Brexit
El plan de Laya: convertirse en puerta de entrada de Europa y seducir a Gibraltar para quedarse en la UE
El Gobierno tratará de convertirse en socio prioritario de Reino Unido para relanzar económicamente la zona, con el objetivo de que la UE sea imprescindible para Gibraltar

Seducir a Gibraltar en lugar de abrir un conflicto internacional por su soberanía. Es el plan que manejan en el Gobierno, donde consideran que el preacuerdo alcanzado in extremis con Reino Unido sienta las bases para iniciar una conquista a fuego lento sobre el Peñón y que la antigua colonia se funda con Europa. La meta de Exteriores es aprovechar la situación privilegiada del enclave y su relación privilegiada con el país británico para convertir la zona en puerto de entrada de todo el eje transmediterráneo y que la inmensa mayoría de las importaciones europeas pasen por ahí. Un factor que convertirá a la UE en imprescindible para los gibraltareños. 

A la espera de que la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, comparezca este mes en el Congreso de los Diputados para explicar el pacto, después de la crisis desatada tras su filtración, ya se conocen algunas de las líneas generales, con el derribo de la frontera física que separa Gibraltar y La Línea y el mantenimiento de los privilegios de la zona Schengen. 

La ministra de Exteriores Arancha González Laya con Fabian Picardo

Como contó LPO, el preacuerdo -que terminará de negociarse entre Reino Unido y la UE- también establece entre otras cosas un sistema mixto de Seguridad Social para las personas residentes en Gibraltar que inicien actividad económica fuera del Peñón o los no residentes que la inicien allí. Un modo de promover la movilidad entre ambos lados de la frontera, con el objetivo a largo plazo de difuminar la distinción entre ambas zonas y con una intención clara: "Al final serán ellos los que quieran quedarse en la Unión Europea". 

Una de las críticas más duras hacia el preacuerdo ha venido de sectores del Partido Popular. El ex ministro José Manuel García Margallo aseguraba que el documento suponía una renuncia a la soberanía del Peñón, al entender derribando la frontera nos quedábamos sin baza de negociación para reclamar los derechos sobre el lugar. Sin embargo, desde el Gobierno son más partidarios de emplear mano izquierda en lugar de una confrontación directa. 

[El próximo Gobierno de España podrá modificar o rescindir el pacto sobre Gibraltar]

"La soberanía es un punto irrenunciable para España, y también lo es para Reino Unido", expresó González Laya el 31 de diciembre, cuando anunció el principio del acuerdo. Debido a estas posturas enfrentadas, desde Exteriores han tratado de replantear la situación, con un acuerdo laxo y puntos que podrían considerarse cesiones, como el que Gibraltar mantenga los mismos privilegios que ofrece la zona Schengen y que sea España quien vele por su cumplimiento. 

La apuesta es clara: que la nueva situación cambien la percepción de los habitantes del Peñón hacia la UE. En el referéndum del Brexit, el 96% de los gibraltareños defendieron la permanencia en la Unión Europea. Cuatro años y medio después, y una vez consumada la salida de Reino Unido, España tratará de acercar Europa a la zona, para promover un mestizaje que derive en la integración natural de la zona en nuestro país.  

Puerta principal de Europa

En este acuerdo también hay unos objetivos estratégicos en relación con el comercio internacional. Y es que, señalan fuentes de las instituciones europeas, con el derribo de las fronteras y la promoción de la actividad económica de la zona, se pretende impulsar el puerto de Gibraltar y Algeciras como el eje Transmediterráneo de entrada de mercancías en Europa. 

Así, creen que Reino Unido optará por hacer llegar sus exportaciones a Europea por la vía gibraltareña, en lugar de hacerlo a través de puertos situados en Francia o Italia. "Si tienen en Gibraltar una situación privilegiada, por qué van a irse a otros países", defienden, asegurando que tras el acuerdo verán Gibraltar como un "socio preferente" en materia de exportaciones. Una circunstancia que, adelantan, también ayudará al desarrollo logístico, laboral y de trazabilidad de toda la zona. "Es una apuesta por el desarrollo", señalan. 

"Vamos a unir las inercias económicas de Gibraltar con Algeciras. Competimos por ser el puerto más importante de la Unión Europea". Pretenden así desbancar a Marruecos, que está promocionando Tánger para competir con Algeciras. "Competimos por ser el puerto más importante de la Unión Europea", para ser la "puerta de entrada" de todas las mercancías del recorrido transmediterráneo. "Debe convertirse en el gran eje de entrada de productos de África, América Latina y EEUU en Europa", "que todos los productos exteriores de la UE pasen por aquí". 

Una fortaleza crucial, más aún después del alineamiento de Estados Unidos con Marruecos reconociendo la soberanía marroquí del Sáhara. Una alianza que amenaza con extenderse también en materia portuaria, debido a la excepcional situación que ofrecen las dos orillas del Estrecho, tanto la española como la marroquí. El país vecino ofreció al Gobierno norteamericano crear allí una base naval para desmantelar la de Rota. Un ofrecimiento que llega a menos de un año para que venza el acuerdo que permite hacer uso del enclave gaditano a las fuerzas estadounidenses. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.