La Guardia Civil, sin 'ojos' para detectar la llegada masiva de inmigrantes a Canarias
Los constantes fallos del sistema de vigilancia SIVE complican la detección de las embarcaciones. El Instituto Armado solo dispone de dos helicópteros para todo el archipiélago

El goteo de embarcaciones que llegan a las costas canarias con migrantes procedentes de África no cesa. Los sindicatos policiales denuncian descoordinación por parte de los ministerios encargados de hacer frente a la crisis migratoria que vive el archipiélago, mientras los servicios de acogida se han visto saturados y los ciudadanos en situación irregular han sido reubicados en varios hoteles y en campamentos militares habilitados al efecto. 

La Policía Nacional se hace cargo de los migrantes durante las primeras horas tras su llegada a la costa, pero son agentes de la Guardia Civil quienes se encargan de avistar la llegada de las embarcaciones para activar los protocolos y avisar a los servicios de rescate. De lo contrario, los cayucos pueden tocar tierra por sus propios medios sin control de las autoridades o naufragar intentando alcanzar territorio europeo.

Hace más de quince años se puso en marcha el denominado Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) para detectar de forma temprana la llegada de las embarcaciones a través de un radar y cámaras de vídeo que permiten identificar las barcas y tomar imágenes de las mismas a varios kilómetros. Sin embargo, agentes desplegados en las islas aseguran a LPO que algunos de los dispositivos no se encuentra en situaciones óptimas de funcionamiento. 

En total, hay 15 de estos aparatos en la provincia de Las Palmas, con siete en Fuerteventura y cinco en Lanzarote. También hay cuatro en Tenerife. En Canarias contribuyeron a controlar la llegada de cayucos en 2006, pero también hay dispositivos del SIVE en otros puntos del sur de la Península como Cádiz o Málaga. 

Los agentes destinados en Canarias se quejan de que desde que se decidió hace cuatro años centralizar todo el sistema de control en Gran Canaria, en las islas pequeñas no cuentan con ingenieros de la empresa que se encarga de la parte técnica. Denuncian que, ante la más mínima avería, los aparatos pueden quedarse hasta dos días inutilizados, a la espera del encargado de repararlo. Ponen como ejemplo una simple subida de tensión que provoca que el ordenador de control se quede sin servicio, cuando antes había personal durante las 24 horas del día para solucionar posibles incidencias.

[Interior no envía más efectivos a Canarias pese a la presión migratoria]

Asimismo, las citadas fuentes lamentan que los equipos más nuevos "no funcionan tan bien como los viejos" y los operadores lo notan. Los más vetustos -dicen- tienen cámaras con un "sistema óptico" frente a los modelos más modernos, que incorporan cámaras digitales. Estas "pixelan mucho la imagen y no se llega a ver nada" cuando hay que acercarlo mucho. Por otro lado, sobre el mantenimiento de los aparatos dicen que cuando hay fuerte temporal, el salitre del mar dificulta aún más la visión. "Antes se limpiaban cada dos o tres días, ahora no", denuncian. 

Según datos de la Delegación del Gobierno en Canarias, los equipos del SIVE instalados en la isla de Lanzarote lograron detectar 17 de las 20 embarcaciones que llegaron con inmigrantes a bordo entre el 1 de agosto y el 16 de noviembre en su zona de cobertura. Pero hay áreas que están al descubierto. En el norte de la isla hay uno dispositivo del SIVE que lleva desde 2015 guardado en un almacén sin ser instalado. Adquirido por seis millones de euros durante el mandato de Mariano Rajoy, el aparato permanece a la espera de trámites burocráticos. 

Gracias a eso, las embarcaciones logran atravesar el norte de la isla hacia otras partes del Archipiélago. En total, cerca de 17.000 personas han alcanzado en lo que va de año las costas canarias, lo supone un 1.020% más que en el mismo período de 2019. En cualquier caso, según un informe en poder del gobierno canario, el SIVE es capaz de detectar el 70% de las embarcaciones con inmigrantes que llegan a las costas del Archipiélago, mientras que el resto son avistadas por Salvamento Marítimo, el Servicio Aéreo de Rescate (SAR), o consiguen acceder por puntos de la geografía sin control. 

[Interior solo abre los centros de inmigrantes a los 'sin papeles' que pueden ser repatriados]

Falta de helicópteros

Por otro lado, fuentes de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) reclaman más personal y más medios materiales. En este sentido, denuncian contar con vehículos de diez años de antigüedad e indican que ahora mismo sólo tienen dos helicópteros para las islas, mientras que otras dos aeronaves permanecen averiadas y una tercera ha sido destinada a las costas de Mauritania, desde donde parten las embarcaciones con inmigrantes. Asimismo, se quejan de no poder contar con "ningún avión de control".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.