Gobierno
Sánchez lleva meses dando largas al PNV con la cesión de competencias mientras se acerca a Bildu
El rechazo de Moncloa a sentarse a negociar y reactivar la Comisión Mixta entre ambos gobiernos, clave en las últimas advertencias de los nacionalistas vascos al jefe del Ejecutivo

  "Si nos fuéramos al 'no' en los Presupuestos, probablemente este castillo de naipes se caería". Esa es la advertencia que el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, lanzó el miércoles al Gobierno de Pedro Sánchez. Los nacionalistas vascos han dicho "basta", y su enfado es mucho más que un 'ataque de cuernos' por el acercamiento del PSOE a Bildu, aunque es evidente que esa alianza no gusta en la formación jetzale. La indignación viene de más arriba. Concretamente, de Ajuria Enea.

Efectivamente, si el PNV votara en contra de los Presupuestos, el Gobierno podría perder la mayoría con la que cuenta ahora para sacar adelante las cuentas y fiar toda su suerte a que Esquerra y Ciudadanos, totalmente antagonistas, voten lo mismo. Algo que no se presume tan sencillo. La amenaza, por tanto, es seria, y va más allá del duelo con Bildu por ser "socio preferente".

Según las fuentes consultadas por LPO, otra de las claves de esta advertencia de los nacionalistas vascos al Gobierno tiene que ver con el 'pasotismo' mostrado por Sánchez en los últimos meses a las peticiones de Íñigo Urkullu de retomar las negociaciones para un traspaso de nuevas competencias al País Vasco.

El pasado mes de junio, apenas unas semanas antes de las elecciones autonómicas, el Ejecutivo hizo efectivo el traspaso de las competencias sobre productos farmacéuticos, el seguro escolar y las ayudas previas a la jubilación ordinaria por ERE. Después del verano, Sánchez se comprometió con Urkullu a abordar nuevas transferencias, incluida la gestión de las prisiones, para hacerlas efectivas en marzo. Pero desde entonces, "no ha movido un dedo".

Desde Vitoria explican a este diario que el objetivo del lehendakari era fijar una fecha para convocar la Comisión Mixta, formada por integrantes de ambos ejecutivos, para abordar el nuevo traspaso de competencias. No obstante, desde Moncloa, y poniendo la segunda ola del Covid como excusa, no han parado de dar largas.

[El apoyo de Bildu a los Presupuestos desplaza al PNV como socio prioritario del Gobierno]

En septiembre, recuerdan las mismas fuentes, Josu Erkoreka fue ratificado en septiembre como presidente de dicha Comisión, pero lo cierto es que los intentos de comunicación con Moncloa y con el Ministerio de Política Territorial, dirigido por Carolina Darias, han sido más bien infructuosos.

Entre medias, sostienen los nacionalistas vascos, Sánchez se ha dejado llevar por Pablo Iglesias y ha normalizado un acercamiento a Bildu que pone en riesgo la colaboración del PNV en Madrid. La disputa es clara: mientras desde el Gobierno Vasco piden gestionar las prisiones, el partido abertzale deja caer que el acercamiento de presos es una de las condiciones puestas encima de la mesa.

La eliminación del impuesto al diésel y la aprobación de otras tres enmiendas del PNV a los Presupuestos que anunció Aitor Esteban este viernes, se considera del todo insuficiente. Tanto el lehendakari, Íñigo Urkullu, como el presidente del Partido Nacionalista Vasco, Andoni Ortuzar, coinciden en que Moncloa debe dar un paso más. Y ese paso no es otro que sentarse a negociar ya el traspaso de prisiones y otras competencias.

[El Gobierno se abre a reducir el impuesto al diésel para contener a los 'olvidados' PNV y Ciudadanos]

En este ambiente de crispación, el anuncio de la fusión entre el BBVA y el Sabadell tampoco ha sido recibido con especial alegría por parte del PNV. Los nacionalistas vascos aspiraban primero a una fusión entre el BBVA y Bankia pero, una vez confirmado que será La Caixa quien se fusione con la entidad presidida por Goirigolzarri, el objetivo del PNV era una alianza entre BBVA y Kaixabank.

Una pretensión que conocía el Gobierno, del que el PNV esperaba más en esta operación. Desde Moncloa y la vicepresidencia de Asuntos Económicos han insistido que el Ejecutivo nada tiene que objetar o matizar en la decisión de dos empresas privadas que además cotizan en Bolsa, pero en Ajuria Enea veían posible algún tipo de gestión en ese sentido.

En el gabinete de Pedro Sánchez, en todo caso, son conscientes del enfado del PNV y ya se trabaja en un acercamiento claro que calme las cosas con la ejecutiva del partido y también con Ajuria Enea. La negociación de nuevas competencias para el País Vasco, por tanto, puede reactivarse en cualquier momento. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.