Aumenta la tensión entre Puig y Oltra por la gestión sanitaria
El presidente valenciano se resiste a solicitar un confinamiento domiciliario pese a las exigencias de la líder de Compromís. El cierre de la hostelería, otro frente de batalla

El denominado Pacto del Botánico que dio vida al actual gobierno de la Comunidad Valenciana se ha visto seriamente tocado por la pandemia del coronavirus. Y la gestión de la tercera ola ha vuelto a dejar al descubierto la fractura que separa a los miembros del Ejecutivo de coalición formado por el PSPV, Compromís y Unidas Podemos.

Los socios del presidente Ximo Puig exigen medidas más drásticas para frenar contener la mala evolución de las cifras de contagios. Y al igual que los morados, la vicepresidenta Mónica Oltra reclaman un confinamiento domiciliario que frene la curva y la saturación de los hospitales. 

[El Covid, los Presupuestos y el 'puenteo' de Puig a Oltra, claves en la crisis del gobierno valenciano]

Sin embargo, es una medida que no se puede adoptar sin que el presidente socialista Ximo Puig se lo solicite al Gobierno central. Y el dirigente autonómico no está por la labor. De hecho, sitúa el confinamiento de los ciudadanos como "la última frontera" a cruzar para frenar el nuevo avance de la pandemia. 

Aunque las aguas parecían haberse calmado un poco después de que Oltra afease públicamente que Puig tomaba las decisiones sin consultar con sus socios de Gobierno, apenas un día después de que la consejera de Sanidad -la socialista Ana Barceló- descartase el confinamiento, Compromís volvía a tensar públicamente la cuerda. 

La coalición valencianista pedía públicamente establecer un confinamiento parcial como mínimo hasta finales de mes. El partido de la también portavoz del gobierno valenciano pretende que los servicios públicos y colegios continúen activos y se puedan hacer actividades deportivas. Por contra, pide un adelanto del toque de queda nocturno a las 20.00 horas o la suspensión de la actividad de sectores no esenciales como la hostelería.

Asimismo, la propia Oltra se ha encargado de trasladar a través de los medios una petición que ya habían planteado sin éxito algunos consellers de su formación el pasado 5 de enero en la comisión interdepartamental Covid-19. Ese órgano era precisamente el espacio que reclamaban desde la coalición valencianista para hacer oír dentro del gobierno sus tesis sobre la crisis sanitaria. Aprobado al principio de la pandemia por Puig, había quedado desactivado. Pero tras llegar a un punto crítico entre ambos dirigentes, el pasado 2 de diciembre se reunieron para reconducir la situación que ahora vuelve a complicarse. 

Fuentes del entorno de la vicepresidenta consultadas por LPO reconocen que actualmente "hay diferentes puntos de vista sobre la adopción de medidas en relación a la pandemia". Y aunque Oltra haya optado por exponerlas a través de los medios, sí valoran positivamente el hecho de que puedan exponerlas en un foro como la comisión interdepartamental. "Se entendía que la relación de socios estaba descuidada porque siendo un consell plural, no existía un espacio donde exponer esa pluralidad de voces", opinan. 

Marcar perfil político

Sin embargo, desde la parte socialista del 'consell' apuntan que los miembros de Compromís piden medidas más duras para marcar "perfil político". Y no dejan de señalar contradicciones como que la recepción de los Reyes Magos organizada por el Ayuntamiento de Valencia -en manos del también miembro de Compromís- Joan Ribó. El acto acabó en un choque verbal entre Oltra y la consejera de Sanidad, la socialista Ana Barceló. 

Desde el entorno de la vicepresidenta destacan que ambos "se siguen hablando y viéndose los viernes tras la reunión del Consell

Aunque la relación entre Puig y Oltra es desde hace tiempo manifiestamente mejorable, desde el entorno de la vicepresidenta destacan que ambos "se siguen hablando y viéndose los viernes tras la reunión del Consell". Añaden que "el acuerdo del Botánico está a prueba de bombas mientras se cumpla". "Aunque la covid-19 lo trastoca todo, la hoja de ruta está marcada", concluyen. Puig, por su parte, no ha querido avivar la polémica y ha asegurado que las aportaciones de otros partidos y de la vicepresidenta "son siempre consideradas" y por su parte no tiene "nada más que decir".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.