Prisiones vuelve a confinar las cárceles para evitar el descontrol de los contagios
El número de casos activos entre funcionarios e internos supera todos los casos acumulados durante el estado de alarma: 401 activos ahora frente a 363 totales entre marzo y junio

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha decidido suspender a partir del lunes, y por un período inicial de tres semanas, las comunicaciones familiares y los vis a vis en todas las cárceles salvo en las de Canarias y Baleares. El departamento que depende del ministro Fernando Grande-Marlaska trata de evitar que la alta incidencia del coronavirus en casi todas las provincias no agrave la tasa de contagios que se da actualmente dentro de los centros penitenciarios. La medida no afecta, eso sí, a las prisiones de Cataluña, cuya gestión corresponde a la Generalitat.

Además, quedan suspendidos los permisos de salida y las salidas programadas de los internos y se restringen las comunicaciones ordinarias a través de locutorio. En la de Ourense, estas últimas han sido directamente suspendidas. A cambio, en las prisiones se va a aumentar el número de llamadas telefónicas que pueden realizar los reclusos y se potenciará el sistema de videollamadas.

[Aviso a Marlaska: Prisiones, Policía y Guardia Civil no están preparados para una segunda oleada del Covid]

 Los datos oficiales reflejan un aumento sostenido de los contagios sostenido desde hace dos meses en una población considerada de alto riesgo formada por cerca de 45.000 reclusos. Actualmente, los casos activos entre trabajadores y presos superan ya al total registrado durante los meses del estado de alarma. Según el último balance ofrecido por el departamento el pasado miércoles, hay 199 casos activos de trabajadores y 202 casos activos entre internos. De los primeros, 336 están en observación médica o cuarentena; de los segundos, 1030.

Ahora mismo hay 199 casos activos de trabajadores y 202 casos activos entre internos

La cifra contrasta con los datos registrados durante la vigencia del anterior estado de alarma, cuando la estrategia puesta en marcha por el departamento que depende del Ministerio del Interior permitió mantener dentro de las cárceles una incidencia mucho menor que en el exterior. En total, entre el 14 de marzo y el 21 de junio, Instituciones Penitenciarias contabilizó 278 casos positivos entre los trabajadores y 85 entre los internos, con cuatro y dos muertos, respectivamente. Desde el 22 de junio hay ya 440 reclusos que han dado positivo y 436 trabajadores.

"Llega tarde"

Los sindicatos creen que "la medida llega tarde". "Cuando se adoptó la nueva normalidad pedimos una desescalada pausada, pero las prisiones se abrieron como si no hubiese pasado nada", critica Jorge Vilas, portavoz del sindicato CSIF. "Ahora, por mucho esfuerzo que hagamos, nos esperan unas fechas muy complicadas", se lamenta. 

Desde Instituciones Penitenciarias no ofrecen el desglose de los casos existentes en cada centro penitenciario. Aunque los sindicatos de funcionarios de prisiones aseguran que las cárceles de León, Palencia, Granada, Sevilla y Soto del Real son las que acumulan más positivos de trabajadores, mientras que las de Puerto II (Cádiz), Sevilla, Ocaña II (Toledo), León y Soto del Real (Madrid) son los centros con más incidencia entre los internos. Tanto en las de Cádiz como en las de Ocaña la situación es "mala", señalan.

"Hay una situación que empeora las condiciones de la anterior ola y no se está atendiendo como debiera atenderse", reconoce un portavoz del sindicato ACAIP-UGT, mayoritario en la administración penitenciaria. En cualquier caso, y a pesar del retraso, creen que "son medidas necesarias para garantizar la salud pública de los internos y que los trabajadores desempeñan su labor con todas las garantías".

De momento, se ha decidido mantener el cierre total decretado para los establecimientos penitenciarios de Soto del Real (Madrid) y de León. A las mismas no puede acceder ninguna persona ajena a la Administración penitenciaria "cuya labor no sea imprescindible".  

Las medidas de suspensión de las comunicaciones llegan tarde porque tenemos brotes epidémicos en varios centros

"Las medidas de suspensión de las comunicaciones llegan tarde porque tenemos brotes epidémicos en varios centros. La preocupación es que las prisiones puedan convertirse en reservorios del virus ya que son espacios cerrados de confinamiento, donde no se pueden cumplir las medidas de aforo ni de distanciamiento social, ni las de limpieza que exige una pandemia", añade Silvia Fernández, del sindicato CCOO. 

En todo caso, alerta de que "si esta situación se alarga y se suspenden las comunicaciones con los familiares durante meses, los centros penitenciarios pueden explotar, pudiendo organizarse motines y plantes como formas de protesta por las restricciones de derechos", remata. 

Falta de test PCR

Asimismo, los trabajadores de prisiones se quejan de que no se les realizan las pruebas PCR suficientes para asegurar que no están contagiados cuando prestan su labor. Denuncian que no se les están realizando los test si han pasado varios días sin síntomas, aunque hayan estado en contacto estrecho con un positivo.

"Ni la mutualidad de funcionarios ni la Secretaría General están garantizando que los trabajadores que se han visto afectados tengan las pruebas en un tiempo prudencial. Algunas se están realizando pasado el décimo día de cuarentena", dicen desde ACAIP-UGT. 

Este sindicato pidió el pasado martes, que se resuelva el contrato con la empresa contratada para realizar las pruebas. "Ha habido casos en que un trabajador positivo con test se le ha dado el alta para que vaya a trabajar sin hacerle un segundo test que dé negativo", remata Vilas. "Al personal penitenciario le está siendo imposible que le hagan una PCR cuando tiene contacto con casos positivos al Covid-19", coincide Fernández.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.