Gobierno
El peor balance de Podemos en la coalición: sangría de voto al PSOE y un tercio de 'desencantados'
El 40% de los votantes de Unidas Podemos prefiere a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno frente al 20% de apoyos que recaba Pablo Iglesias

"Podemos no nació para apuntalar el bipartidismo ni facilitar el sueño plácido de los poderosos (...) no vinimos a ser subalternos de nadie". Así defendía Pablo Iglesias en septiembre de 2019, antes de la repetición electoral, su intención de emprender una negociación dura con Pedro Sánchez para formar una coalición de Gobierno donde él pudiera marcar sus líneas rojas. 

Un año después de su entrada en el Gobierno, el balance de Podemos es bien distinto. A nivel electoral, los morados se han convertido de facto en una fuerza subalterna a los socialistas y la sangría de voto hacia el PSOE es ya una realidad: uno de cada diez votantes de Podemos en 2019 asegura que votaría hoy a Pedro Sánchez. Una cifra que se ha incrementado sustancialmente respecto a hace un año, cuando solo un 2,2 del voto morado aseguraba que votaría al PSOE en caso de elecciones, según el barómetro del CIS del pasado diciembre. 

Un tercio del electorado de Podemos no apoyaría ahora a los morados. La fuga de votos hacia los socialistas (el 9,8% de sus votantes) duplica al porcentaje de voto que se iría hoy a la abstención (4,7%), según el último barómetro del CIS. Además, el desencanto con la formación lleva a que tanto de sus apoyos se vayan a voto en blanco (2,1%), y voto nulo (2%).

El 40% de los votantes de Unidas Podemos prefiere a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno y sólo el 20% de su electorado ve a Iglesias 'presidenciable'

 Unidas Podemos es, de los cuatro grandes partidos, el que menor ha sabido mantener a su electorado, con solo un 67% de ciudadanos que repetirían su apuesta por la formación. También destaca Ciudadanos, que después del descalabro de las últimas elecciones presenta una alta volatilidad (sólo el 58,3% de sus electores volvería a votarle). 

El trasvase de voto no es el único dato alarmante para la formación de Iglesias: casi el 40% de su electorado -el 38,1%- prefiere a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno; una cifra muy superior a la que obtiene Pablo Iglesias: sólo al 19,6% de quienes le votaron le gustaría que llegara a la Presidencia de Gobierno. En tercer lugar estaría el líder de IU, Alberto Garzón, que es visto como presidenciable por el 9,8% de sus votantes.  También se cuela en esta lista Iñigo Errejón, que sería el presidente de Gobierno favorito para el 7,2% de los votantes de Podemos. 

Iglesias se convierte así en el líder con menos apoyo en su carrera a la Presidencia, ya que Sánchez es apoyado por los votantes del PSOE en un 58,6%; Casado por los del PP en un 46,5% y Abascal por Vox en un 58,7%.

La tensión de coalición, un pulso electoral

La última encuesta del CIS de Tezanos arrojaba estos datos, además de la caída de los partidos de Gobierno respecto a los partidos de la derecha. La macroencuesta refleja las tendencias electorales que han llevado en las últimas semanas a la pugna de los dos socios de coalición.

Unidas Podemos trata de frenar el trasvase de votos al PSOE. Para ello adopta posiciones duras y trata de diferenciarse de los socialistas presionando al socio mayoritario del Gobierno. El objetivo es capitalizar las políticas gubernamentales y justificar su papel ante su electorado, que ha comenzado su exilio hacia las siglas del PSOE. 

[El PSOE achaca las crisis de Gobierno a un intento de Podemos por "capitalizar" las medidas]

Una vez aprobados los Presupuestos, que dan oxígeno a Sánchez en Moncloa hasta 2023, el papel de los morados pierde peso en la coalición y el presidente se ve con las manos libres para probar alianzas alternativas fuera del hasta ahora bautizado "bloque de la moción de censura", compuesto por Podemos y partidos independentistas y nacionalistas. 

Ante esta perspectiva, y dado que sólo Sánchez tiene la prerrogativa para pulsar el botón rojo de la convocatoria electoral, los de Iglesias endurecen posiciones para tratar de frenar el trasvase y reconquistar al electorado de izquierdas que se ha visto atraído por los socialistas.

El PSOE recoge voto abstencionista y extranjeros nacionalizados

Pedro Sánchez no sólo está 'robando' votantes a su compañero de coalición; el PSOE es también el partido que más seduce a la bolsa de abstencionistas. De quienes no acudieron a las urnas en las últimas elecciones, el 17,4% asegura hoy que sí iría para apoyar al principal partido de Gobierno. En segundo lugar, se decantan por el PP, aunque con mucha diferencia: un 9,2 de quienes se abstuvieron optaría hoy por Pablo Casado. 

Los socialistas también son el partido que más apoyos tiene en otro sector, y es que un tercio de los extranjeros nacionalizados en España apostaría por Sánchez. De los votantes que no tenían reconocido el derecho a voto hace un año y que hoy sí podrían participar en las elecciones, el 34,6% escogería hoy la papeleta del PSOE en caso de elecciones. 

Un tercio de los extranjeros recién nacionalizados en España votaría hoy a Pedro Sánchez, mientras Vox recoge el apoyo de los nuevos votantes

No así entre los nuevos votantes, donde hay un claro ganador. El 17,3% de las personas que no tenían derecho a voto en los últimos comicios aseguran que se decantarían por Vox, la formación de Santiago Abascal. En segundo y tercer lugar estarían PSOE (15,8%) y PP (15,3%). Unidas Podemos sólo captaría el apoyo del 14% de los nuevos votantes, consolidando así el cambio de perfil de su electorado, que hace cinco años se caracterizaba por su juventud.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.