Estados Unidos
Los politólogos advierten que el 'fenómeno Trump' no ha acabado
Ha logrado más votos que en 2016 y el electorado se ha polarizado. La clave es mantener la visibilidad, como Bolsonaro en Brasil o Vox en España

Cuarta noche de escrutinio y Joe Biden lo tiene todo a favor para hacerse con la Casa Blanca. Esta medianoche el demócrata ha comparecido frente a sus electores y, aunque todavía evita proclamarse presidente,  sí lo da por hecho: "Los números son claros. Vamos a ganar esta carrera", ha asegurado. La victoria está en 270 delegados y en este momento el demócrata mantiene  264, pese a que algunos medios cuestionan los 11 de Arizona,  frente a los 214 de un Donald Trump cada vez más lejos de la presidencia. 

Sin saber todavía los resultados definitivos, los medios y especialistas de todo el mundo coinciden con Joe Biden y le señalan como ganador de las elecciones y futuro presidente de los EEUU. Trump no se lo pondrá fácil y después de cuatro días denunciando fraude electoral y pidiendo incluso que se paralizasen los recuentos en algunos condados, el candidato republicano ha anunciado ya recursos ante la Justicia. Todo parece indicar que Trump saldrá de la Casa Blanca como entró: con ruido.

 [Biden, contra la idea del fraude de Trump: "Los presidentes se eligen con votos, y el proceso funciona" ]

Hace cuatro años, el magnate de los negocios Donald Trump se convirtió en el presidente de la primera potencia del mundo gracias, entre otras cosas, a una dura postura contra la inmigración. En 2016 su principal lema de campaña fue 'construir el muro' en la frontera con México para evitar la entrada a EEUU. Llegaron entonces malos tiempos para la inmigración latina en Estados Unidos. Durante los últimos años también ha convertido en prioridad la eliminación de las regulaciones federales y las polémicas por sus declaraciones fuera de tono han sido una constante. Con la llegada de la pandemia, apareció el Donald Trump negacionista del Covid-19, que incluso llegó a recomendar inyecciones de lejía para matar al virus. Rechazó por supuesto los criterios de la Organización Mundial de Salud y anunció que EEUU  saldría de la organización.  

Eso es parte del juego populista: me cargo las instituciones para luego decir que vengo a arreglarlas

Ese es el presidente que, de confirmarse todos los pronósticos, perderá Estados Unidos. Pero los  analistas políticos advierten: "se va Donald Trump pero no el trumpismo". Pedro Marfil, experto en comunicación política, afirma que "yo, sinceramente creo que no se ha acabado la era Trump, porque 69 millones de votos dicen que no se ha acabado". Es más, señala que el candidato republicano ha mejorado sus resultados, con unos datos de participación históricos que, sin embargo, no le sirvan para ganar a Biden. "Tienen que pasar muchas cosas para que el fenómeno Trump vaya a menos, tiene que empezar por una reconciliación de la política con los EEUU intentado devolver la confianza en las instituciones", explica Marfil. 

Las mismas instituciones que el propio Trump pone contra las cuerdas cuestionando, por ejemplo, el escrutinio. "Eso es parte del juego populista: me cargo las instituciones para luego decir que vengo a arreglarlas."

Otra de las preguntas ahora es saber qué harán los republicanos de confirmarse la derrota de Trump. "EL Partido Republicano tiene en frente una travesía en el desierto muy compleja en la que va a tener que decidir qué quieren ser" después de cuatro años a la sombra de Trump. "Entró, reventó el partido y  ha hecho lo que ha querido con él", asegura Pedro Marfil. El debate en las  bases republicanas es claro: seguir por la senda institucional o apostar por Trump, que también podría elegir continuar en el partido. 

Papel clave también el de los demócratas, que "tienen mucho que hacer ahí" . Según Marfil, a nivel electoral "el fenómeno Trump beneficia a los demócratas porque el hecho que haya una polarización fuerte favorece una mayor movilización como en la que estamos". La decisión de los de Biden pasa por aprovecharse del trumpismo o empezar "a desmontar determinados discursos".

[ Biden, con tono triunfal: "Cuando acabe el recuento seremos los ganadores"]

Todo el mundo mira ahora a Estados Unidos y no solo porque se trate del país con más poder del mundo, sino porque los resultados de Trump podrían arrojar alguna pista sobre el futuro de otros líderes políticos como el presidente brasileño Jair Bolsonaro, Salvini en Italia o Santiago Abascal en España. Las similitudes entre ellos son evidentes y, en el caso de Abascal incluso aprovechó su última comparecencia en el Congreso durante la moción de censura a Sánchez para elogiar  a Trump. ¿Puede afectarles un mal resultado del republicano?  "Indudablemente, el hecho de que las grandes corrientes decaigan provocará que ellos también vayan cayendo", asegura Pedro Marfil. 

"Estos partidos giran en una espiral perversa y se alimentan de la visibilidad que les damos. En el momento en el que dejan de tener visibilidad y dejan de ser referentes, las posibilidades de que aflojen aumenta" explica el analista. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.