Cataluña
Illa pone un cordón sanitario a Vox: negociará con los independentistas pero no con los de Abascal
El ganador de las elecciones catalanas intentará sacar adelante su investidura pero renuncia a los votos del cuarto partido del Parlament

El efecto Illa se confirmó y, si bien el PSC no obtuvo un aumento sustantivo del voto con respecto a 2017, sí consiguió movilizar a su electorado en unos comicios marcados por la altísima abstención, donde Salvador Illa se ha alzado como ganador aunque tendrá difícil gobernar por la mayoría del bloque independentista. El dirigente socialista ha avanzado que se presentará a la investidura, pero ya ha adelantado que negociará con todas las formaciones salvo con Vox. 

Durante la campaña electoral todos los partidos soberanistas firmaron una carta en la que se comprometían a no pactar un Govern con el PSC. Un cordón sanitario a Salvador Illa, que ha optado por olvidar este agravio y reeditar este veto pero con los de Santiago Abascal. 

[El sorpasso de Vox en Cataluña pone en crisis el liderazgo de Casado]

La número dos del PSC, Eva Granados, ha confirmado en los micrófonos de Onda Cero que Illa se sentará a hablar "con todos los partidos", incluyendo a ERC, Junts y la CUP, los autores del cordón sanitario, pero ha rechazado un diálogo con la formación liderada en Cataluña por Ignacio Garriga, que ha quedado como cuarta fuerza del Parlament con 11 escaños y por delante de PP y Cs.

Los socialistas han ganado las elecciones con 33 escaños pese a lograr sólo 45.000 papeletas más que en las últimas autonómicas. Los resultados son agridulces para los socialistas, que han resultado ser los vencedores electorales pero que tendrán muy difícil gobernar por el amento de representación del bloque independentista. Pese a ello, Salvador Illa se presentará a la investidura, después de que en la campaña electoral criticara duramente a Inés Arrimadas por no haberlo hecho en 2017 pese a haber ganado los comicios. 

[El independentismo amplía su mayoría pero afronta dividido las negociaciones para formar Govern]

Esta investidura será a todas luces fallida, puesto que la suma de PSC (33) con Cs (6) y PP(3) queda lejos de la mayoría absoluta de 69 escaños que se necesita para gobernar. El escenario catalán da la llave de Gobierno a los republicanos, que podrán elegir si reeditar un Gobierno independentista con Junts (32) y la CUP (9) o si abogar por una alianza con los comuns (8) que podría estar sustentada por el PSC desde el exterior. Algo que garantizaría a Sánchez la estabilidad de la legislatura en Moncloa y que daría a los republicanos un motivo por el que contentar a los socialistas en Madrid: el Palau de la Generalitat. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.