Cataluña
El Gobierno quería las catalanas en marzo para adelantarse a la 'expulsión' europea de Puigdemont
El Parlamento Europeo aprobará ese mes el suplicatorio contra el ex president y el Supremo podrá reactivar la extradición. La decisión movilizará el voto independentista y perjudicará a Illa

Del 'efecto Illa' al 'efecto Puigdemont'. El Gobierno se resistió hasta el final a posponer las elecciones en Cataluña porque quería evitar, a toda costa, que la candidatura del todavía ministro de Sanidad tuviera que quedarse en barbecho durante meses. Ahora, una vez confirmada la fecha del 30 de mayo, Moncloa asume que serán los partidos independentistas los que saquen rédito electoral de una decisión clave: la aprobación en Bruselas del suplicatorio contra Puigdemont.

Según las fuentes consultadas por LPO, la votación del Parlamento Europeo que supondrá el fin de la inmunidad del ex president tendrá lugar antes de que concluya el primer trimestre del año. Por ese motivo, precisamente, el Ejecutivo de Pedro Sánchez cambió el jueves su 'no' rotundo a posponer los comicios a plantear su celebración en marzo: quería que la cita con las urnas tuviera lugar antes de esa decisión por parte de la Eurocámara.

[ERC amenaza con hacer caer al Gobierno por la guerra con el PSC en Cataluña]

El viraje en la estrategia del Gobierno y del PSC se produjo casi en paralelo a la declaración del propio Carles Puigdemont en la Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo. El ex president, al igual que los ex consejeros Toni Comín y Clara Ponsatí, también eurodiputados y huídos de la Justicia española, fueron citados el jueves por el órgano que estudia el suplicatorio contra ellos.

Clara Ponsatí, Carles Puigdemont y Toni Comín en el Parlamento Europeo.

Una vez escuchadas sus declaraciones, los integrantes de la Comisión de Asuntos Jurídicos deberán decidir si acceden a la petición del Tribunal Supremo y les retira el acta de eurodiputados. Tal y como explican a LPO cargos próximos al Ejecutivo y representantes de la delegación española en Bruselas, esa votación se producirá, salvo sorpresa, antes de finalizar el mes de marzo.

Las fuentes consultadas explican que existe un "gran consenso", dentro del citado organismo, para aprobar el suplicatorio contra Puigdemont, Comín y Ponsatí. Una vez respaldado en la Comisión, recuerdan, debe ser ratificado en una votación en el pleno del Parlamento, que se llevaría a cabo "en la siguiente convocatoria de sesión plenaria".

Con el voto favorable de la Eurocámara, el ex president y los ex consejeros perderán su acta de eurodiputados y, con ella, su inmunidad

Con el voto favorable de la Eurocámara, el ex president y los ex consejeros perderán su acta de eurodiputados y, con ella, su inmunidad. El Tribunal Supremo, por tanto, tendrá el camino despejado para reactivar la petición de extradición contra ellos para poder juzgarles en España.

Teniendo en cuenta que las elecciones catalanas se celebrarán finalmente el 30 de mayo, esa ofensiva del Alto Tribunal podría producirse a las puertas de la campaña electoral. Una circunstancia que beneficiará electoralmente a los partidos independentistas -Junts, ERC, y la CUP-, que lograrán movilizar a un mayor número de votantes contrarios al 'castigo' a Puigdemont.

El PSC, por su parte, no solo perderá la capacidad de sorpresa que había logrado ahora con la candidatura de Salvador Illa, sino que tendrá que enfrentarse a toda una campaña separatista a favor de Puigdemont y en contra del Estado. Una estrategia que perjudica claramente a los socialistas, al estar al frente del Gobierno de España.

Salvador Illa y Miquel Iceta.

Toda la campaña, fuera del estado de alarma

Conscientes de todo ello, desde el Ejecutivo y el PSC trataron por todos los medios de impedir el aplazamiento de las elecciones del 14 de febrero y, una vez confirmado que se habían quedado solos en esa reivindicación, proponer el 14 o el 21 de marzo como fechas para celebrar los comicios. Siempre antes del suplicatorio contra Puigdemont.

Desde el Govern, sin embargo, tenían decidido, desde principios de semana, que las elecciones se celebrarían en mayo. Tal y como confirmaron altos cargos de la Generalitat a LPO, la primera fecha que se manejó fue la del 16 de mayo.

Ese primer domingo posterior al fin del estado de alarma gustaba a diferentes integrantes del ejecutivo autonómico y también a los 'comuns'. El criterio de la Consejería de Sanidad, sin embargo, ha pesado mucho en la decisión final de fijarlas el día 30, para dar un mayor margen a la campaña de vacunación contra el Covid en Cataluña.

Con esta decisión, y teniendo en cuenta que la campaña electoral comienza dos semanas antes de las elecciones, los partidos podrán hacer mítines con mayor libertad, ya que las restricciones aparejadas al estado de alarma decaerán el día 9. A la semana siguiente, coincidiendo con el fin de semana del domingo 16, comenzará la campaña antes de la cita con las urnas del 30. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.