revelado el ostracismo al que se encuentra sometida dentro de las filas del Partido Popular. El escenario ha cambiado desde su dimisión, cuando dejó la presidencia interina en Ángel Garrido, que se pasaría más tarde a las filas de Ciudadanos. Por entonces el PP estaba liderado por el todavía presidente de Gobierno Mariano Rajoy, y Pablo Casado, su vicesecretario de Comunicación, también se había visto salpicado por el caso Máster. 

El hoy presidente del PP, que llegó al cargo en julio de ese año tras la salida de Rajoy, también tuvo que defenderse de las mismas acusaciones por las que se ha juzgado a Cifuentes. La jueza que instruyó la causa, Carmen Rodríguez-Medel, aseguró que el título del máster era un "regalo académico por su relevancia política" y elevó el asunto al Tribunal Supremo, que finalmente dio carpetazo a la investigación. 

Los paralelismos de Casado y Cifuentes

En junio de 2018, cuando Casado era aún un mero candidato a presidir el PP, la abogada de Cifuentes presentó un escrito que el líder popular no le perdona: pidió a Rodríguez-Medel unir ambas causas para elevarlas juntas al Supremo, pese a que Cifuentes había renunciado a su aforamiento al dimitir. En el escrito que presentó, la representante de Cifuentes atribuyó un presunto delito a Casado y equiparó ambas situaciones: "Teniendo en cuenta que el delito presuntamente cometido lo ha sido por varias personas de entre las cuales, al menos a una de ellas, le corresponde, en principio, ser juzgada por una jurisdicción especial -en referencia a la condición de aforado del diputado Pablo Casado-, procede que el enjuiciamiento de todos los demás investigados se realice también en esa especial jurisdicción", señalaba en su escrito. 

En el mismo documento advertía de que "un enjuiciamiento separado podría dar lugar a pronunciamientos contradictorios y a la repetición innecesaria de diligencias". Unos pronunciamientos que efectivamente fueron contradictorios: si bien Casado se libró de tener que responder ante la justicia, Cifuentes ha tenido que esperar dos años y medio para librarse de la causa. 

Esta razón explicaría el silencio absoluto de la dirección de Casado, a quien aún persiguen los fantasmas del caso máster, cuyos paralelismos no juegan a su favor. Mientras Cifuentes dimitió de sus cargos y dejó la política, él se convirtió en el máximo representante de su partido, y trató de dejar atrás uno de los escándalos que amenazó su carrera. 


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.