Arrimadas introducirá más cargos afines en la ejecutiva de Marín en plena fractura de Cs en Andalucía
En septiembre ya incluyó a dirigentes de confianza para contrarrestar el poder del líder regional y ahora completará la renovación de la cúpula. Acudirá al Comité en el que se produzcan los nombramientos y aprovechará para reunirse con Juanma Moreno

El temporal de nieve Filomena truncó los planes de Inés Arrimadas de viajar el pasado martes a Sevilla para asistir a la primera reunión del comité autonómico de Ciudadanos, el órgano de dirección al frente del cual volvió a situar el pasado mes de septiembre al vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín.

La líder naranja tenía previsto asistir al cónclave en el que aún deben decidirse algunos puestos de relevancia dentro de la cúpula 'naranja' en una región donde el partido se encuentra actualmente dividido entre partidarios y detractores del coordinador autonómico. Aunque la intención inicial fue aplazar una semana la reunión, este viernes aún no se había cerrado ninguna fecha específica para el encuentro. Arrimadas tiene previsto entrevistarse también con el presidente de la Junta de Andalucía, el 'popular' Juanma Moreno, según detallan fuentes de PP y Cs.

En la reunión del Comité autonómico de Ciudadanos deberán hacerse oficiales los cargos que quedaron pendientes de nombrar en septiembre: el responsable de Finanzas, el secretario de la junta directiva y los responsables de Relaciones Institucionales y el de Programas. Estos dos últimos quizás sean los que más relevancia tengan. El primero puede dar visibilidad a un determinado cargo en los actos públicos a los que el partido deba enviar representación. Y el segundo determina la acción política y tiene en su mano poner el foco sobre asuntos determinados.

En la renovación de la cúpula andaluza Arrimadas mantuvo a Marín como coordinador, pero le rodeó de tres personas más afines a ella y que ahora tienen capacidad para proponer a sus propios candidatos. Según señalan fuentes conocedoras del proceso, Marín ha propuesto ahora para los cargos restantes a la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, y a la exsecretaria de Acción Institucional, Elena Sumariva. 

[Crisis en Cs Cataluña a un mes de las elecciones: Lorena Roldán deja el partido y ficha por el PP]

Aunque teóricamente deben completar la elección los miembros ya designados, varias fuentes consultadas por LPO aseguran que la lista llegará "impuesta desde Madrid". Eso sí, dentro del partido consideran "muy probable" la elección de Sumariva. Esta última fue sustituida en el puesto por Mónica Moreno, crítica con Marín y encargada ahora de coordinar el papel de los cargos de Cs en Andalucía.

En cualquier caso, a nivel oficial insisten en que los nuevos nombramientos se van a hacer por "consenso" y avanzan que "no habrá ninguna campanada". Tanto desde la dirección en Madrid como desde el entorno del vicepresidente aseguran a LPO que el acuerdo está prácticamente cerrado y que será "equilibrado". "Va a salir del tirón, nadie va a poner ninguna pega", señala otra fuente próxima al dirigente gaditano. Añaden, además, que él "está deseando que se conforme el comité", pues hace más de un año que no lo hay y resulta "difícil trabajar a nivel orgánico".

Junto a Mónica Moreno también fueron nombrados dos malagueños para ocupar puestos en la nueva cúpula andaluza: Andrés Reche como secretario de Organización Oriental y el diputado por Málaga en el Congreso y miembro de la dirección nacional Guillermo Díaz, como secretario de Comunicación. Además, fueron elegidos los vocales y los coordinadores provinciales Rafael Burgos (Almería); Carlos Pérez (Cádiz); Fran Carrillo (Córdoba); María Ponce (Huelva); Miguel Moreno (Jaén) y el propio Díaz (Málaga). También el alcalde de Granada, Luis Salvador, por esa provincia. Quedó pendiente, eso sí, el puesto en Sevilla por falta de acuerdo.

En el segundo aniversario del gobierno de coalición apareció en un acto junto a Rivera y no descartó concurrir junto a los populares

Pero el último paso de la renovación de la cúpula llega en un momento de fractura interna en las filas naranjas entre defensores y detractores de Marín. Este último levantó todas las alarmas cuando en el segundo aniversario del gobierno de coalición con el PP apareció en un acto junto al exlíder de Cs, Albert Rivera, y no descartó la posibilidad de concurrir junto a los populares en los próximos comicios, en una especie de Andalucía Suma que se ha descartado ya en Cataluña. Un extremo que se apresuró a negar horas más tarde Arrimadas y que fue interpretado como una desautorización por parte de la dirección nacional.

Desde entonces comenzaron a extenderse las voces de tensión y distanciamiento entre ambos dirigentes, que a pesar de su antigua cercanía se han ido alejando desde que Arrimadas le dejó fuera del Comité Permanente tras su ascenso a la presidencia en marzo. Los críticos con Marín consideran que el vicepresidente andaluz se estaría labrando el terreno junto a Luis Salvador para saltar a las filas de su actual socio de gobierno si no es revalidado como candidato por su partido. Un extremo que este último elude aclarar.

 [Ciudadanos se prepara para una debacle electoral en Cataluña

Entre los críticos destaca la figura la consejera de Igualdad, Rocío Ruiz, que hace unas semanas fue protagonista de las críticas por parte del propio Marín tras asegurar en un encuentro privado con militantes que las delegaciones territoriales de la Junta en las provincias deberían ser ocupadas por afiliados de Cs para 'vender' mejor la labor que realiza el partido en lugar de por funcionarios. Anteriormente fue objeto de otra disputa por la remodelación del Ejecutivo autonómico en la que salió perjudicada con una merma de sus competencias. Por su parte, también permanece activa la sombra del exsecretario de Organización durante la etapa de Rivera, Fran Hervías, ahora senador por Andalucía.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.